Siglo XXI

La España Vacía se alía para atraer a los nómadas digitales

Las nuevas formas de trabajo surgidas durante la pandemia animaron a muchos a cambiar el hormigón por los prados pero, hasta ahora, la falta de infraestructuras básicas en el territorio rural había obstaculizado esta migración.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
30
Jun
2021
rural

Artículo

Durante los meses que duró el confinamiento del pasado 2020 quedó demostrado que nada tiene que ver aislarse en un estudio interior y aboardillado ubicado en el centro de la ciudad (sin apenas luz y aire fresco), que hacerlo en una casa con jardín en medio del campo. Incluso tras la eliminación de las restricciones, mantendiéndose aún la posibilidad de teletrabajar, muchos ciudadanos decidieron abandonar las grandes urbes para buscar ese espacio que les había faltado durante los meses más duros de la pandemia. Una (aparente) bocanada de aire para la España Vacía que no acabó teniendo el resultado esperado y, es que, a medida que la situación sanitaria mejoraba, la gente volvía paulatinamente a las ciudades, dejando las localidades rurales otra vez al borde de la desaparición.

Pero los pueblos no se resignan: ven en el trabajo remoto esa deseada posibilidad de repoblarse y se ponen manos a la obra para conseguirlo con numerosas iniciativas. Son conscientes de los múltiples retos que representa la España rural, entre ellos, que para poder desempeñar un empleo –aunque sea a distancia– no basta solo con tener una casa en el pueblo, sino que también se necesitan distintas infraestructuras como un espacio de trabajo, internet o una línea de transporte público. De este modo, la iniciativa Pueblos Remotos, que se autodefine como «la ruralidad conectada» o «el nuevo camino que surge de la intersección entre la nueva economía, el turismo sostenible, la digitalización y el emprendimiento», nace de la idea de mezclar la libertad y flexibilidad que da el teletrabajo con la ruralidad y el entorno para reactivar estas zonas de la España Vacía. De esta forma, busca generar un impacto socioeconómico en la comunidad local. Todo ello con la sostenibilidad como pilar, según explican: «Lejos del crecimiento sin freno y las miradas que solo consideran las métricas alcistas, queremos iniciar un movimiento que genere otra forma de pensar, actuar y trabajar».

El Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia cuenta con 10.000 millones de euros para, entre otras medidas, dotar a toda la geografía española de banda ancha ultrarrápida

Con una idea similar han nacido también otros proyectos como la Red Nacional de Pueblos Acogedores. Compuesto por 27 pequeñas localidades de menos de 5.000 habitantes, tiene como objetivo la promoción de la España rural como un destino óptimo para el trabajo en remoto, ya sea durante periodos de tiempo cortos, medios o largos. «El mundo rural ofrece unas oportunidades de teletrabajo que probablemente hasta ahora no se habían valorado. La Red de Pueblos Acogedores visibiliza las zonas rurales como entornos donde es posible vivir y trabajar, y acerca la vida rural a las personas que tienen interés en ella. Con experiencias como esta, se abren nuevos modelos que facilitan las oportunidades de trabajar en entornos rurales», expresó el director de Sostenibilidad de Red Eléctrica, Antonio Calvo Roy, durante la presentación del proyecto en El Burgo de Osma (Soria). La red también cuenta con una página web donde los futuros habitantes pueden encontrar todo tipo de información sobre las posibilidades que aporta cada pueblo: espacios de coworking, cobertura, transporte público, si hay (o no) oficina de correo, cajero o banco, farmacia, comercios, escuelas y academias, lugares de culto, espacios de ocio y, por supuesto, naturaleza.

Un tercer ejemplo del gran esfuerzo que está haciendo el entorno rural de España por atraer gente es el del Catalunya Rural Hub, que nace –explican– debido a la fuerte tendencia de emigrar de las ciudades impulsada por la covid-19 (solo en Barcelona, durante el último año, el 8% de la población ha decidido dejar la urbe). Una vez más, se trata de una iniciativa que busca llamar a los nómadas digitales a parajes únicos de la Cataluña rural, donde podrán compartir un espacio de coworking con otros perfiles y vivir las múltiples y diversas experiencias que ofrecen sus pueblos.

Desde el Gobierno Central también se impulsan proyectos para repoblar la España Vacía. Así nace el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, que cuenta con un paquete de 10.000 millones de euros con los que se pretenden aplicar un total de 130 medidas, entre ellas dotar a toda la geografía española de banda ancha ultrarrápida y 5G, tecnologías más que necesarias para poder conectarse con la oficina allá donde se quiera trabajar.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

La España vacía (pero viva)

Guadalupe Bécares

El empleo verde se configura como uno de los principales nichos de oportunidades para quienes vuelven al pueblo.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.