Internacional

Estos son los fabricantes de armas más importantes de Estados Unidos

La industria y consumo doméstico de este tipo de armamento en Estados Unidos ha sido boyante, particularmente en lo que se refiere a las últimas dos décadas: fue durante los años de la crisis de 2008 que las pistolas tipo ‘Glock’ comenzaron a venderse exponencialmente para la autodefensa frente al tradicional rifle.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
07
Jun
2022
Estados Unidos

Artículo

Sobre la industria armamentística estadounidense que vende armas de fuego a la ciudadanía del país no se suele escribir –ni saber– demasiado. Lo que sí conocemos es que ha operado durante décadas sin una férrea supervisión estatal. Tampoco del sistema legal estadounidense. De hecho, la primera ley federal de alcance para regular el uso de armas –que afectaría de modo decisivo a la industria– no fue promulgada hasta 1934, momento en el que la industria armamentística interna era ya muy sólida y contaba con más de 100 años de existencia.

Por aquel entonces, la National Firearms Act de 1934 representó una respuesta al incremento del crimen organizado, una forma de delincuencia vinculada tanto a la prohibición del alcohol de aquellos años como al crack del 29, factores decisivos que afloraron formas variadas de criminalidad. La ley fue modificada de nuevo en 1968 tras los asesinatos de figuras políticas como Martin Luther King Jr., John F. Kennedy Jr. o Robert Kennedy y estableció, por primera vez, un marco adecuado para el comercio legal de armas en el que predominaba una regulación y supervisión legal de los productores de munición, junto con importadores y distribuidores de armas.

En cuanto a datos, en 1986 se fabricaron legalmente en Estados Unidos 3,04 millones de armas de fuego, una cifra que se mantuvo similar durante los años noventa pero que parece haberse incrementado en los últimos tiempos. Desde 1986 a 2008 se creó una media de 3,8 millones de armas de este tipo, cifra que de 2009 a 2019 creció hasta los de 8,4 millones anuales. En 2016, de hecho, se manufacturaron 11,5 millones.

Las armas más fabricadas en estos últimos años, que han tirado de la producción hacia cotas más altas, han sido los rifles y las pistolas. El crecimiento es perceptible también a la hora de investigar el número de empresas productoras de armas de fuego: han crecido un 255% entre 2009 y 2018. En ese último año, había ya 12.600 empresas autorizadas para la producción de armas de fuego en Estados Unidos. Por otro lado, los Estados que más armas producen pertenecen al sur del país: son Arizona, Florida y Texas.

La principal productora de pistolas es Smith & Wesson, empresa fundada en 1856 cuyo nombre está unido al salvaje Oeste

No obstante, a pesar de la gran cantidad de empresas fabricantes (como suele ocurrir en mayoría de industrias), la producción principal se concentra en unas pocas grandes empresas. Concretamente, tres fabricantes vendieron casi el 60% de las pistolas de 2008 a 2018: Smith & Wesson Corp., Sturm, Ruger & Co. Inc. y SIG SAUER Inc. Y lo mismo ocurre para el 45% de los rifles fabricados en ese mismo lapso de tiempo, fabricados por Remington Arms, Sturm, Ruger & Co. Inc., and Smith & Wesson.

La principal productora de pistolas en el país es Smith & Wesson, empresa fundada en 1856 cuyo nombre está indisociablemente unido al salvaje Oeste, tan presente en el cine del siglo pasado. Originalmente, su actividad se centraba, ante todo, en la manufactura de revólveres, cuya venta experimentó un gran incremento durante la Guerra de Secesión, cuando muchos soldados compraron este tipo de armas para su propia protección y como complemento de las armas oficiales empleadas durante el conflicto. En 1935, la empresa sacó al mercado el revólver Modelo 27, que disparaba balas del calibre 357 Magnum. Y en 1955 comenzó a fabricar el Modelo 29, arma legendaria que emplearía Harry el Sucio en la franquicia inaugurada por el director Don Siegel y protagonizada por Clint Eastwood. Hoy la empresa vive una era dorada.

¿Qué se necesita para poder fabricar armas legalmente en Estados Unidos? Lo cierto es que no hay muchas barreras legales. Hay que obtener una licencia para su manufactura de la ATF (Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos), por lo que es obligatorio tener más de 21 años, además de ser apto para ser portador de armas de fuego bajo la ley federal y no haberse saltado ninguna ley en lo relativo a regulaciones asociadas a la normativa de las armas de fuego.

Para fabricar armas tan solo hay que obtener una licencia, tener más de 21 años, no haberse saltado ninguna regulación y ser apto para ser portador de armas de fuego

Aunque la mayoría de las armas de fuego de Estados Unidos son producidas por empresas del propio país, también se importan armas desde otros países. De hecho, esta importación también parece haberse doblado en los últimos años, al igual que la propia producción interna. De 1986 a 2008, Estados Unidos importó una media de 1,5 millones de armas de fuego, media que de 2008 a 2018 ha pasado a ser de 4,2 millones al año.

Como vemos, la industria y consumo doméstico de este tipo de armamento en Estados Unidos parece boyante, particularmente en lo que se refiere a las últimas dos décadas. Fue durante los años de la crisis de 2008 que las pistolas tipo Glock comenzaron a venderse exponencialmente, en particular, para la autodefensa, frente a la venta del tradicional rifle, empleado generalmente para cazar.

Aunque muchos asuman que la sociedad estadounidense esté cada vez más permeada por los valores de una izquierda progresista, parece que la venta de armas de fuego y su consumo por parte de la sociedad norteamericana –de corte conservador vinculado a largas tradiciones nacionales– se está incrementando de modo radical en los últimos tiempos, trascendiendo toda forma de regulación o restricción armamentística en el mismo interior del país (si es que en algún momento la hubo).

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.