Innovación

Cinco proyectos que están transformando el sector de la alimentación

La gastronomía del futuro tiene por delante un camino de inmersión tecnológica y ecológica. Es el caso de las ‘foodtech’, compañías que, a través de tecnologías como la inteligencia artificial, quieren revolucionar la industria resolviendo problemas tan complejos como el desperdicio de alimentos.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
05
Oct
2021

Artículo

En la gastronomía, al igual en ámbitos como la economía, la apuesta por la innovación, la sostenibilidad y la cooperación sientan las bases del horizonte futuro. Esto es, al menos, lo que defienden desde las foodtech, compañías que no dudan en servirse de las oportunidades ofrecidas por las nuevas tecnologías  –como la inteligencia artificial o el big data– para, así, revolucionar la industria agroalimentaria. Su objetivo no es solo la modernización del sector: buscan dar solución a problemas tan complejos y dispares como el desperdicio alimentario, el cambio climático o la digitalización de la sociedad. Es en esta perspectiva donde se sitúa, por ejemplo, la elaboración de la carne sintética. Y las cifras están ahí: según señala el estudio Global Food Tech Market Analysis & Forecast, el sector que agrupa estas compañías foodtech alcanzará un valor de 225.000 millones de dólares durante en 2022.

Culinary Action On The Road surge, precisamente, para desgranar las posibilidades que encierran esta clase de compañías y aprender a aplicarlas de la forma más óptima posible. En un evento, promovido por el Basque Culinary Center e Impact Hub Madrid, la iniciativa prometió poner en contacto a inversores, emprendedores, administración pública y a referentes en innovación para su cometido. Sus ambiciones muestran también la interconexión de la economía global pues, si bien ya se ha celebrado un encuentro en Madrid, aún quedan pendientes la llegada de un road show a ciudades tan dispares como Copenhague, Biarritz, Tel Aviv y San Sebastián.

Algunas compañías prometen sustituir el plástico de un solo uso mediante la utilización de cubiertos comestibles

Uno de los principales adalides de este sector en el ámbito nacional es, hoy, MOA Foodtech, una empresa navarra que logra combinar la biotecnología y la inteligencia artificial para convertir los residuos –y subproductos– de la industria agroalimentaria en una proteína de siguiente generación con un alto valor nutricional y completamente sostenible. Suyo será el papel, además, de representar a nuestro país en la fase final de Culinary Action On The Road. Tal como señala el fundador de la compañía navarra, «queremos generar impacto en materia de alimentación saludable, de sostenibilidad y de cuidado del medio ambiente con una tecnología propia y única». MOA Foodtech es, además, la start-up que ha sido escogida entre otras cinco empresas ganadoras para representar a nuestro país en la final de Culinary Action On The Road.

No es, por tanto, el único proyecto nacional de interés. Entre estas cinco compañías es posible encontrarse proyectos foodtech como Gloop, una empresa catalana que pretende ofrecer una solución efectiva y sostenible para sustituir y eliminar el plástico de un solo uso mediante cubiertos comestibles. Lo mismo ocurre con HarBest Market, una plataforma madrileña que conecta –directamente, sin intermediarios– restaurantes con agricultores para la compra de frutas y hortalizas. Los alimentos entregados, en este caso, habrían sido recolectados 24 horas antes por agricultores locales. Otras compañías nacionales como Yurest –con un sistema que controla todas las áreas del negocio de sus clientes en tiempo real– o Biobee –compañía que ha desarrollado un microchip único para determinar la huella eléctrica de un medio biológico– destacan también con luz propia. Estas cuatro corporaciones, a su modo, también han resultado victoriosas: pasarán a formar parte del LABe, la incubadora que el Basque Culinary Centre tiene en San Sebastián para impulsar la transformación digital de la gastronomía a través de la innovación abierta.

Soluciones al sistema alimentario que, en la actualidad, son más necesarias que nunca: la contaminación producida por la agricultura y la ganadería industrial muestra cada vez más el gran impacto causado por ambos sectores. Según la FAO, la agricultura es el mayor productor de aguas residuales por volumen. A medida que se ha intensificado el uso de la tierra, los países han aumentado enormemente el uso de pesticidas sintéticos, fertilizantes y otros insumos, lo que ha ayudado a impulsar la agricultura pero a su vez, también, a erosionar el medio ambiente. Lo mismo ocurre con la ganadería, responsable del 14,5% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero –tantas como emiten los coches, trenes, barcos y aviones juntos–. Algo similar ocurre con los envases plastificados o los cubiertos de un solo uso. Las promesas de las foodtech aúnan, así, innovación y creatividad. Dos ingredientes esenciales para la comida del futuro.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.