Economía

Es el momento de humanizar las empresas

Venimos de un mundo laboral donde los logros, la rentabilidad y la productividad han marcado el ritmo. Sin embargo, en este contexto actual de descontento se hace más urgente que nunca poner el futuro en la agenda del presente y crear espacios de escucha profunda y de participación activa en las compañías para poder responder a las preocupaciones de los empleados.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
26
Jul
2022
empresas

Artículo

A continuación, las opiniones de cuatro CEOs distintos cuando se les pregunta qué es, para ellos, humanizar una empresa.

«No tengo claro que fuera mi papel como empresario de humanizar la empresa. Mi voluntad es asegurar el éxito empresarial con recursos humanos limitados en un contexto económico con poca margen de maniobra». (CEO de EGO, SL)

«Entiendo la preocupación por el empleado. Es un concepto que me interesa y contamos con varios procesos internos para consultar al trabajador sobre posibles mejoras de su puesto de trabajo». (CEO de PROCESSO, SL)

«Es fundamental y no se limita a la libertad de expresión, sino también en ofrecer un entorno participativo y dar las oportunidades de crecimiento profesional. Nosotros, desde luego, tenemos programas de satisfacción del empleado, con distintas vías para incentivar su trabajo y sobre todo sus resultados». (CEO de TALENTO, SL)

«Las personas están en el centro del proyecto empresarial: creemos en el desarrollo personal para fomentar la motivación intrínseca. Creamos espacios para que todos los empleados puedan opinar y de forma creativa sumar a la definición de nuestra estrategia. No nos obsesionamos con los beneficios porque sabemos que son las consecuencias de una organización saludable». (CEO de CULTURA, SL)

Necesitamos confiar en las personas porque, ya lo dijo Jean-François Zobrist, «la confianza siempre es más rentable que el control»

En estas caricaturas del líder empresarial, hemos visitado cuatro niveles de consciencia diferentes. Desde un punto de vista histórico, tienen sus razones de ser y me pregunto más bien cuáles son los prerrequisitos para abrir un nuevo campo de consciencia. Basado en mi experiencia sobre transformación cultural, destacaría tres claves:

Parar para simbolizar el acto consciente de romper con el frenesí del día a día y de la tiranía del cortoplacismo. No es casualidad que los talleres de mindfulness entren con fuerza en las empresas

Escuchar plenamente las numerosas demandas cada vez más urgentes. Los viejos incentivos basados en meritocracia van a caducar y, como bien dice Xavier Marcet: «se trata de poner el futuro en la agenda del presente».

Confiar en las personas. Viene de «con-fe», que quiere decir una total entrega a las personas (y no a medias). Las nuevas políticas internas de trabajo en remoto pospandemia son buenos casos de estudio.

Decía Jean-François Zobrist, exdirector de FAVI, que «la confianza es más rentable que el control».
A primera vista, nada que requiera un doctorado de la Harvard Business School. A la vez, se puede reconocer que no suelen ser capacidades fáciles de encontrar hoy en día en las organizaciones. El management está entre directivo, consultivo y, de vez en cuando, se acerca al participativo en los mejores de los casos. 

Humanizar, el próximo cambio de era

Venimos de un mundo laboral que podríamos presentar con una nube de palabras como: logro, rentabilidad, optimismo, productividad, desigualdad, estrategia, materialismo, consumo, meritocracia, etc. Y tenemos las entrevistas relevadoras del Episodio #4 de Ser B o No Ser: Rehumanizar las empresas que nos vuelven a contar las limitaciones, sin ser exhaustivas de este modelo empresarial, y cómo darles respuesta:

Un jefe mediocre que no confía y cómo podemos convertirlo en un manager que confíe y desarrolle sus equipos

-El nombre ya obsoleto del departamento de recursos humanos y cómo transitar hacia un departamento de talento y cultura

-Cómo crear espacios de escucha profunda y de participación activa para responder a las preocupaciones concretas como podría ser la conciliación

-Cómo capitalizar sobre los aprendizajes de la pandemia para movilizar las personas frente a la gran desmotivación derivada de la covid

-Cómo diseñar entre todos un sueño para que el estrés no forme parte de nuestro cotidiano laboral dando respuesta a este grave problema de salud pública

Los incentivos exteriores no son suficientes y, por tanto, la motivación intrínseca se convierte en una necesidad absoluta

El más allá de humanizar sería un manifiesto para naturalizar las empresas; es decir, poner todos los seres vivos en el centro de la estrategia empresarial o, como lo dijo el exCEO visionario de la famosa empresa Patagonia, Yvon Chouinard: «La Tierra es ahora nuestro único grupo de interés».

Existe hoy una llamada urgente para integrar la emergencia climática y la pérdida sin precedentes de la biodiversidad en la razón de ser empresarial y su hoja de ruta. En este sentido, cabe destacar el ejemplo francés de un grupo de empleados de varias empresas que formaron un colectivo para exigir a sus directivos decisiones concretas.

Por naturalizar las empresas entiendo también nuestra relación más íntima con la naturaleza despertada por la pandemia, lo que nos invita obviamente a una mirada hacia dentro, de crecimiento personal y de viaje interior. Recordemos la gran dimisión de Estados Unidos con sus cuatro millones de personas que dejaron su trabajo en un mes al inicio de la pandemia. Los incentivos exteriores no son suficientes y, por tanto, la motivación intrínseca se convierte en una necesidad absoluta.


Mathieu Durrande es ‘coach’ y facilitador, expertos en diseño de procesos de transformación cultural y cocreador de ‘Next Level’, un ‘serious game’ sobre la evolución de las organizaciones y Multiplicador B.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¿El fin del ESG?

Aitor Errasti

Paradójicamente, el 'fin' de estos principios llegará cuando ya no sea necesario exigirlos.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.