For impressions (JavaScript):

«Con esta pandemia nada ha salido como esperábamos»

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
08
Jul
2020
Carl Zimmer

Vivimos en un planeta de virus. Llevan tanto tiempo aquí que hasta el genoma humano contiene una gran cantidad de su ADN. Así describe la relación que los seres humanos tenemos con estos seres microscópicos el divulgador científico Carl Zimmer (Estados Unidos, 1966) en su último libro ‘Un planeta de virus’ (Capitán Swing). El escritor científico y profesor de Biofísica molecular y Bioquímica en la Universidad de Yale es autor de The Loom, uno de los blogs sobre ciencia más prestigiosos. Además, es columnista, desde 2013, en el New York Times, donde escribe semanalmente sobre actualidad científica.


Durante los últimos meses, la pandemia ha sido el centro de atención de los medios de comunicación. Podemos incluso hablar de infodemia, aunque también de desinformación y noticias falsas en las redes sociales. ¿Han sabido los medios estadounidenses transmitir la gravedad de la crisis sanitaria del COVID-19?

En Estados Unidos merecemos diferentes análisis. El New York Times, donde trabajo, se dio cuenta pronto de que la pandemia es una historia científica, por lo que se puso a trabajar a un equipo de reporteros científicos al frente de la cobertura. Estoy muy orgulloso de lo que hemos sido capaces de hacer. También me ha impresionado cómo han tratado el tema otras publicaciones como el Washington Post, el Wall Street Journal, Vox, The Atlantic y la Science Magazine. Nuestro Gobierno ha fallado en su labor de ofrecer buena información sobre las pruebas diagnóstico y, por ello, Alexis Madrigal de The Atlantic juntó a un equipo de periodistas, de científicos de datos y otros expertos para crear un proyecto de rastreo del coronavirus (Covid Tracking Project) que se ha convertido en referencia a nivel federal. Sin embargo, otros lo han hecho muy mal. Se han centrado en informaciones sensacionalistas basadas en borradores que nunca llegarán a publicarse en las revistas científicas por su calidad dudosa. Los comentaristas de Fox News han sido terribles, primero restándole importancia al COVID-19 –cuando en Europa ya se veía su trascendencia– para luego vender que la hidroxicloroquina era la panacea, y un largo etcétera.

«Es muy difícil entender por qué Trump no quiere apoyar a la OMS»

El mes pasado escribías en el New York Times que hay esperanza en la carrera para conseguir una vacuna contra el coronavirus. Sin embargo, la mayoría de ellas tardan años en tener luz verde para su uso en humanos. ¿Realmente es viable que llegue antes de que haya un rebrote?

Dependerá de cuándo llegue la próxima ola de contagios. Podemos hacer muchas cosas para mantener la ratio de infecciones por coronavirus baja, como comprometernos a hacer test masivos, a rastrear los contactos de los casos positivos, usar mascarillas y, por ahora, evitar reuniones en las que el virus pueda pasar de persona a persona fácilmente. En cuanto a la vacuna, espero una distribución a larga escala en un año. Si todo fuese como se espera, podría incluso empezar en seis meses. Pero con esta pandemia es complicado prever algo: nada ha salido como esperábamos.

Como dijo la antigua primera ministra de Nueva Zelanda, Helen Clark, «no estaremos a salvo hasta que todos lo estemos» e incluso en Estados Unidos vemos cómo las minorías y los más pobres están siendo los más afectados por el virus. Incluso si tenemos vacuna, ¿realmente estará lista para distribuirse de manera masiva a nivel mundial?

Sacar la vacuna contra la COVID-19 al mundo es un desafío político, no científico. Cada año se fabrican miles de millones de vacunas para enfermedades como la gripe, la hepatitis o la polio. Necesitaremos una cooperación internacional a gran escala para hacer llegar la vacuna a todo aquel que la necesite a tiempo, pero las riñas egoístas podrían interponerse.

«Necesitaremos una cooperación internacional a gran escala para hacer llegar la vacuna a todo aquel que la necesite»

En tu último libro aseguras que hemos demostrado nuestra habilidad para crear nuevos virus por accidente, pero que no somos lo suficientemente buenos como para erradicarlos. Estos continúan evitando su propia aniquilación. ¿Ocurrirá lo mismo con el SARS-CoV-2?

Dudo que podamos llegar a erradicar el coronavirus. Tal vez hubiese sido posible en una fase temprana, pero China dejó escapar la oportunidad. Ahora sabemos que el coronavirus es especialmente complicado de detectar antes de que infecte a un nuevo huésped. Las vacunas deberían hacer que las infecciones caigan a niveles bajísimos y convertirían al COVID-19 en un riesgo mucho menor para la salud global y salvarían un gran número de vidas. Pero el virus estará con nosotros durante mucho tiempo.

A pesar de que la pandemia actual nos ha demostrado que las enfermedades a las que nos enfrentamos están globalizadas, el presidente Donald Trump vuelve a amenazar con retirarse de la Organización Mundial de la Salud. ¿Cómo afectaría esta decisión a nuestra capacidad de lucha contra la próxima pandemia?

Los expertos en salud pública han dejado claro que este movimiento causaría gran daño tanto a la salud a nivel mundial como a la de los estadounidenses a nivel particular. Por ejemplo, la OMS supervisa cada año el diseño de las vacunas de la gripe. Es todo un reto porque es complicado saber qué cepa dominará cada temporada. Escoger la equivocada nos dejaría con una vacuna muy poco efectiva. Con decenas de miles de estadounidenses muriendo cada año por gripe, es muy difícil entender por qué el Gobierno de Estados Unidos no quiere apoyar el trabajo de la OMS.

«La destrucción acelerada de los hábitats amenaza con desatar muchas más pandemias»

En Un planeta de virus explicas cómo el VIH, el ébola y ahora el COVID-19, entre otros, saltaron de los animales a los seres humanos. Oenegés y científicos llevan tiempo advirtiendo de que la pérdida de biodiversidad es la responsable de estos procesos de zoonosis. ¿Cómo podrían unos ecosistemas sanos prevenir estas situaciones?

La alteración de los ecosistemas pone a las personas en el camino que siguen muchos virus. Los científicos están descubriendo una amplia diversidad de virus en animales salvajes. La mayoría de ellos no pueden sobrevivir en nuestros cuerpos, pero solo necesitamos unos pocos para causar una devastación global. El VIH apareció hace un siglo. Primero los cazadores fueron expuestos a virus ancestrales que provenían de chimpancés, monos y gorilas. Uno de ellos, conocido como VIH-1 Grupo M, fue capaz de llegar desde las remotas junglas de Camerún a Kinshasa (en aquel entonces conocida como Leopoldville) gracias a una red de ferrocarril puesta en marcha por los colonizadores europeos. Más tarde se expandió por todo el mundo, matando a 32 millones de personas. Hoy día, la destrucción acelerada de los hábitats de la vida salvaje amenaza con desatar muchas más pandemias.

El cambio climático solo empeora las posibilidades de que los virus se propaguen o, incluso, de que regresen algunos que nuestra civilización ya había olvidado. ¿Cómo podemos prevenir la próxima pandemia?

Tenemos que hacer inversiones a largo plazo para preservar la naturaleza, frenar el cambio climático, rastrear los virus en su medio natural, crear redes de monitoreo de enfermedades mucho más fuertes y desarrollar nuevos antivirales y vacunas de las que se pueda hacer uso rápidamente. ¿Es mucho trabajo? Sí. ¿Costará mucho dinero? Totalmente. Pero es un chollo comparado con los billones de dólares que se han desvanecido de la economía global gracias a un solo virus que se ha saltado la barrera de las especies. Veremos nuevos coronavirus –tal vez un COVID-22 o un COVID-25–, también una nueva cepa de la gripe que será mucho peor de las que hemos tenido en las últimas décadas. Y lo más probable es que nos encontremos con un nuevo virus que sea mucho más mortal y contagioso que el SARS-CoV-2.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.