Medio Ambiente

POWERED BY

«Si no nos deshacemos del carbón es solamente por un tema económico, no de tecnología»

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
Elena Morettini

El reloj sigue corriendo: aunque la pandemia parezca haber distorsionado el tiempo, otro año de la década de la acción para hacer frente al cambio climático se acerca a su fin adelgazando el contador que descuenta hasta el 2030. Vivimos un momento en el que, aunque parece agrandarse por los riesgos de la degradación ambiental y las transformaciones de la revolución digital, «si hay una ‘commodity’ que hoy es muy escasa, es el tiempo». Un recurso que Elena Morettini, doctora en geoquímica y experta en transición energética, defiende salvar a través de la convergencia entre las nuevas tecnologías aceleradoras y la sostenibilidad ambiental y social. Como directora del Sustainable Business Studio en Globant, la multinacional de servicios de  transformación digital de origen argentino, Morettini dibuja un futuro con empleos justos y diversos en el que tanto las empresas como las administraciones y la sociedad civil se habrán transformado para combatir, entre todos, al acechante enemigo común: la crisis climática.


Con la irrupción de la pandemia el sector privado y las empresas se han alzado como un importante actor para la contención de la crisis, ¿qué papel pueden (o deben) tomar frente al reto climático?

Hay una tendencia que incorpora y supera a las demás: la cooperación. En este momento las empresas crean nuevos espacios de trabajo en conjunto, incluso las que compiten, porque todos sabemos que en esta década –a la que las Naciones Unidas llaman «década de la acción»– el tiempo para mitigar el cambio climático es escaso. Obviamente, siempre hay una competencia de mercado, pero esa competencia hoy en día se libra en la ambición respecto a objetivos climáticos como la neutralidad en emisiones de carbono. Desde Globant, tomando como referencia lo que se dice en Argentina de it takes two to tango [se necesita a dos para bailar un tango], decimos it takes three to tango [se necesita a tres para bailar tango]: para solucionar un problema tan grande tiene que existir una unión entre organizaciones públicas, empresas privadas y sociedad civil. Este three to tango da una dimensión muy distinta a lo que estábamos acostumbrados a ver como marco de solución de problemas ya que, hoy en día, éstos adquieren un tamaño nunca antes visto. La pandemia o el cambio climático nos incluyen a todos y, por eso, la actitud de cooperación es necesaria por parte de todos los actores.

¿Y qué papel deberían asumir gobiernos y administraciones en esta «unión»?

Los gobiernos y las administraciones públicas necesitan avanzar en los planes de energía. ¿Por qué hablo de energía? Porque la energía es poder y porque también es la responsable del 60% de las emisiones globales. Con lo cual, si obtuviéramos soluciones muy inteligentes y avanzadas respecto al tema energético estaríamos resolviendo el problema del cambio climático en su mayor parte. Con esto, desde las organizaciones públicas y gobiernos es muy importante tener una hoja de ruta de energía muy sólida que tenga en cuenta la complejidad del sector energético y que base la toma de decisiones en datos científicos y comprobados. No podemos permitirnos fanatismos, no podemos permitirnos decisiones demasiado geopolíticas porque, al final, la atmósfera bajo la cual le respiramos es una. Hay que emprender acciones conjuntas a través de grandes entidades supranacionales con hojas de ruta que lleguen más allá de nuestros confines geográficos.

«No podemos permitirnos fanatismos ni decisiones demasiado geopolíticas, ya que la atmósfera bajo la cual le respiramos es una sola»

Ha destacado en varias ocasiones el potencial de las herramientas digitales en el camino de la descarbonización. ¿Qué tecnologías –y de qué forma– pueden ayudarnos a avanzar hacia un futuro más sostenible?

Las tecnologías para ayudar a solucionar el cambio climático son infinitas. La tecnología acelera y nosotros necesitamos una aceleración que permita una escalabilidad muy rápida: si hay una commodity que hoy es muy escasa, es el tiempo. Desde Globant ponemos el foco en la tecnología que permite asociar un carbon budget [presupuesto de carbono] a cualquier tipo de proceso productivo. Necesitamos tomar decisiones sobre qué proyectos emprendemos y cuáles no, y no debemos hacerlo solamente en función de un presupuesto monetario, sino también en función de un presupuesto de carbono. Por otro lado, somos parte de una coalición que se llama Green Software Foundation, en la que estamos estableciendo metodología, parámetros y objetivos para que toda la industria IT [Tecnologías de la Información] tenga parámetros de eficiencia energética claros. Sabemos perfectamente que esta industria no es la principal emisora de gases contaminantes, pero cada día hay un porcentaje más amplio de población informatizada. Con esto, es muy importante que tengamos los indicadores de eficiencia energética bien definidos para poder elegir aplicaciones, software, procesos de algoritmos, inteligencia artificial o redes neuronales que sean lo más eficientes posible desde un punto de vista energético. Estamos trabajando mucho para poder establecer esos parámetros y bajarlos a ciertas reglas, metodologías, decálogos y sugerencias para que ahorremos energía en el momento de usar todos los medios digitales que usamos. Después, para recortar emisiones hay toda una serie de tecnologías importantísimas, que van desde la captura de carbono en el subsuelo a filtros que limpian el CO2, los cuales se están desarrollando a escala; seguramente serán unas de las soluciones más importantes para disminuir la concentración de gases de efecto invernadero.

En los últimos años se han hecho grandes avances en materia de descarbonización, pero toda nuestra economía se ha construido sobre los combustibles fósiles. ¿Podemos realmente deshacernos de ellos?

Esta pregunta es un mundo. Selectivamente, sí podemos. Es decir, podemos deshacernos de algunas de las fuentes de combustibles fósiles como el carbón. Si no nos deshacemos del carbón es solamente por un tema económico, no de tecnología ni de desarrollo económico de las diferentes geografías. Debemos abandonarlo desde un mecanismo de transición justa que tenga siempre en el centro el recurso humano. Tenemos que dirigirnos a otros sectores –como, por ejemplo, el de la transición energética– a través de procesos de reskilling y upskilling a esos recursos humanos que hoy están en la industria del carbón. Sin embargo, mientras que de unas industrias podemos deshacernos, a otras podemos privilegiarlas. Por ejemplo, podemos impulsar el gas natural como combustible puente de transición, siempre y cuando lo liberemos completamente de su huella de emisiones de metano. Esto, tecnológicamente, se puede hacer de manera inmediata al mismo tiempo que lo usamos en un blend con el hidrógeno, que es claramente el combustible no fósil del futuro.

«La tecnología acelera y nosotros necesitamos una aceleración que permita una escalabilidad muy rápida»

Suponiendo una empresa construida sobre las bases de la economía tradicional que quiera empezar a ser más sostenible, ¿cuáles deben ser los primeros pasos? De hecho, ¿pueden todas las empresas ser sostenibles?

Creo que absolutamente todas las empresas pueden ser más sostenibles; siempre podemos ser más sostenible respecto al año pasado. El negocio evoluciona, y en esa evolución tenemos que poder considerar todas las innovaciones positivas: desde la transición ecológica hasta la gobernanza humana. Hoy en día no existe un negocio que pueda considerarse legítimo si en los ejes de sostenibilidad y transformación de la gobernanza no tiene el talento inclusivo y diverso en el foco. Estos dos conceptos incorporan absolutamente todo, desde la ‘neurodiversidad’ a la diversidad de género, haciendo que las empresas y el mundo del negocio sean un reflejo real de la sociedad en su complejidad y puedan aprovechar la oportunidad –y no el problema– del talento diverso y la inclusión. Se necesitan, en ese sentido, nuevas políticas y estrategias internas para que todo ese talento sea incorporado. Si hay un aspecto positivo de la pandemia es que estos parámetros hoy se ven con mucha más atención. Sabemos perfectamente que los nuevos negocios tienen que incluir a todos; tenemos que ir hacia un modelo que no es naif, es un modelo de negocio.

Entonces, ¿sería el talento ese primer paso?

Absolutamente, porque es sobre el talento que las ideas se generan y se bajan a la tierra.

Aunque la palabra «sostenibilidad» suele asociarse con el medioambiente, aspectos que usted comenta, como la inclusión o la igualdad social, también son imprescindibles para un futuro más justo. Con un avance tecnológico global a distintas velocidades, ¿puede la tecnología agrandar las brechas? 

No quiero darte una visión demasiado naif o demasiado optimista de todo, porque sé que tengo esa tendencia. Sin embargo, bien administrada, la tecnología representa una enorme oportunidad también para las economías emergentes y las comunidades más aisladas. Hoy, estar atrasados en términos tecnológicos puede representar una gran ventaja para los mercados emergentes: pueden permitirse el lujo de ir a buscar las mejores tecnologías y prácticas y traerlas a solucionar sus problemas sin pasar por la etapa de prueba y error a través de las cuales han tenido que pasar muchos países. Con lo cual, ganan tiempo para estrechar esa brecha. No tengo duda que, bien aplicada y guiada con una gobernanza legítima y ética, la tecnología puede servir absolutamente para que haya un mundo más justo y más equitativo en cuanto a oportunidades.

La digitalización cobra un papel importante en la eficiencia del sistema, pero también aumenta el riesgo de sufrir ciberataques. Inmersos en un momento en el que las tecnologías digitales atraviesan tanto la gestión pública como la privada y la personal, ¿cree que caminamos hacia un sistema eficiente pero, en cambio, más frágil?

Esa discusión, en una compañía como Globant, se da mucho desde el punto de vista de la seguridad, la ética y las tendencias futuras. Yo no soy una experta técnica, pero creo que con las soluciones que hay hoy esa parte puede estar bien cubierta. Las medidas y el avance de la tecnología, siempre y cuando haya una base de datos muy segura y una estrategia decidida, van hacia la protección.

¿Considera que vamos por buen camino para alcanzar los objetivos de la Agenda 2030?

Yo creo que vamos por buen camino en el sentido de que hoy en día, desde las empresas tecnológicas, estamos viendo cada vez más negocios que piden una aceleración en la incorporación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y de la Agenda 2030. En ese sentido, tratamos de usar todas las herramientas tecnológicas para disminuir los efectos negativos de concentrarse solamente en uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible e intentar tener una visión más integrada y holística. La Agenda 2030 ha sido un gran impulso y sigue siendo una guía y una hoja de ruta muy clara para empresas privadas y organizaciones públicas. Han tenido una gran claridad para resumir los desafíos principales del planeta como sociedad y como economía y, de hecho, siguen jugando un papel muy importante. Un logro seguro es la concienciación, a través de la cual vienen todos los cambios culturales y económicos y de impacto.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

POWERED BY

El viaje (circular) de la energía

Cristina Suárez

El sector energético se encamina hacia un sistema circular que permitirá generar riqueza y empleo cuidando del planeta.

Las emisiones de Shell, a juicio

Ramón Oliver

La petrolera se enfrenta a un juicio histórico por no estar haciendo lo suficiente para reducir sus emisiones de CO2.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.