Siglo XXI

OFRECIDO POR
Banner

Madrid, en busca (y captura) de nómadas digitales

La eclosión del teletrabajo ha generado un nuevo perfil profesional que tiende a rotar por el mundo de forma estacional. Este fenómeno ha imbuido a las principales ciudades en una carrera por atraer y retener ese talento con innovadores servicios e infraestructuras.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
09
Mar
2022

Artículo

Viajar antes eran dos tiques: uno de llegada y otro de despedida. Sin embargo, hoy esta lógica comienza a emborronarse. Lo que antes era un «ojalá quedarse a vivir aquí» comienza a vislumbrarse como una posibilidad real para muchas personas. Las nuevas tecnologías, el auge del teletrabajo y de la flexibilidad laboral impulsado por la pandemia,  y el enriquecimiento cultural de las distintas regiones españolas han propiciado un cambio de paradigma que desafía todos los esquemas del turismo tradicional. En la actualidad, pasar largas temporadas moviéndose de un país a otro ya no es un sueño, sino una realidad.  

Al timón de esta transformación se encuentran los nómadas digitales, un grupo social formado por perfiles profesionales que, con la instauración del trabajo a distancia en la mayoría de las empresas, se han lanzado a pasar estancias prolongadas por ciudades de todo el mundo. Los números lo avalan: según una encuesta interna realizada en 2021 por la plataforma digital de alojamientos vacacionales Airbnb, el porcentaje de personas que reservan estancias de más de cuatro semanas pasó del 9% al 12% con respecto al curso anterior. Este estudio, en el que han participado más de 16.000 encuestados de países como Australia, Brasil, Canadá, Francia, México, Italia o España, también recoge que el 22% de las noches reservadas en el cuarto trimestre del año –cuando la pandemia comenzó a remitir– fueron para estancias largas. «El turismo se está dispersando; la gente quiere moverse y quedarse en los destinos. Hay un creciente interés por la vida nómada», resume Mónica Casañas, directora general de Airbnb Marketing Services. 

En el último año, el porcentaje de personas que reservan estancias de larga duración ha pasado de ser del 9% al 12% en relación a 2020

Por este motivo, las principales ciudades del mundo han iniciado una carrera por la conquista de los nómadas digitales y luchan por adaptarse a las nuevas necesidades turísticas y atraer la mayor cantidad de talento posible. 

Un nuevo modelo de turismo

Las observaciones realizadas por Casañas tuvieron lugar durante una jornada celebrada en el Madrid International Lab, donde un grupo de expertos reunidos por Ethic y Airbnb analizaron la nueva realidad a la que se enfrenta el turismo español. La premisa que sobrevoló el evento es sencilla de resumir: los nómadas digitales han llegado para quedarse, y no aprovechar la oportunidad sería quedarse atrás. Ahora falta analizar qué es lo que las ciudades pueden hacer para atraer a estos talentos. 

«Se ha consolidado un turista que viene como residente temporal, lo que hace que sea el momento de replantear nuestro modelo de turismo», apunta Sandra Carvao, chief Marketing Intelligence and Competitiveness en la Organización Mundial del Turismo (OMT). En esa competición por ser el destino ideal para estos nómadas, la ciudad de Madrid goza de un gran posicionamiento gracias a su estructura y al diseño práctico de la ciudad en lo que respecta a movilidad y servicios. Precisamente, la capital española se encuentra entre las 15 ciudades más buscadas por los nómadas digitales. «Para el 98% de los viajeros, Madrid supera las expectativas. El 17% vienen por motivos laborales y, de ellos, casi el 5% se queda definitivamente a teletrabajar», asegura Casañas, quien no duda en señalar la oferta cultural, gastronómica y arquitectónica como principales claves de éxito. Y concluye: «Estamos ante una oportunidad enorme».

Sandra Carvao (OMT): «La consolidación de un nuevo tipo de turista hace necesario replantear nuestro modelo de turismo»

«Lo que un nómada digital pide a un destino es, sobre todo, que sea lo que se conoce como ‘ciudad en 15 minutos’, un lugar donde se pueda acceder a los servicios esenciales sin necesidad de desplazarse muy lejos», explicaba por su parte Carvao, para quien esta nueva tendencia turística continuará creciendo a través de su propia segmentación y generando nuevas oportunidades que aprovechar. «Mucha gente está dejando sus trabajos porque les obligan a que sean presenciales», apuntala. 

Un parecer que también comparte el profesor Ignacio Ruiz Guerra, coordinador del Máster en Planificación y Gestión de Destinos Turísticos de la Universidad Complutense de Madrid. «Todos terminaremos convirtiéndonos en nómadas digitales», augura el experto, quien también coincide en las ventajas de Madrid como polo de atracción del nuevo tipo de viajero. «La riqueza de Madrid está en vivirla. La diversidad es un punto importantísimo, así como abrir el destino a los propios residentes», explica. El ejemplo, asegura, lo encuentra en las diferentes nacionalidades que conforman el aula del máster que imparte y en el que se hace evidente los beneficios del intercambio cultural. 

En este sentido, plataformas como Airbnb están trabajando para tejer acuerdos público-privados que permitan crear entornos lo más favorables posibles para aquellos que prolongan sus estancias en las ciudades durante meses e incluso años. Y es que los nómadas digitales han resultado ser también un impulso para las urbes en ámbitos tan esenciales como el económico, el tecnológico y de la innovación. «En los próximos años, Madrid va a ser una ciudad muy pequeña en comparación con la población de otras capitales del mundo. No vamos a crecer en cantidad, pero sí en calidad, y por eso es importante atraer a todo el talento mundial. Madrid no solo debe generar talento, sino que también tiene que atraerlo», aventura Fernando Herrero, director general de Innovación y Emprendimiento del Ayuntamiento de Madrid. 

Esta visión de futuro ha calado dentro de la Administración pública, desde donde se están destinando una buena parte de recursos a mejorar la ciudad para convertirla en un destino predilecto para estos profesionales. Todo ello bajo la premisa de que, muchas veces, quien mucho abarca, poco aprieta. Una vez más, Madrid es el claro ejemplo de esta especificación inteligente. «En Madrid no podemos ir a todas las tecnologías, así que hemos decidido especializarnos en disciplinas como la innovación alimentaria, la inteligencia artificial o las pruebas de concepto», comenta Ángel Niño, concejal delegado del Área de Innovación y Emprendimiento del consistorio madrileño, en relación a los esfuerzos del área pública por atraer, no solo a profesionales que teletrabajan, sino también a perfiles técnicos en busca del mejor ecosistema empresarial para desarrollar sus actividades. 

Los trabajadores del futuro

No cabe duda de que los nuevos «trotamundos digitales» van a seguir expandiéndose y consolidándose como un grupo de profesionales mayoritario en los próximos años.  «Movernos nos hace pensar mejor. Estamos entrando en el concepto líquido del trabajo y saliendo del concepto puramente industrial». Detrás de esta afirmación se encuentra la escritora y periodista Raquel Roca, autora del libro Knowmads. Los trabajadores del futuro. Para la experta, el proceso de digitalización es solo el germen de una nueva ruptura del concepto espacio-tiempo a la que las ciudades van a tener que dar respuesta. 

Raquel Roca: «El nómada digital es, sobre todo, un profesional, así que los mejores destinos serán aquellos que favorezcan el networking»

¿Cómo adaptarse? Roca hace hincapié en el carácter profesional, prácticamente técnico, de estas personas que buscan un lugar desde el que trabajar con total comodidad y accesibilidad a los servicios. «Por encima de cualquier cosa, el nómada digital es un profesional, así que los mejores destinos serán aquellos que favorezcan el networking», señala. Y asevera: «Madrid tiene una adaptabilidad perfecta al nómada digital». 

Con todo, el panel de expertos señalan un camino a seguir en los próximos años en el que las ciudades deberán adaptarse y facilitar nuevas maneras de vivir y trabajar. Un futuro en el que saldrá ganando aquellos lugares capaces de atraer nuevos y frescos perfiles que generen conocimiento y riqueza. Este será ahora el objetivo principal del turismo, que entra en una nueva era con la irrupción de los nómadas digitales.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.