Cultura

Cantantes contra el negacionismo climático

Las canciones protesta no son nada nuevo. La lucha para proteger el planeta contra el cambio climático también se puede hacer con música.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
14
Nov
2018
cantantes contra cambio climatico

Hace unas semanas, Paul McCartney, legendario guitarrista de The Beatles, y Thom Yorke, cantante del mítico grupo Radiohead, fueron noticia por alzar su voz contra las políticas medioambientales de Donald Trump y por la protección de la Antártida, respectivamente. Pero no son los primeros, ni seguro los últimos, en poner su destreza musical al servicio de la lucha contra el cambio climático (y contra quienes lo niegan).

Corría el año 1971 cuando Marvin Gaye sorprendió al mundo con su Mercy, mercy me (The Ecology), un grito desesperado para salvar nuestra naturaleza. «Petróleo derramado en nuestros mares y océanos, peces llenos de mercurio». La preocupación de Gaye por el medioambiente le empujó a escribir la letra de una canción con sello Motown que sorprendió a más de uno y no dejó indiferente a ninguno. «Radiación bajo tierra y en el cielo/los animales y los pájaros que viven cerca se están muriendo». Una canción cuya letra podemos volver a cantar entera y parecería que la ha escrito hoy, porque seguimos haciéndonos la misma pregunta: «¿Y qué pasa con esta tierra superpoblada?/¿Cuánto más abuso del hombre puede aguantar?».

Jamiroquai ya andaba pregonando allá por 1993 la urgencia de cuidar nuestro planeta. Lo hizo nada menos que con su álbum debut, Emergency on Planet Earth, cuyo título no puede ser más categórico. En él, se incluye la canción When are you gonna learn, un tema con el que pretendía despertar la conciencia sobre los problemas medioambientales a los que nos enfrentábamos por aquella época. «No quedan más peces en el mar/Los hombres codiciosos han estado matando la vida que una vez hubo». Pero, además, también se preguntaba por el tipo de mundo que le vamos a dejar a nuestros hijos si seguíamos por el mismo camino. «La precaución es la única llave/para salvar el destino de nuestros hijos/las consecuencias son muy graves». ¿Qué cantaría un cuarto de siglo después?

En 2004, Beastie Boys publicaron It takes time to build, una canción contra las políticas medioambientales de la administración Bush y su negativa a firmar el Protocolo de Kioto que representaba la voz de muchos ciudadanos. «Tenemos un presidente que no hemos elegido/que ha decidido no cumplir el Tratado de Kioto». Catorce años después, bien podríamos cambiar el nombre del presidente de los Estados Unidos por el de Trump o el protocolo por el Acuerdo de París y la canción encajaría a la perfección con la actual situación política.

El canadiense Neil Young lleva años componiendo y cantando por la protección del medio ambiente. Ya en los años 70 abordó estos temas en la canción After the Goldrush. «Mira a la Madre Naturaleza correr/en los setenta». En 2003 publicó un álbum, Greendale, donde la presencia de referencias ecológicas eran numerosas; en 2009 lanzó Fork in the Road, donde aboga por el uso de energías alternativas; y en 2015 volvió al ataque con sus preocupaciones medioambientales en su disco The Monsanto years. Pero ha sido en 2016, con su álbum en directo Earth, cuando ha reditado el tema Mother Earth que publicó por primera vez en 1990 junto a su banda Crazy Horse y que ahora se ha convertido en el himno de la lucha por el cambio climático. «¿Cuánto tiempo puede/dar sin recibir/y alimentar este mundo/gobernado por la codicia?».

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Ethic 38 ya está en la calle

Entrevistamos a Javier Bardem, Àngels Barceló y Félix de Azúa, y analizamos los retos para frenar el cambio climático.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME