Diversidad

Humanizar el cuidado: un derecho de los mayores

La médico geriatra y emprendedora Ana Urrutia defiende un cambio radical en la cultura de trabajo de las residencias y en los roles de los profesionales y propone un sistema centrado en la persona.

¿QUIÉRES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 25 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
10
May
2016

Atados a la cama. Así pasan parte de sus días el 40% de las personas mayores y dependientes en España. Un porcentaje que asciende del 60 al 80% en los casos de demencia o enfermedad mental. No son datos oficiales, pero los escasos estudios disponibles concluyen que el uso de sujeciones –tanto físicas como químicas− es una práctica extendida en las residencias españolas. Mientras, en el Reino Unido o en Alemania esta medida apenas representa el 5%.

«La falta de sensibilidad y la apatía hacia las personas mayores y dependientes deriva en una falta de demanda de modelos de cuidado distintos a los actuales», denuncia la médica geriatra Ana Urrutia. «No es porque consideremos a la persona mayor más indigna –matiza− sino porque la hemos sobreprotegido: ‘¿Y si se cae?’. Hemos dado más peso a la protección y menos peso a la dignidad».

A través de la Fundación Cuidados Dignos, que ella misma creó, Urrutia está labrando una transformación profunda en el sistema de cuidados. Lo que implica un cambio de raíz en la cultura de trabajo de las instituciones sociosanitarias, en los roles de los profesionales y, en ocasiones, en la estructura física de los centros. La médica geriatra, que fue una de las speaker de Zinc Shower 2016, también ha definido un sistema de indicadores y certificación que miden el impacto en la calidad de vida de las personas: desde 2006, más de 120 centros han sido acreditados por Libera-Care.

«Antes de atar… ¿habrá otros medios, no? Alguna chica que te dé conversación o algo así. No, no me gustaría estar agarrado, no tendría libertad». El testimonio pertenece a uno de los pacientes de los centros que, hace ya 17 años, fundó la propia Urrutia, que también ha sido seleccionada como Emprendedora Social Ashoka 2016 por su trabajo desde la Fundación. «Antes trabajé en un par de residencias. Hacían cosas que no iban acorde con la forma que yo tenía de entender el cuidado. Pedí ayuda a mis padres porque tenía ilusión por hacer las cosas a mi manera de entenderlas», cuenta.

Desde entonces, reconoce que el sector ha evolucionado muchísimo. «Hace dos décadas estaba muy poco profesionalizado. Cualquiera podía abrir una casita, contratar un servicio de comidas y la atención de auxiliares y montar un centro. En ocasiones no eran ni sanitarios». «Era un modelo asilar, hotelero. Y se notan las carencias cuando el negocio está más enfocado al beneficio que a cuidar a las personas», continúa.

El modelo importado por Urrutia se hace aún más necesario en un país que envejece. Según las previsiones del INE, en 2050 habrá más de 15 millones de personas mayores de 65 años (el 36,5% de la población). Y al menos el 5,5% de ellas vivirá en una residencia. Además, la tasa de discapacidad aumenta con la edad: a los 80, más de la mitad de la población tiene problemas para realizar las actividades cotidianas.

«Aunque hayamos mejorado mucho, para generar un verdadero cambio social hay que seguir diciendo que en España sujetamos a las personas mayores, aunque esto moleste a algunos sectores», señala Urrutia, que advierte de las consecuencias de la sujeción: desde el punto de vista físico, se producen úlceras, rigidez, estreñimiento, infecciones… Y desde el psicológico, apatía, depresión, miedo, desorientación, agitación y caídas.

«No se trata de que los pacientes se adapten a las reglas del centro o del personal; hay que hacerlo al revés. Utilizar terapias no farmacológicas como musicoterapia, tener animales, jardines, estudiar la disposición de los muebles, generar espacios humanizados… El resultado de crear un espacio cálido y tener un mejor trato es que vas a necesitar sujetar muchísimo menos», añade la especialista. «El comportamiento es un sumatorio de cosas, no solo se debe a la edad o a la enfermedad. Cuando lo interpretas, eres capaz de adelantarte a una situación de peligro».

Ana Urrutia estuvo en Zinc Shower 2016, ‘el meeting show de la transformación creativa’, que se celebró durante los días 19 y 20 de mayo en el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM).

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME