Micropoderes

«Millones de ciudadanos conectados se han convertido en agentes clave para el cambio»

Comparte este artículo

«Juana Vacas no hará frente a las deudas del asesino de su hija». «Arturo mejora el acceso al MIR para aspirantes con discapacidad». «La unidad de cardiología infantil en Las Palmas no se cierra». «La música en directo seguirá sonando en Granada». «El programa La Noria, de Telecinco, se queda sin anunciantes». «Teo tendrá una vivienda social para su familia». Estos titulares, que rara vez asoman en los periódicos, recogen casos reales, victorias de ciudadanos que han buscado, a través de la plataforma Change.org, el apoyo de sus comunidades para dar un vuelco a situaciones lamentablemente injustas y provocar así cambios en una sociedad que está mudando de piel a una velocidad de vértigo.

Recientemente, he asistido a una conferencia del profesor Iñaki Ortega que me inspiró muchas preguntas. ¿Quién nos iba a decir que la mayor compañía de alojamiento turístico no iba a tener ni un solo hotel en propiedad? ¿O que la startup más valiosa del mundo -13.000 millones de euros-, que ofrece servicios de transporte, no necesitaría apuntar el coste de ni un solo vehículo en su hoja de gastos? ¿O que un grupo como Radiohead iba a embolsarse 9 millones saltándose a la industria discográfica y regalando su música a sus seguidores? ¿O que la mayor tienda del mundo no iba a tener ni un solo establecimiento físico? ¿O que una batería domestica podría permitirnos liberar a los hogares de la factura de la luz e impulsar una profunda transformación energética? ¿O que dos partidos surgidos del clamor ciudadano frente a la corrupción y la desigualdad iban a ser decisivos en España a la hora de formar ayuntamientos, comunidades y, muy previsiblemente, el Gobierno?

Vivimos una época de cambios atravesada por lo que el influyente economista Moisés Naím llama los micropoderes. Según argumenta en su obra El fin del poder, cada vez es más fácil asaltar los cielos (si se me permite usar esta expresión de moda que, según he aprendido gracias al politólogo José Ignacio Torreblanca, Karl Marx tomó del poeta romántico Friedrich Hölderlin) sobre los que se levantan los cimientos de los colosos económicos y políticos. Pero del mismo modo, advierte Naím, también resulta más complicado mantener un poder que se vuelve escurridizo y tiende a volatilizarse. Esto no significa, ni mucho menos, que las estructuras tradicionales –gobiernos, bancos y grandes empresas, ejércitos…- no sigan teniendo un peso predominante y un papel decisivo, pero tienen que acostumbrase a convivir (ya lo están haciendo) con un contrapoder a quien nadie había invitado a la fiesta: millones de ciudadanos conectados y convertidos, hoy más que nunca, en agentes clave para el cambio. La devoción de los hombres por la hazaña de David, que derrota a ese mercenario del ejército filisteo, el gigante Goliat, no es nueva. Pero es hoy cuando se manifiestan más posibilidades reales de repetirla.

Y es en esta época emocionante y convulsa en la que Ethic libra sus contiendas en el campo de batalla editorial. Queremos ser ciudadanos activos, comprometidos, queremos mejorar las cosas, con sensatez y valentía. No queremos revanchismos, ni vamos a caer en el miedo o en la fatalidad. Y, aunque somos humildes y conscientes de que tenemos mucho que mejorar, estamos orgullosos de seguir creciendo y asombrando a nuestros lectores. Cada vez somos más. Muchas gracias por seguirnos.


COMENTARIOS

  1. Y los poderes, no institucionales, españoles también tienen que aceptar el cambio de modelo…


  2. David contra Goliat


  3. Grandísmo artículo. Pero hasta que los poderes institucionales españoles no acepten el cambio de modelo, seguiremos anclados a una economía totalmente desfasada basada en la explotación masiva de recursos y, por tanto, nada sostenible.


  4. El mundo está cambiando y estos micropoderes deben liderar el cambio. A ver si los poderes económicos y políticos nos dejan…


  5. Allí donde haya poder, habrá contrapoder. Y a lo largo de la historia los movimientos de contrapoder han demostrado ser los únicos en conseguir dar la vuelta al orden establecido


  6. Es la sociedad red la que ha cambiado la estructura en la que se apoyaba antes la sociedad. Cuando todos los ciudadanos están hiperconectados entre ellos es mucho más fácil organizarse. Por lo que muchos micropoderes unidos no es más que el poder del pueblo, que cada vez es más real…


  7. People have the power!


Deja un comentario