Opinión

Los ODS, un año después

Ha pasado un año desde que se fijaron los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030. Portavoces de la sociedad civil y del sector político y empresarial hacen balance.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
13
Oct
2016

Artículo

[vc_row full_width=»» parallax=»» parallax_image=»»][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

Ha pasado un año desde que se fijaron los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030. Unicef e Intermón Oxfam han reunido a expertos y políticos para hacer balance. Desde Ethic hemos preguntado también al mundo empresarial, otro de los grandes implicados.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row full_width=»» parallax=»» parallax_image=»»][vc_column width=»1/4″][vc_single_image image=»23755″ style=»vc_box_outline_circle» border_color=»grey» img_link_large=»» img_link_target=»_self» img_size=»150×150″][/vc_column][vc_column width=»3/4″][vc_column_text]Violeta Assiego

Abogada y experta en derechos humanos

«La educación es clave contra la vulneración de derechos, y no se invierte en ella lo suficiente»

Vivimos en el momento con menor violencia, en el que la pobreza ha disminuido, la gente tiene más educación, más ingresos, hay más países que han adoptado sistemas democráticos, la gente puede participar en procesos electorales y en la toma de decisiones… Si hiciéramos un balance estricto, podríamos decir que hemos mejorado… No me he vuelto loca. Esto lo dice Steve Pinker, reconocido psicólogo experimental, que asegura que este es el mejor momento de la humanidad. Y lo dice porque tener esas convicciones es lo que da impulso para crecer y avanzar. Una de las cosas que más entorpecen un cambio es el pesimismo, creer que todo va mal. El peligro de eso es que se puede llegar a creer que es imposible cambiar las cosas, que para qué se va a invertir en infancia o en igualdad de género, por ejemplo, si al fin y al cabo todo va a seguir igual. Pinker nos dice que es una proyección de nuestro cerebro, que el mundo va mejor que nunca. Bien. Pues hablemos de esa parte del mundo para el que las cosas no van tan bien. Hablemos de las mujeres discriminadas, de la infancia, de aquellos que sufren en sus carnes guerras y dictaduras, abusos y violencia. Unicef dice en su último informe que en 2030 es más que probable que una población de niños equivalente a toda la población de Gran Bretaña muera antes de los cinco años. Hablamos de unos 70 millones. Si vive en el África subsahariana, tendrá 12 veces más posibilidades que un niño de Finlandia de morir antes de esa edad. Nueve de cada 10 niños estarán en 2030 en el África subsahariana en situación de extrema pobreza y el 43% de la población más pobre a nivel mundial la van a representar estos niños. La educación es uno de los temas recurrentes cuando se habla de encontrar soluciones. Pero curiosamente, en los últimos cinco años, ha aumentado el número de niños que no están escolarizados. Hay estudios que demuestran que si se invirtiera en la educación de las niñas, por ejemplo, se podría aumentar entre un 10 y un 15% sus ingresos futuros. Eso daría para su vida, la de sus familias y la del futuro de la comunidad en la que están. La educación es fundamental también para evitar la vulneración de derechos. Y es una asignatura pendiente porque no se invierte lo suficiente.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row full_width=»» parallax=»» parallax_image=»»][vc_column width=»1/1″][vc_separator color=»grey» align=»align_center» style=»» border_width=»» el_width=»»][/vc_column][/vc_row][vc_row full_width=»» parallax=»» parallax_image=»»][vc_column width=»3/4″][vc_column_text]Sergio Barciela

Miembro del Equipo de Migración (Área de Desarrollo Social e Institucional) de Cáritas

«La agenda debería tener como temática transversal el problema de los flujos migratorios»

Los Derechos Humanos brillan por su ausencia. La protección de los refugiados, el problema de la movilidad humana. La implicación en este problema está diluida, incompleta e inconcreta. Hay declaraciones de intenciones, pero no hay definición. Si miramos más allá de la frontera sur o de la frontera este, si miramos aquí al lado, a Grecia o Italia, vemos que estamos en un momento de enorme vulneración de los derechos de las personas. Respecto a la agenda de los ODS, hay que reseñar unos puntos. Desgraciadamente, no hay una voluntad política clara de que los afectados por esta vulneración de derechos, de que este problema con los refugiados sea un elemento transversal en la agenda de estos objetivos. Falta una implicación real de los gobiernos, un compromiso firme con los derechos de estas personas. Hablamos de 65 millones de personas en esta situación. Una población mucho mayor que España. El acuerdo con Turquía es una vulneración de los derechos humanos clarísima. ¿Turquía es un país seguro? Es solo un ejemplo. Y no debería estar ausente la creciente preocupación internacional. La sociedad está preocupada por lo que está pasando con estas personas. Pero preocuparse no es lo mismo que ocuparse de ello. Habría que ser capaces de que nuestras preocupaciones fueran exigibles ante los gobiernos. Los estados deben ceder dos cosas en este problema: territorio y población. Hay que abordar esta problemática desde un marco internacional de obligado cumplimiento. Con acuerdos exigibles. De cara a la agenda de desarrollo, las políticas de movilidad humana deben cambiar su foco: ahora solo  están enfocadas al control de los flujos migratorios. Europa habla de integración, convivencia… Pero en lo único que se pone de acuerdo es en expulsiones, vuelos exprés, centros de internamiento… Hay que abordar políticas desde el germen del problema: que abarque el tránsito, el origen y el destino de estas personas.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/4″][vc_single_image image=»23756″ style=»vc_box_outline_circle» border_color=»grey» img_link_large=»» img_link_target=»_self» img_size=»150×150″][/vc_column][/vc_row][vc_row full_width=»» parallax=»» parallax_image=»»][vc_column width=»1/1″][vc_separator color=»grey» align=»align_center» style=»» border_width=»» el_width=»»][/vc_column][/vc_row][vc_row full_width=»» parallax=»» parallax_image=»»][vc_column width=»1/4″][vc_single_image image=»23757″ style=»vc_box_outline_circle» border_color=»grey» img_link_large=»» img_link_target=»_self» img_size=»150×150″][/vc_column][vc_column width=»3/4″][vc_column_text]Mario Rodríguez

Director Ejecutivo de Greenpeace España

«Los ODS no están en la agenda prioritaria de ningún partido español. Ni de los tradicionales, ni de los emergentes»

Los indicadores que hablan de la salud de nuestro planeta son preocupantes. Yo soy optimista, pero no por ello soy ingenuo. En España vivimos ya con la tarjeta de crédito ecológico. Si atendemos a los recursos energéticos que consumimos, a los residuos que generamos, a la huella ecológica, al fin y al cabo… Desde abril ya estamos viviendo de otros. Eso no es ser sostenible. Los ODS supusieron una concreción de los Objetivos del Milenio. Hay indicadores que podían haber sido ya trasladados al debate de las Administraciones para empezar a desarrollar políticas concretas. La excusa, en las reuniones que yo tengo con los poderes públicos, es que el Gobierno está en funciones. Y eso genera esta parálisis. En España, la agenda de los ODS no está en marcha todavía. No hay ninguna política en ese sentido. No hay voluntad política, ni del Gobierno, ni del parlamento. Ni los partidos tradicionales, ni los emergentes tienen en sus agendas el problema medioambiental como algo prioritario. Y no pensemos solo en la protección de los ecosistemas: hablar de medio ambiente es hablar de injusticia social. El agua o la energía son mínimos vitales básicos para la humanidad. Una sequía provoca pobreza, y que la gene emigre. Hablar de del problema del medio ambiente también es hablar de un modelo de consumo basado en la costumbre de usar y tirar, en la obsolescencia programada, está abocado al colapso. Un modelo energético que no esté basado en la eficiencia y en energías limpias, está abocado al colapso. Esto no es un tema de ideologías porque Greenpeace no se casa con nadie ideológicamente. Los ODS son un excelente marco para meter estos problemas en la agenda global. Y si no se hace, no se puede avanzar.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row full_width=»» parallax=»» parallax_image=»»][vc_column width=»1/1″][vc_separator color=»grey» align=»align_center» style=»» border_width=»» el_width=»»][/vc_column][/vc_row][vc_row full_width=»» parallax=»» parallax_image=»»][vc_column width=»3/4″][vc_column_text]Gonzalo Robles

Senador y secretario sectorial del PP

«España, independientemente de quien la gobierne, necesita acuerdos de fondo»

El hecho de que aún no haya Gobierno es parte del problema de que no haya políticas concretas todavía respecto a los ODS. Hay decisiones que no se pueden tomar porque algunas requieren respaldo parlamentario. No es una mera gestión administrativa. Sin unos presupuestos aprobados, no se puede hacer absolutamente nada. Pero lo que sí pueden hacer los partidos es promover un acuerdo. Hay que pensar con sentido común. La agenda de los ODS es a 15 años vista. Y lo lógico es pensar que va a haber alternancias en el poder. Sería razonable pensar que aquellos que tienen opciones de gobierno deberían hacer un esfuerzo para sentarse y ponerse de acuerdo. España, independientemente de quien la gobierne, necesita acuerdos de fondo.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/4″][vc_single_image image=»23758″ style=»vc_box_outline_circle» border_color=»grey» img_link_large=»» img_link_target=»_self» img_size=»150×150″][/vc_column][/vc_row][vc_row full_width=»» parallax=»» parallax_image=»» el_id=»»][vc_column width=»1/1″][vc_separator color=»grey» align=»align_center» style=»» border_width=»» el_width=»»][/vc_column][/vc_row][vc_row full_width=»» parallax=»» parallax_image=»» el_id=»»][vc_column width=»1/4″][vc_single_image image=»23759″ style=»vc_box_outline_circle» border_color=»grey» img_link_large=»» img_link_target=»_self» img_size=»150×150″][/vc_column][vc_column width=»3/4″][vc_column_text]Susana Sumelzo

Diputada, Secretaria General de Administraciones Públicas y portavoz de Cooperación al Desarrollo del PSOE

«Urge un diseño de objetivos contundentes y bien dotados presupuestariamente»

Los ODS son fundamentales para un mundo tan falto de políticas realistas de igualdad. En necesario tocar tierra, que es lo que hacen las ONG. La política respecto a los objetivos de desarrollo debe ser muy planificada desde un Gobierno, y transversal. En nuestro partido trabajamos al respecto con expertos en diferentes materias. No nos podemos ceñir solo a cooperación. Y creemos que las estructuras administrativas no son tan importantes como que haya una clara estrategia política. Un diseño de objetivos contundentes y bien dotados presupuestariamente. La estructura actual podría ser válida, siempre que haya una clara voluntad política para avanzar en los compromisos. Y eso, hoy por hoy, desgraciadamente, no está sucediendo.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row full_width=»» parallax=»» parallax_image=»»][vc_column width=»1/1″][vc_separator color=»grey» align=»align_center» style=»» border_width=»» el_width=»»][/vc_column][/vc_row][vc_row full_width=»» parallax=»» parallax_image=»» el_id=»»][vc_column width=»3/4″][vc_column_text]Txema Guijarro

Portavoz de la comisión de Exteriores (Podemos)

«Los gobernantes no son capaces muchas veces de proyectar su país a largo plazo»

Como organización política apenas llevamos dos años. Pero nacimos en un momento en que España sufre un momento crucial en su historia. Una crisis económica y social que se lleva prolongando durante más de siete años. Estamos casi coronando una década perdida. Nos parece que se superara la visión fijada para 2015 en cuanto a los Objetivos del Milenio. La agenda post 2015 centra su actividad no solo en países en desarrollo, y eso es necesario y aplaudimos la iniciativa de Naciones Unidas. El problema de esta nueva agenda a 15 años es que en España, como en muchas otras democracias occidentales, las legislaturas de cuatro años condicionan tanto la acción de gobierno que los gobernante no son capaces muchas veces de proyectar su propio país a largo plazo. Solo los que han sabido trascender esos cuatro años y concretar pactos de Estado pueden superar la situación actual que tenemos en España y concretar una agenda como Dios manda.

.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/4″][vc_single_image image=»23760″ style=»vc_box_outline_circle» border_color=»grey» img_link_large=»» img_link_target=»_self» img_size=»150×150″][/vc_column][/vc_row][vc_row full_width=»» parallax=»» parallax_image=»»][vc_column width=»1/4″][vc_single_image image=»23762″ style=»vc_box_outline_circle» border_color=»grey» img_link_large=»» img_link_target=»_self» img_size=»150×150″][/vc_column][vc_column width=»3/4″][vc_column_text]Fernando Maura

Portavoz de la comisión de Exteriores y diputado (Ciudadanos)

«Hay que cambiar las políticas tradicionales para adaptarnos a la Agenda 2030»

Sin duda es difícil diseñar la agenda de los ODS en una situación como la actual. Es necesario que haya un Gobierno y una oposición. Ahora bien. Mientras no lo tengamos, intentemos hacer algo bueno con lo que tenemos. Y es necesario un pacto entre el Parlamento y el Gobierno en funciones que permita que muchas de las cosas que son necesarias se puedan poner en práctica. En la Agenda de 2030 los países firmantes decimos que estamos resueltos a terminar con la pobreza, a combatir las desigualdades dentro de los países y entre ellos, a construir sociedades pacíficas, justas e inclusivas, a proteger los Derechos Humanos y promover la igualdad entre géneros, al empoderamiento de las mujeres y las niñas, y a garantizar la protección duradera del planeta y sus recursos naturales. Nos situamos por tanto en un paradigma diferente a lo que son las políticas tradicionales, compartimentadas, en política interior, exterior, educación, cooperación, sanidad… Por tanto, hay que cambiar esto, los instrumentos y las políticas para adaptarnos la situación a la que nos lleva la Agenda 2030. Tanto en el Gobierno como en el Parlamento tiene que cambiar la manera de hacer las cosas. Desde nuestro punto de vista, en el Gobierno tiene que haber una oficina que coordine a nivel transversal el itinerario de todas las políticas que hagan referencia a esta cuestión. Y habituar también al Parlamento al cumplimiento prioritario de los objetivos de desarrollo.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row full_width=»» parallax=»» parallax_image=»» el_id=»»][vc_column width=»3/4″][vc_column_text]Isabel Garro

Directora general de la Red Española del Pacto Mundial de Naciones Unidas

«Pretendemos que las empresas encuentren en los ODS una oportunidad de negocio»

Los ODS son la columna del desarrollo sostenible. Están aprobados por Naciones Unidas y por primera vez en la historia contemplan a las empresas como agentes de desarrollo. Otra característica es la amplitud de temáticas que abarcan, ante las que las empresas tienen mucho que decir, tales como, tecnologías, consumo, conectividad, energía… Llevamos un año haciendo sensibilización en este sentido y es hora de pasar a la acción acompañando e impulsando a las empresas a implementar medidas. Las empresas españolas presentan un alto grado de sensibilización en materia de desarrollo sostenible, algunas de ellas son líderes en la redefinición de su estrategia conforme a los parámetros de la Agenda de Desarrollo y lo que pretendemos es que encuentren en la sostenibilidad una oportunidad de negocio. En España hemos llevado a cabo el ejercicio de “aterrizaje” de los ODS en el contexto país. Ese ejercicio nos ha dejado claro que en España hemos avanzado mucho todos estos años, pero que aún tenemos un enorme trabajo por delante. El sector privado tiene mucho que decir en educación, en innovación, en alianzas, en procedimientos, en tecnología… Es su oportunidad para que, cuando dentro de quince años se haga balance de esta agenda, comprobemos que hemos sido capaces de lograr lo que creíamos imposible.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/4″][vc_single_image image=»23776″ style=»vc_box_outline_circle» border_color=»grey» img_link_large=»» img_link_target=»_self» img_size=»150×150″][/vc_column][/vc_row][vc_row full_width=»» parallax=»» parallax_image=»» el_id=»»][vc_column width=»1/4″][vc_single_image image=»23778″ style=»vc_box_outline_circle» border_color=»grey» img_link_large=»» img_link_target=»_self» img_size=»150×150″][/vc_column][vc_column width=»3/4″][vc_column_text]Francisco Román

Presidente de Vodafone España y presidente de la Fundación Seres

«A veces, los resultados a corto plazo enmascaran la importancia de lo intangible, el largo plazo»

Hay un interés creciente en los altos directivos por cumplir con los ODS. Dicho esto, lo que asoma siempre es la naturaleza humana. Cuando se habla de resultados, de números y de inversiones en una compañía, lo urgente a menudo tapa lo importante. El corto plazo enmascara el largo plazo. Con todo, creo que queda poca gente en puestos de responsabilidad que no entienda la importancia de lo intangible. Pero al mismo tiempo, sabe lo complejo que es medirlo. Por eso a veces predomina el tangible cortoplacismo frente al intangible largo plazo. Desde mi experiencia puedo decir, por suerte, que cada vez más compañías aspiran a incorporar estos objetivos dentro de su estrategia. Nosotros ya los convertimos en indicadores clave dentro de nuestra estrategia. Tenemos objetivos transformacionales a largo plazo, internos en la compañía y también externos desde el punto de vista del impacto. En el grupo Vodafone nos planteamos llegar a 100 millones de mujeres en el mundo emergente y facilitar su desarrollo a través de nuestra tecnología.  También pretendemos favorecer el empoderamiento de 10 millones de mujeres a través de nuestros servicios, como la inclusión financiera. Son soluciones que planteamos a nivel global. También tenemos objetivos para España. Uno de ellos es el de innovación y energía, por el que queremos duplicar el ahorro en el consumo y emisiones. Por ejemplo, cuantificando lo que evita en impacto medioambiental nuestra tecnología en otros sectores. Hay 10 objetivos que tenemos relacionados con los ODS, y hemos hecho un ejercicio exhaustivo de correlación. Seguramente tendremos que afinar algunos de los indicadores. Tenemos más de 10 años de recorrido. Las empresas iremos afinando nuestra implicación en esos objetivos.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Los renglones torcidos de Dios

Marina Pinilla

Cuarenta años después de la novela, la opresión contra las personas psiquiatrizadas sigue muy presente en la sociedad.

Un filósofo en mi vida

Juan José Almagro

La filosofía es importante: con ella podemos alimentar el espíritu y la fuerza de la razón (y no la razón de la fuerza).

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.