Siglo XXI

Ajedrez amazónico

Con más de 350 grupos indígenas y más especies de plantas y animales que cualquier otro ecosistema terrestre, la Amazonía constituye no solo el bosque tropical más extenso y biodiverso del planeta, sino también uno de los grandes bastiones de diversidad cultural que quedan en el mundo.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
18
Nov
2019
amazonia

Se calcula que los territorios indígenas ocupan por lo menos un 31% de la superficie de la Cuenca Amazónica y custodian más de la mitad de todo su carbono forestal. El último informe de la Plataforma Intergubernamental de Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (IPBES) revela que reconocer y proteger los derechos de los pueblos indígenas constituye una de las formas más efectivas de combatir la pérdida de biodiversidad, frenar la deforestación y mitigar el cambio climático.

Sin embargo, estos territorios están siendo asediados por la minería, grandes operaciones agroindustriales y la expansión de fronteras extractivas hacia zonas cada vez más remotas. Esta tendencia se ha visto exacerbada desde la llegada al poder de Bolsonaro en Brasil, que ha lanzado un ataque sin precedentes contra los pueblos indígenas. Su promesa de no titular «ni un centímetro más de tierras indígenas», el desmantelamiento del derecho ambiental y su retórica incendiaria incitando al odio racial han dado carta blanca a que muchos madereros, mineros y ganaderos actúen sin impunidad alguna. No en vano, los últimos análisis indican que la deforestación en la Amazonía brasileña se ha disparado en el último año.

La Amazonía ha quedado huérfana sin aquel Brasil cuyo papel fue clave en la implementación de las convenciones globales de biodiversidad y cambio climático

A medida que Brasil retrocede en sus compromisos internacionales sobre clima, biodiversidad y derechos indígenas, el liderazgo de otros países amazónicos deviene crucial. El gran interrogante es si países como Bolivia, Colombia o incluso Francia podrían asumir un papel más importante en este ajedrez de intereses económicos y geopolíticos que es la Amazonía del siglo XXI. Bolivia lleva años situándose a la vanguardia del movimiento ambiental del sur global, con políticas pioneras como el reconocimiento legal de los derechos de la naturaleza. De forma similar, Colombia firmó recientemente un decreto histórico que otorga a los pueblos indígenas amazónicos la autonomía para gobernar sus territorios. En esta línea, también destaca la reciente anulación de un megaproyecto de minería aurífera en la Guyana Francesa por parte del Gobierno de un Macron con cada vez mayor presencia en foros ambientales globales.

Pese que a muchas de estas victorias suelen quedarse en poco más que retórica o mera concesión simbólica, podrían indicar un nuevo rumbo en el futuro liderazgo ambiental amazónico. A día de hoy, lo cierto es que la Amazonía ha quedado huérfana sin aquel Brasil con larguísimo recorrido en materia de política climática y diplomacia ambiental, cuyo papel fue clave en la implementación de las convenciones globales de biodiversidad y cambio climático que nacieron en aquella legendaria Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro de 1992.

La deforestación y la pérdida de biodiversidad seguirán aumentando si no se implementan medidas urgentes para proteger, respaldar y fortalecer los derechos de los pueblos indígenas de toda la Cuenca Amazónica. Los cambios recientes en el clima político de la Amazonía sugieren que el apoyo internacional a los derechos de los pueblos indígenas es más importante que nunca para la protección simultánea del clima, los bosques y la justicia social. Conservar la Amazonía es fundamental para lograr el cumplimiento de los objetivos globales de cambio climático y biodiversidad de los que depende el futuro de nuestro planeta.


(*) Álvaro Fernández-Llamazares es investigador de la Universidad de Helsinki.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME