Ecotrends

Amazonia: el lugar donde sucede el asombro

Descubrimos de la mano de Daniel Garibotti el Amazonas Life Camp, un espacio único en el reino de los árboles, el agua, los delfines, las aves y la luz que todo lo cambia.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
22
marzo
2024

«En este lugar sucede el asombro». Lo declara convencido el director y productor audiovisual Daniel Garibotti (Paraná, Argentina, 1955), quien fue galardonado en 2018 con el Premio Ones Mediterránea de la Fundación Mare Terra por toda una vida dedicada a la conservación de la selva amazónica. No en vano, en los años noventa fundó y coordinó el área de protección ambiental Reserva Xixuaú-Xipariná, en la Amazonia brasileña, una extensión de 174.000 hectáreas de selvas primarias, que, después de muchos años de reivindicación, fue declarada reserva por el Gobierno de Brasil.

Pero el reconocimiento iba más allá de la labor de conservación, pues el afán de Garibotti, además de preservar el pulmón del planeta, es mostrar al mundo las maravillas de la selva amazónica: «Los magníficos cielos, de día y de noche; la fuerza de una tormenta tropical sentida desde el cobijo; la libertad de remar en canoa por sus ríos; el aprendizaje de vivir de la tierra y sentir el regreso a nuestra esencia».

A través de exposiciones y numerosos documentales –como la serie Amazonia, Última Llamada para TVE– el productor ha tratado de acercar este paraíso a quienes no tienen la suerte de poder vivirlo en primera persona. Pero ¿y por qué no adecuar un lugar en el corazón de la Amazonia brasileña que permita visitarlo y empaparse de toda su esencia? Esa fue la idea con la que, junto a su compañera, la periodista española Marta Caravantes, Daniel creó en 2012 el Amazonas Life Camp. A dos horas de Manaos, encontramos un paraíso natural en esta selva que posee el 50% de la biodiversidad del planeta.

La profunda belleza del lugar hizo que varias producciones audiovisuales quisieran crear allí sus obras

«En 2012 emprendimos una búsqueda. Queríamos crear un lugar donde la gente pudiera sentir, amar y conocer Amazonia. Recorrimos ríos, islas y aldeas. Remontando el río Manacapurú llegamos a la bahía de Paroá y sus numerosas islas deshabitadas. ¡Ese era el lugar!», comenta Garibotti.

Allí construyeron una primera casa al estilo tradicional de la zona y comenzaron a organizar expediciones para acercar a la sociedad la riqueza de este patrimonio natural. Todos los visitantes tenían un sentir común: «No quiero marcharme de aquí. La conexión con la fuerza de la vida logra profundos sentimientos», afirma Garibotti. La profunda belleza del lugar hizo que varias producciones audiovisuales quisieran crear allí sus obras, como Discovery, que rodó los 4 capítulos de Wild Frank, o Movistar+, que grabó allí una gran parte de la serie Conquistadores.

El Amazonas Life Camp domina un paisaje de muchos kilómetros de islas y lagos. Construido con materiales locales, se integra pacíficamente en el entorno, ofreciendo más de 10.000 m2 de jardín, donde se distribuyen las casas, áreas sociales y servicios. Es una selva bella y amable, perfecta para vivir una de las mayores aventuras que el planeta nos ofrece.

Es una selva bella y amable, perfecta para vivir una de las mayores aventuras que el planeta nos ofrece

Una de las últimas visitantes fue la terapeuta francesa Anne Marie Kouchner, que viajó junto con 18 de sus alumnos. Llegó en silla de ruedas, porque padece párkinson, y acabó bailando bajo la lluvia. «Habría que estudiar lo que hace este lugar en el cerebro», afirma el herpetólogo Richard Blasb, que está visitando en estos momentos el Life Camp. «Es increíble el nivel de felicidad que sientes aquí. Te acuestas feliz, te levantas feliz».

«Esta belleza serena y constante contrasta con lo que Hollywood nos ha contado de Amazonia: anacondas gigantes, pirañas monstruosas, insectos implacables… Todo inhóspito y peligroso. Todavía hay mucha gente que cuando le decimos que se venga a conocer el Amazonas nos mira como si estuviéramos locos», afirma Garibotti. Por suerte, cada vez son más grupos los que se animan a descubrir este paraíso. Este año familias y amigos, grupos de yoga de Suecia y España, naturalistas y fotógrafos van a «hacer su nido» durante un tiempo en el Amazonas Life Camp, un lugar para entender la naturaleza y entenderse como integrante de esa maravillosa orquesta de vida que es la gran selva amazónica.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Ajedrez amazónico

Álvaro Fernández-Llamazares

Con más de 350 grupos indígenas, la Amazonía es uno de los grandes bastiones de diversidad cultural del mundo.

COMENTARIOS

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME