Medio Ambiente

Cinco entrevistas clave para comprender el cambio climático

La complejidad que requiere el calentamiento global dificulta su lucha. La vida que disfrutamos, organizada a través de lo que hoy se conoce como economía fósil, está condenada a cambiar. Pero ¿podemos hacerlo sin poner en peligro la democracia y la comodidad que hoy disfrutamos? Estas entrevistas muestran las múltiples aristas de una urgencia que aumenta por momentos.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
18
Nov
2021
cambio climático

Artículo

Luchar contra el cambio climático no es sencillo. Enfrente, un adversario tan temible como etéreo: es invisible, no se puede asir y, sin embargo, golpea con la misma fuerza con la que picaría un escorpión. Los compromisos realizados por los diferentes países parecen quedar siempre cortos frente al frenético ritmo que aún tienen las emisiones y el uso de los recursos naturales. Nuestra deuda con el planeta no cesa de acumularse: a partir de la mitad del año, la humanidad ya ha consumido todo lo que la Tierra nos puede ofrecer de forma natural. Extraemos lo que necesitamos mientras agotamos, poco a poco, todas sus capacidades, volviendo su cuerpo cada vez más enjuto.

La lucha, sin embargo, no estriba solo en la dificultad de reinventar cada uno de los procesos gracias a los cuales hoy vivimos cómodamente. También es una cuestión de conocer cada uno de los recovecos de este problema que hoy nos acosa casi con la misma agresividad que el coronavirus. Este aprendizaje es parte de lo que es posible encontrar a través de las páginas de Ethic. Seleccionamos cinco entrevistas con las que poder comprender mejor uno de los grandes retos del mañana (y del presente).

Jane Fonda: «Fridays for future fue la protesta global más importante de la historia de la humanidad»

La actriz norteamericana traspasa cada poco tiempo los límites impuestos por los personajes de la gran pantalla. Fonda cuenta con una larga lista de activismo que parece chocar con la trivialidad que a veces parece reinar en Hollywood: desde su apoyo al movimiento por los derechos civiles en 1960, hasta el apoyo absoluto a los jóvenes activistas climáticos que hoy, a lo largo del globo, luchan por un futuro más justo.

Tal como explica en la propia entrevista, «el futuro de la civilización depende de cómo abordemos la crisis climática: de si somos capaces de hacer lo que la ciencia nos indica y reducir las emisiones de CO₂ a la mitad de aquí a 2030, y a cero a mediados de siglo». La urgencia, por primera vez, apela a la humanidad como un todo; no hay diferencias entre Estados. «Ya tengo casi 84 años y, para lo que me queda de vida, mi atención estará puesta en la lucha contra el cambio climático», defiende la actriz.

Al Gore: «Para resolver la crisis climática, tenemos que lidiar con la crisis democrática»

El que casi fuera presidente de Estados Unidos –y que fue, sin embargo, vicepresidente entre 1993 y 2001– no duda en unir la crisis ecológica con el rechazo a los valores democráticos que países como Hungría, China o Rusia, propugnan con sus actos cada día. La lucha contra el cambio climático es el eje central de las acciones que Gore ha seguido a lo largo de su extensa carrera política.

El ex-vicepresidente no tiene reparos en afrontar las expectativas más crudas. «Es la peor crisis desde el comienzo de la democracia. Porque con la excepción de la prevención de la guerra nuclear, esta es la única amenaza que enfrenta la humanidad y que puede llevar al final de la civilización», explicaba entonces a Ethic.

Jeffrey Sachs: «La salida de la crisis mundial solo puede ser verde y tecnológica»

El economista, declarado en varias ocasiones como una de las personas más influyentes del planeta por la revista TIME, no duda en señalar a la política como la principal razón de la lentitud en la lucha climática. Especial culpa tiene, según explica, «el tradicional poder político que ostentan las grandes petroleras».

No obstante, Sachs es optimista y, como tal, observa la actual crisis sanitaria y económica como una oportunidad histórica con la que dar la vuelta a la situación. El norteamericano espera una suerte de revolución social y económica mediante un impulso total verde y tecnológico. «El desarrollo sostenible era ya un camino inevitable, y ahora es la única salida posible a la crisis, porque el planeta nos atañe a todos. Significa que nos preocupamos no solo por nuestros ingresos, sino también por la justicia social y la sostenibilidad ambiental», defendía en la entrevista.

Terry T. Williams: «Las generaciones jóvenes quieren volver a un mundo más básico»

La escritora y activista ambiental resumía en esta entrevista gran parte de su pensamiento, esencial para la comprensión de los derroteros ecológicos norteamericanos (y, por ende, occidentales). Influenciada por el entorno del oeste americano y la árida tierra que se extiende en el Estado de Utah, Williams propone, en cierto modo, la vuelta a la vida esencial.

«Estamos intentando cambiar los sitios donde vivimos, hacerlos más familiares, más humanos; en las áreas rurales, existen más espacios para respirar, un centro de la comunidad», señalaba en sus respuestas. Es esta comunidad, según ella, lo que puede ofrecer una vuelta a las raíces de aquellos atrapados en las enormes masas de asfalto que, a veces, representan las ciudades.

Teresa Ribera: «El green deal va a jugar un papel fundamental en la reconstrucción de Europa»

cambio climático

La ministra para la Transición Ecológica del Gobierno de España recibía a Ethic en pleno confinamiento, cuando el impacto del coronavirus parecía derrumbar todas las expectativas para una transición justa y ordenada. La Agenda 2030, en ese momento, parecía imposible de alcanzar: ¿cómo promover sus metas y valores con una economía paralizada y una sociedad encerrada tras las puertas de sus casas?

La reconstrucción –aún en marcha– es vista a través de los ojos de Ribera como una oportunidad ineludible. Para ella es, casi, un imperativo moral. «La covid-19 lo que hace es reafirmar la necesidad de una economía mucho más cuidada y congruente como la que requiere un escenario de lucha contra el cambio climático; no una economía que vuelva al pasado, en la que los factores ambientales, la contaminación o los problemas que representa la economía fósil pudiera ser vista como una tentación a corto plazo», explicaba entonces.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.