Sociedad

El futuro es de las canas

Antonio Huertas e Iñaki Ortega presentan ‘La revolución de las canas’, un libro que aporta una visión constructiva y abierta a las oportunidades económicas derivadas del envejecimiento demográfico.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
12
Dic
2018
canas

Cuando le digan que aumenta la esperanza de vida en España, quite de su cabeza la imagen de un bar repleto de personas mayores jugando al dominó con un café sobre la mesa. Ha llegado la hora de hablar de la revolución de las canas.

Las previsiones de la ONU dibujan un 2050 con 420 millones de octogenarios habitando el planeta Tierra y, según la OCDE, España será el territorio más envejecido del mundo también para ese año. No hay quien pare a la esperanza de vida. ¿Qué supondrá este escenario? «Los efectos positivos de la longevidad compensan los negativos. Estamos acostumbrados a oír lo contrario, pero más gente mayor puede significar, siempre y cuando ellos lo deseen, más recursos para la economía. Hay que aprovechar las oportunidades que ofrece el envejecimiento», aseguró Iñaki Ortega, director de Deusto Business School Madrid, en la presentación del libro La revolución de las canas, del que es coautor junto a Antonio Huertas, presidente de Mapfre. En él, se explica el por quélos efectos producidos por el incremento de la longevidad propician un estímulo al crecimiento económico, y se analiza con minuciosos datos cómo ha aparecido una nueva etapa vital entre los cincuenta y los setenta años, la bautizada como la generación silver, que permitirá que millones de personas de esa edad sigan trabajando. «De nada vale vivir más si no tienes la seguridad de que vas a vivir mejor; hay que envejecer tratando de disfrutar. A partir de los 65 años uno será mayor, pero no anciano», afirmó Huertas. 

Para atisbar el nuevo paradigma que viene, los autores de este libro han acuñado el neologismo ageingnomics, que surge de la union de las palabras en inglés: envejecimiento (ageina) y economía (economic). Un concepto que engloba una visión constructiva y abierta a las oportunidades económicas que ofrece el envejecimiento demográfico. «No es posible que un país esconda a los mayores de 55 años. Es difícil verlos en la publicidad y son los que casi más consumen, no nos olvidemos que la esperanza de vida en España es de 83 años y cada año que pasa aumenta tres meses. Hay que hacer visible a esta generación porque el futuro es de canas», explicó Ortega.

esperanza vida

No se debe olvidar que, con 56 años, Steve Jobs convirtió Apple en la empresa de mayor capitalización del mundo, que la bioquímica Margarita Salas fue la primera mujer española en formar parte de la Academia de Ciencia Estadounidense con 69 años, o que Nelson Mandela llegó a ser presidente de Sudáfrica con 76. «Esta generación es muy útil y tiene que sentirlo así. Quizá estas personas tengan que trabajar a otro ritmo, pero la gran experiencia que tienen es su gran fortaleza». Con el fin de que todo ese talento y bagaje se aproveche de la mejor manera posible, ambos autores lanzaron un alegato para que todos los sectores de la sociedad se impliquen en el empoderamiento de los silver. «España debe adaptarse a esta nueva realidad del aumento de la esperanza de vida adaptando las estructuras sociales, económicas y laborales», concretó Antonio Huertas.

Tal y como destaca el Informe Mundial del Emprendimiento de 2017, los emprendedores con más de 50 años superan en número a los jóvenes. Cumplir años ya no es lo mismo que antes. De hecho, ser más mayor puede ser una oportunidad para hacer cosas nuevas. «Este país es uno de los mejores para vivir. Tenemos que aprovechar la longevidad para hacerlo también uno de los mejores para ser mayor», detalló Iñaki Ortega. ¿Puede que algún día veamos un Ministerio de los Años como ya existe en Dinamarca o Canadá? ¿Veremos incentivos para no prejubilar? Estas fueron algunas preguntas que se hicieron los autores antes de lanzar un último mensaje: «Queremos que la economía aproveche esta oportunidad manteniendo el Estado del bienestar».

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Un poquito de humor, por favor

Esther Peñas

Con su anuncio, Campofrío nos interpela a pensar sobre la sentimentalización del discurso y las fronteras del humor.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME