Medio Ambiente

Echar raíces para crecer más alto

Voll-Damm reivindica, a través de su nueva campaña ‘El Arrepentido’, la importancia de la agricultura, la ganadería y el consumo de productos locales en el camino hacia una recuperación económica y ambiental sostenible.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
Fotograma de 'El Arrepentido'.
Fotograma de ‘El Arrepentido’.

La covid-19 azotó con toda su fuerza a una economía y a una sociedad que, inmersas en el proceso de recuperación de la crisis de 2008, brotaban vigorosas. El brusco temporal  que trajo consigo la crisis sanitaria ha dejado un paisaje que bien podría describirse como caótico. Sin embargo, tras la tormenta –aunque aún no haya llegado la calma–, nace un necesario momento de reflexión: ¿cómo volver a la antigua estabilidad? La pregunta se repite una y otra vez hasta que, en este instante de observación y reconstrucción, surge una duda reveladora: ¿Teníamos realmente un sistema realmente robusto y bien enraizado antes de la llegada de la covid-19?

La actual crisis ha desvelado un sistema frágil y altamente dependiente de industrias y mercados extranjeros y globales. Pero hay una buena noticia: tenemos la oportunidad de recomponernos en una versión mejorada de nosotros mismos. En este contexto, son cada vez más las empresas que apuestan por construir un futuro más sólido. Y Estrella Damm es una de ellas: en el último año ha consolidado su compromiso no solo con la amortiguación de los impactos de la pandemia, sino con el inicio de una recuperación resistente y resiliente echando raíces en tierra local.

En la última campaña de Voll-Damm (Arrepentido) de la saga Doble o nada, Luis Tosar arrastra a un inexperto Artur Busquets –sobrino del tuerto camarero Luis Zahera– a un viaje al rudo sector agroalimentario tradicional, sustento del bienestar humano y medioambiental de nuestro país. Una reivindicación de la tierra que pone en valor los grandes beneficios sociales, económicos y ambientales de la producción local en un contexto de especial vulnerabilidad.

Además de la soberanía alimentaria, apostar por las formas cuidadosas y lentas de tratar al campo permite construir un sistema más resiliente y con empleos de calidad. Porque, desde la huerta hasta las fruterías de barrio, el consumo local genera tres veces más riqueza en la comunidad que las grandes cadenas. De esta forma, se impulsa la creación de un ecosistema interno de generación de riqueza –tanto directa como indirecta– más independiente. Además, los cánones ecológicos y de proximidad de las producciones tradicionales se integran con el medio ambiente respetando el equilibrio de los ecosistemas y evitando las toneladas de emisiones que supone traer alimentos desde la otra parte del mundo.

Esta reivindicación se suma al afianzado compromiso de Damm con uno de los sectores clave para la supervivencia de la industria agroalimentaria y que más ha sufrido con la pandemia: la hostelería. Entre otras iniciativas, la compañía repuso los barriles de cerveza de los bares empezados antes del confinamiento de forma gratuita y facilitó la instalación de mobiliario para ampliar las terrazas. Además, la campaña Chefs ha logrado reunir a 42 de los cocineros más reconocidos a nivel nacional e internacional para defender la gastronomía española bajo el lema: «No es solo nuestro medio de vida, es nuestra manera de vivir».

Rebrotar en clave sostenible

En un mundo pospandemia, Damm tiene claro que «la sostenibilidad va a ser un vector fundamental de recuperación y crecimiento en los próximos años», en palabras del propio presidente ejecutivo de la compañía, Demetrio Carceller Arce. Los esfuerzos de la cervecera por minimizar el impacto ambiental y climático de su actividad la han llevado a convertirse en la primera empresa de bebidas del mundo en lograr la doble certificación ASI (Aluminium Stewardship Initiative): Performance Standard y Chain of Custody Standard. Estos sellos garantizan los más altos estándares ambientales, éticos y sociales en toda la cadena de aluminio, desde su producción hasta la fabricación de las latas, la elaboración de cerveza e incluso la recuperación y reciclado del envase.

Demetrio Carceller Arce: «La sostenibilidad va a ser un vector fundamental de recuperación en los próximos años»

Reafirmando su compromiso por el reciclaje y la circularidad, Damm ha colocado hasta 349 compactadores de latas en un año en la costa mediterránea. Además, ha sustituido las anillas de plástico por otras de cartón biodegradable y ha cambiado el empaquetado plástico de las cervezas por cartón procedente de bosques gestionados de forma sostenible. De esta forma, la cervecera continúa plantando la semilla de la sostenibilidad en el sector bajo la premisa de que, para que el rebrote económico sea real, va a ser imprescindible cuidar la tierra sobre la que crezca.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.