Un activo de enorme trascendencia para la sanidad pública

La aportación de las farmacias a la salud de los ciudadanos es una realidad acreditada desde hace muchos años cuya importancia ha quedado patente durante esta pandemia.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
farmacia

Estamos en un periodo enormemente complicado y difícil para la salud pública a nivel mundial. La pandemia ocasionada por la covid-19 golpea duramente tanto a la salud como a la economía, lo que hace imprescindible desarrollar el máximo de esfuerzo para vencer al virus. Estos meses de 2020 nos han mostrado la importancia de la salud pública como disciplina al servicio de la sociedad y como instrumento de los poderes públicos para ir respondiendo frente a cualquier enfermedad de dimensión global en base a los conocimientos científicos que se vayan consiguiendo paso a paso.

Todo el sistema sanitario debe responder de manera organizada bajo la dirección y coordinación de las autoridades sanitarias. Todos los esfuerzos son necesarios y útiles si se hacen bajo el enfoque y las directrices de las autoridades nacionales e internacionales.

«Tenemos la obligación de aprovechar el gran potencial de la farmacia»

En este contexto, se puede y debe considerar la aportación de las oficinas de farmacia como un recurso potencialmente útil para luchar frente a la pandemia. Para ello, es necesario definir los ámbitos de actuación, los requisitos técnicos y jurídicos necesarios, los procedimientos para la acreditación de los mismos, la conexión con las estrategias de las autoridades sanitarias, el modelo de financiación, la decisión sobre si se plantea como un modelo de participación voluntaria versus obligatoria o los procedimientos de evaluación, entre otros aspectos.

La aportación de las oficinas de farmacia a la salud de los ciudadanos en España es una realidad acreditada desde hace muchos años. Su relación estrecha con el Sistema Nacional de Salud haciendo factible el derecho de los ciudadanos a la prestación farmacéutica en cualquier rincón del país es un hecho tangible al que se unen aportaciones de enorme relevancia en ámbitos, campañas y acciones de diversa naturaleza, siempre en el campo de la salud pública.

La red que componen las más de 22.000 oficinas de farmacia españolas junto a los profesionales que prestan sus servicios en ellas, suponen un activo de enorme trascendencia y con un gran potencial para la salud poblacional que tenemos obligación de aprovechar y perfeccionar de manera continua. La presencia de las farmacias en todo el territorio español es una realidad tangible, de la que cabe destacar su contribución en los espacios rurales en los que hay carencia de otros muchos servicios públicos. La presencia de la farmacia en el medio rural español es un asunto de enorme valor.

En materia de salud pública y del resto de servicios asistenciales que pueden ampliarse en un futuro a corto y medio plazo, procede hacer una reflexión estratégica que permita poner a punto la oferta potencial de la farmacia española para ser debatida y negociada entre el colectivo y, después, con las autoridades sanitarias y con el conjunto de la sociedad. La transformación de la farmacia española tiene que hacerse desde un enfoque de refuerzo de la calidad y la excelencia del servicio farmacéutico y con una visión estratégica e integral que debe desarrollarse con un trabajo inteligente que busque el avance y la ampliación de espacios asistenciales sobre la base de la negociación y la búsqueda de la mejor calidad, eficiencia y sostenibilidad del sistema sanitario, considerando a éste como un bien social a proteger.

Finalmente, la evaluación de los avances y la reorientación de las actuaciones para acertar en los objetivos de salud, debe ser un elemento de trabajo que acompañe a la farmacia española en los próximos años. Será la mejor forma de avanzar en beneficio de toda la sociedad.


José Martínez Olmos es profesor de la Escuela Andaluza de Salud Pública y ex secretario general de Sanidad (2005-2011).

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.