Derechos Humanos

Ser niño en Sudán del Sur

Alistamiento obligatorio en los grupos armados, hambre, desnutrición y migraciones forzosas: así es la situación que viven millones de menores en el país más joven del mundo.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
20
Ago
2018
world-vision-sudan-sur

Siete años después de que Sudán del Sur ganara su dura batalla por la independencia, es uno de los países donde más difícil resulta ser niño. El brutal conflicto que se mantiene activo ha obligado a 2,5 millones de personas a huir de la nación más joven del mundo, y para finales de año se espera que la cifra supere los 3 millones. Hace siete años, el país contaba con 10,4 millones de habitantes.

«La situación de los niños es indescriptible», afirma Mesfin Loha, director del programa de World Vision en Sudán del Sur. «Intentamos centrarnos en la fortaleza, en la esperanza y la capacidad de recuperación de las personas, porque las familias necesitan todo eso para poder sobrevivir. Se aferran a la esperanza de que sus hijos tengan un futuro mejor». Sin embargo, en este momento, lo más probable es que estos niños sean explotados u obligados a luchar en un conflicto, dirigido por adultos, que afecta a sus comunidades, hogares y familias. Se estima que hay 19.000 niños soldados en Sudán del Sur, y es muy probable que la cifra real sea mucho más alta.

Más de un millón de niños menores de cinco años padecen problemas de desnutrición aguda

Para aquellos que no corren el riesgo de ser reclutados por la fuerza en grupos armados, el conflicto plantea otros problemas igualmente graves. Por ejemplo, en este momento, más de un millón de niños menores de cinco años padecen desnutrición aguda. Antes de que estallara la violencia, Sudán del Sur ya se enfrentaba a la inseguridad alimentaria y la desnutrición generalizadas, pero ahora el país está en riesgo de sufrir una crisis de hambre. Ante esta situación, los padres tienen pocas opciones y deciden migrar a otros países.

«Es desgarrador. Estos niños son el futuro de Sudán del Sur y la esperanza de este país. Se les debe permitir vivir en paz sin temer por sus vidas. Merecen tener la oportunidad de ir a la escuela y crecer bajo el cuidado y el amor de sus familias y amigos mientras luchan por sus sueños», concluye Loha.

La concienciación sobre la grave crisis humanitaria que vive Sudán del Sur es un paso importante para proteger a los niños que se encuentran en medio del conflicto. Para visibilizarlo, el actor de la serie Juego de Tronos, Liam Cunningham, se ha unido a World Vision para pedir paz y hacer un llamamiento a la comunidad internacional para que intensifique su asistencia a los 4,2 millones de niños necesitados que viven en Sudán del Sur, que se enfrentan al hambre y han sido desplazados a la fuerza por el conflicto, presenciando terribles escenas de violencia.

«No se está haciendo todo lo que se debería de hacer. No hay suficiente agua ni ayuda médica. La gente está desesperadamente necesitada», afirmaba el actor después de visitar un campamento para desplazados internos en Juba. «Sin ayuda, la situación empeorará. Estas personas necesitan ayuda ya». Miles de niños la necesitan en Sudán del Sur, y también en el norte de Uganda, lugar al que se han desplazado huyendo del conflicto –World Vision ha respondido allí a la crisis de refugiados asistiendo a 728.000 personas–. Aún así, no es suficiente, y se precisan medidas urgentes.

Eloísa Molina es coordinadora del Departamento de Comunicación de World Vision

ARTÍCULOS RELACIONADOS

La voz de los desaparecidos

Bakary Koulibaly

La pesca a pequeña escala se ha convertido en una actividad de riesgo en países como Senegal.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME