Medio Ambiente

OFRECIDO POR
Banner

‘Green-hushing’: el peligroso silencio verde

El compromiso medioambiental hacia la descarbonización en 2050 ha aumentado entre las empresas, pero aún queda otro obstáculo por vencer: el secretismo respecto a los avances y tecnologías de cero emisiones, que aún prevalece en casi una cuarta parte de las empresas consultadas por South Pole.

Ilustración

Yvonne Redin
¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
23
Nov
2022
green-hushing

Ilustración

Yvonne Redin

Las manecillas del reloj van en contra del cumplimiento de los objetivos de descarbonización fijados para 2050. Desde 2015, la Agenda 2030 es la única ruta para sortear el fatídico porvenir del que la comunidad científica nos ha alertado. Es cierto que los esfuerzos al respecto han rendido ya buenos frutos, como que cada vez más empresas alrededor del mundo hayan reforzado este año sus compromisos para reducir y eliminar sus emisiones contaminantes. Pero aún queda mucho trabajo por hacer, por ejemplo, combatir el ‘green-hushing’ o ‘silencio verde’, es decir, el secretismo que aún mantienen muchas empresas sobre los avances que han tenido en materia de sostenibilidad.

No son pocos los informes que revelan datos esperanzadores hacia ese futuro ‘verde’ tan anhelado. Un ejemplo es la encuesta Más allá del Net Zero (más allá de las cero emisiones) que, por tercer año consecutivo, realiza South Pole. Pero también alumbra que aún quedan varios obstáculos en el camino.

El compromiso hacia el ‘net zero’ crece… pero el ‘silencio verde’ también

En este trabajo, se recogen las opiniones de más de 1.200 ejecutivos de todo el mundo para entender qué es lo que impulsa los grandes compromisos climáticos, qué riesgos y soluciones existen, y de qué manera esas organizaciones avanzan hacia el ‘net zero’. Y son tres grandes tendencias las que se revelan.

La primera de ellas es que los líderes de la sostenibilidad corporativa marcan el ritmo y son un ejemplo para los demás. Entre las compañías con un claro compromiso de descarbonización, no solo se han acelerado los mecanismos para alcanzar los objetivos ‘net zero’, sino que ahora están reforzados con otras medidas de reducción de emisiones basadas en la ciencia (SBT), y los tiempos de cumplimiento son cada vez más ambiciosos. El 67% de las empresas que se identifican como grandes emisoras ya impulsan medidas mucho más audaces, y el 13% de todas las organizaciones encuestadas tienen planes agresivos para alcanzar los objetivos ‘net zero’ antes de 2024.

Un 29% de las empresas consideran que la ejecución de su estrategia ‘net zero’ está siendo más difícil de lo que esperaban en los inicios

No hay esfuerzos pequeños. La meta es ambiciosa, y por eso es necesario hacer la siguiente pregunta: ¿son las empresas plenamente conscientes de la magnitud de la reducción del total de las emisiones en toda su cadena de valor? Diversas tensiones geopolíticas (como la guerra en Ucrania, además de las recientes crisis económicas) plantean escenarios económicos complejos, sin embargo, el 74% de todas las empresas encuestadas en este trabajo están invirtiendo cada vez más en reducir sus emisiones. Ese dato es muy alentador, ya que muchas de ellas (el 29%) consideran que la ejecución de su estrategia ‘net zero’ está siendo más difícil de lo que esperaban en los inicios.

La segunda tendencia del informe se refiere a un dato menos optimista, y a la clave para entender que en materia de transparencia hacia la sostenibilidad aún queda mucho por hacer. Cada vez hay más compañías poniendo su granito de arena para alcanzar estos objetivos de sostenibilidad, pero casi una cuarta parte de las firmas consultadas (el 23%) han decidido no hacer público su progreso. Esto genera ‘green-hushing’, una tendencia en la que prevalece el secretismo sobre los avances en esta materia, lo que dificulta el análisis y limita el intercambio de conocimiento. La gravedad del problema ya es considerable, hasta el punto de que expertos ambientalistas y analistas sostienen que se trata del nuevo ‘greenwashing’. En una era en la que la información lo es todo, ¿cómo sabremos si vamos por el buen camino hacia la descarbonización si no tenemos datos? Son, en definitiva, tiempos en los que con solo colgarse la bandera ‘verde’ y no tener acciones concretas ralentizamos el cumplimiento de los ODS y de la concreción de las ciudades sostenibles y circulares.

La tercera tendencia que muestra el informe es que las nuevas oportunidades de negocio y la necesidad de crear resiliencia impulsan a las empresas hacia el ‘net zero’. Ya es una realidad que las compañías más comprometidas con la sostenibilidad pretenden construir un liderazgo de marca corporativa respecto a las políticas de reducción de emisiones, concretamente, el 43% de las empresas.

La cara B de los avances hacia la sostenibilidad

Paralelamente a la encuesta, el equipo de conocimiento de mercado de South Pole analizó las bases de datos de 68.000 empresas, incluidas aquellas que se encuentran en el Global Fortune 500 y las que presentan informes CDP y GRI. ¿Cuál fue la conclusión? Desafortunadamente, que el camino es largo, que los esfuerzos siguen siendo insuficientes y que el tiempo cada vez es menor para cumplir los objetivos de descarbonización en 2050.

De 68.000 empresas analizadas, solo el 7% ha fijado un objetivo ‘net zero’

Este análisis ofrece una imagen desalentadora de la seriedad de las compañías respecto a la reducción de emisiones. De esas 68.000 empresas, solo el 7% ha fijado un objetivo ‘net zero’, lo que significa un 90% menos que lo dicho por los líderes de sostenibilidad encuestados.

Respecto a las fechas para alcanzar la meta ‘net zero’, estos son los datos: solo el 16% de las compañías analizadas se han comprometido a su cumplimiento antes de 2030; cerca del 25% se han fijado una fecha entre 2031 y 2040, algo un poco más alentador; y el 59% se ha planteado alcanzar esos objetivos entre 2041 y 2050. ¿Qué nos revelan estas cifras? Básicamente, que existe una brecha bastante grande entre la realidad y lo que dijeron las empresas consultadas: que alcanzarían los objetivos ‘net zero’ en 2030 o antes.

Otra las informaciones extraídas de este análisis es que la mayoría de empresas con un impulso regional hacia el ‘net zero’ proceden de Reino Unido, así como de la zona DACH (Alemania, Suiza, Austria). Sin embargo, en la encuesta se extrajo que son precisamente las compañías británicas las que menos han asumido este compromiso de descarbonización.

Como revela este informe, aparte de las numerosas contradicciones entre lo dicho y lo hecho realmente, tanto el sector privado como las administraciones deben de asumir un mayor grado de compromiso en cuanto a las políticas de descarbonización. Y, sobre todo, combatir el ‘green-hushing’ que obstaculiza los avances hacia un futuro sostenible.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

OFRECIDO POR
Cabecera

Sostenibilidad a domicilio

Marina Pinilla

El Grupo GLS lanza el programa Climate Protect para reducir y neutralizar las emisiones derivadas de su actividad.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.