Derechos Humanos

¿Sabías que los retretes salvan vidas?

Acabar con la defecación al aire libre, que aún practican más de 1.000 millones de personas en el mundo, ahorraría muchas vidas, sobre todo de niños menores de cinco años.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
18
Nov
2015
A girl plays with her brother as they search for usable items at junkyard near the Danyingone station in Yangon’s suburbs May 16, 2012. REUTERS/Damir Sagolj (MYANMAR – Tags: SOCIETY) – RTR3259Q
Íñigo Keller | Imagen: Unicef©

Lo que es absolutamente normal y cotidiano en un país desarrollado deja de serlo en muchas ocasiones en países pobres. ¿Eres consciente, por ejemplo, de la importancia que tiene una red de saneamiento adecuada? Acabar con la defecación al aire libre, que aún practican más de 1.000 millones de personas en el mundo, ahorraría muchas vidas, especialmente de niños menores de cinco años afectados por enfermedades transmitidas por vectores de contaminación fecal.

“Para ello es importante la construcción de letrinas comunitarias y familiares pero lo es mucho más la aceptación del problema y el cambio de comportamientos: aquí es donde está el verdadero reto”, explica el responsable de Agua, Saneamiento e Higiene de Acción contra el Hambre, Pablo Alcalde.

Para ello hay que afrontar muchos mitos culturales, sociales e incluso religiosos y empezar por reconocer el problema. “Mientras que el acceso al agua es percibido por la comunidad como una necesidad básica e inmediata, con el saneamiento y la higiene cuesta mucho más que sea establecido como una prioridad, dado que sus vínculos con la salud y la nutrición, pese a ser importantísimos, no son visibles a primera vista”, explica Alcalde.

Mauritania: saneamiento total liderado por la comunidad

Acción contra el Hambre ha puesto en marcha en Mauritania, con el apoyo de Unicef, un enfoque innovador en el que se convierte a la comunidad en líderes de su propio proyecto de saneamiento. “Se trata de superar el enfoque clásico en el que los ingenieros de una organización humanitaria llegan y construyen letrinas y empezar por fomentar el cambio de comportamientos, algo mucho más profundo y con resultados espectaculares no solo para la salud”, destaca Carlos Suárez, uno de los jefes de este programa en Acción contra el Hambre.

Acciones a primera vista “chocantes” como la organización de unas marchas de la vergüenza en las que la comunidad repasa unida los lugares más propensos a la defecación, observar de cerca los vectores de transmisión, mapear unidos las zonas donde se realiza esta práctica y decidir dónde se pueden construir letrinas con materiales locales más íntimas, responsabilizar a ellos mismos de su construcción… con todo esto las comunidades se apropian del proyecto”, explica.

Filipinas: las mujeres al frente 

Sin ayuda de su marido, que trabaja todo el día, Gregoria Canatoy, una de las mujeres de las aldeas remotas Sámar oriental, una de las zonas más afectadas por el supertifón Haiyan en 2013, cavó un hoyo de seis pies que serviría como fosa séptica de un baño. Esta mujer de 39 años, madre de tres hijos, realizó labores de albañilería: montó la madera y el suelo de hormigón y, por último, instaló la taza cerámica del inodoro). “Tras cuatro días de trabajo, conseguí construir el baño”, nos comenta satisfecha. “Es bastante complicado, pero he luchado por conseguirlo. Mi marido y mis hijos están felices.”

Esther Magdayo, responsable de Agua y Saneamiento de Acción contra el Hambre en Sámar oriental, destaca el papel de la mujer. “Ellas soportan el impacto de la suciedad y unas prácticas inadecuadas relativas al agua, la higiene y el saneamiento. Sin embargo, se hacen fuertes con los problemas. Fueron las primeras en comprender los efectos devastadores de los hábitos antihigiénicos, así como los beneficios de contar con cuartos de baño. El tifón Haiyan ha demostrado a las mujeres que pueden dar un paso adelante e ir más allá de sus roles tradicionales”.

Todavía hoy 1.000 millones de personas en el mundo practican la defecación al aire libre en el mundo. En 2013 la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó una resolución para designar el 19 de noviembre como Día Mundial del Retrete, con el fin de promover la reflexión sobre este reto mundial y subrayar su vínculo con otros objetivos globales de desarrollo sostenible tales como la nutrición o la educación..

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME