Medio Ambiente

Cuando ya no estemos: el futuro en clave de sostenibilidad

Los secretarios de Estado de Medio Ambiente y de Energía, María García Rodríguez y Daniel Navia, el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, y el periodista Iñaki Gabilondo fueron los protagonistas de la jornada ‘El futuro en clave de sostenibilidad’, organizada por ‘Ethic’, en la que también participaron representantes de las principales fuerzas políticas.

Artículo

Luis Meyer

Fotografía

Cristina Crespo Garay, Kreab
¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
26
Abr
2018
sostenibilidad
El periodista Iñaki Gabilondo y el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz

El concepto de sostenibilidad es, con toda probabilidad, uno de los más mencionados en la actualidad, y lo seguirá siendo, como poco, en lo que queda de siglo. Pero, al mismo tiempo, aún hoy cuesta delimitar los márgenes de lo que significa ser sostenible, y esto es porque no se ciñe a un parámetro concreto, sino que interconecta los principales retos a los que se enfrenta la sociedad global actual, que no son pocos.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible, firmados en el seno de Naciones Unidas por más de 200 países, son la guía más precisa de las prioridades que deben ocupar el futuro inmediato de la Humanidad: la justicia social, la erradicación del hambre y las desigualdades o la lucha contra el cambio climático, materializada en el Acuerdo de París, son algunos de los deberes fijados en calendarios que nos afectan a todos, y en muchos casos exigen esfuerzos a corto plazo. Pero a diferencia de otras etapas de nuestra Historia, todos los retos actuales están relacionados y el devenir de unos tiene consecuencias directas sobre los otros. Una persistente sequía ocasionada por el calentamiento global puede ser la espita de una guerra civil y derivar en migraciones, pobreza y hambruna, como es el caso de Siria, por ejemplo.

Un futuro sostenible, por tanto, pasa por ordenar necesariamente unos cuantos conceptos en este mundo sistémico, establecer prioridades y, sobre todo, ponerse manos a la obra con el reloj en nuestra contra. Con esta idea, Ethic ha organizado la jornada El futuro en clave de sostenibilidad, en la que representantes políticos y empresariales han debatido sobre la manera de afrontar el mayor desafío de nuestro tiempo.

«El concepto de sostenibilidad es el que incorpora todas aquellas herramientas para conservar nuestro patrimonio, y es un proceso que sigue evolucionando a medida que buscamos solución a los problemas», señaló la secretaria de Estado de Medio Ambiente, María García Rodríguez, quien asumió la apertura del evento. «En los sesenta y setenta hubo medidas correctivas, pero ha quedado claro que la política sobre medio ambiente, para resultar eficaz, debe actuar sobre las fuentes de contaminación. “Los sucesivos Gobiernos de España hemos venido trabajando con la responsabilidad de ir construyendo marcos de decisión que nos permitan incorporar el principio de sostenibilidad de las políticas públicas.
Y desde el año 2012 hemos venido trabajando y dando pasos muy importantes para mejorar la protección de nuestro medio ambiente y para desarrollar un marco normativo en materia medioambiental que permita reforzar la sostenibilidad y la seguridad jurídica con actuaciones muy importantes en materia de agua, como por ejemplo el desarrollo de toda la planificación hidrológica de cuenca; en materia de costas, con la aprobación de una nueva Ley de Costas; en materia de parques nacionales, con el impulso a la creación o ampliación de parques y a la aprobación de una nueva Ley; en materia de evaluación ambiental, y en materia de lucha contra el cambio climático”, matizó.

María García Rodríguez, secretaria de Estado de Medio Ambiente: «Una política eficaz debe actuar sobre las fuentes de contaminación»

La urgencia de la agenda marcada en el Acuerdo de París exige medidas que ya se están poniendo en marcha: en apenas 30 años, las emisiones de gases de efecto invernadero mundiales deberán haberse reducido a la mitad respecto a las de finales del siglo pasado, y eso pasa por que España, en 2030, haya logrado una reducción del 26%, como exige la Eurocámara.

futuro clave sostenibilidad

María García Rodríguez, secretaria de Estado de Medio Ambiente

En este sentido, García Rodríguez enumeró tres iniciativas de la legislatura actual: la Ley de Cambio Climático, el Pacto del agua y el impulso a una estrategia de economía circular. «La lucha contra el cambio climático es el reto más importante de la humanidad. Y en España tenemos dos conceptos muy claros: debemos descarbonizar nuestros procesos productivos, pero al mismo tiempo acompañarlo de crecimiento económico y empleo», apuntó la secretaria de Estado. El primer plan de acción cuenta con un presupuesto de 800 millones de euros y contempla las fases de producción, de diseño y consumo, así como la gestión de residuos y materias primas, la reutilización del agua, y el impulso de medidas para el empleo y la formación.

Tecnología, motor del cambio

Durante la jornada, conversaron el periodista Iñaki Gabilondo y Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol. Ambos coincidieron en que el avance tecnológico es de tal calibre que la transformación social requiere que empresas y poderes públicos pisen a fondo el acelerador ante al aluvión de cambios de modelo que se avecinan.

Iñaki Gabilondo, periodista: «Es un proceso de cambio que se adelanta a las reacciones políticas y empresariales»

«Repsol vive en una etapa frenética en la que no sabe quiénes serán sus competidores dentro de 20 años», explicó Imaz. «Nuestro modelo de negocio está cambiando de tal manera que, hoy, más del 60% de nuestra producción no es el petróleo, sino el gas. Y dentro de poco seremos proveedores de multienergía. La apuesta por un cambio energético exige muchas infraestructuras, de todo tipo, y cuando alguien invierte debe hacerlo a 20 o 25 años. ¿Cómo conjugamos un modelo competitivo con eso? Triunfarán quienes tengan visión», aseguró.

Iñaki Gabilondo le planteó cómo se dará una transición que necesariamente pasa por todas las fuentes energéticas, incluida la nuclear. «La electricidad será renovable en la medida en que se pueda», opinó Imaz. «Hay un problema en las renovables, que es la intermitencia; el viento, por ejemplo, es impredecible. Pero esto es algo que la tecnología cubrirá, seguramente en unos 25 años. Mientras tanto, habrá que seguir recurriendo al gas, las centrales nucleares y el carbón, para cubrir las intermitencias. Dicho esto, siempre debe ir acompañado de un fomento claro de las renovables. Hay apuestas equivocadas, como la de Alemania, donde el 45% de la electricidad se genera con carbón. En cuanto a las nucleares, creo que no se abrirán nuevas plantas porque requieren una fuerte inversión y sigue sin solucionarse el problema de los residuos. Pero si se cierran las que funcionan cuando son tecnológicamente viables, aumentará a corto plazo el problema de las emisiones de CO2».

Miguel Sebastián, exministro de Industria; Guillermo Mariscal, portavoz del PP en la Comisión de Energía; Rosa Martínez, diputada de Equo en el grupo de Unidos Podemos y Toni Roldán, diputado de Ciudadanos, durante la mesa de debate, moderada por María Rey

En palabras del periodista, «es un proceso de cambio que se adelanta a reacciones políticas y empresariales». Según el consejero delegado de Repsol, en España sí se está dando una transición hacia las renovables y el gas natural, en vista de los resultados: «Hemos reducido nuestras emisiones un 25% respecto a 2005; Alemania un 3% y Estados Unidos un 13%. No estamos haciéndolo tan mal como algunos quieren creer. Creo que tenemos tiempo pero, por otro lado, no hay tiempo para quedarse quietos. Y eso nos incluye a nosotros, el sector privado».

Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol: «El 14% de nuestros inversores institucionales son fondos que solo invierten con criterios sostenibles»

A este respecto, Imaz dio algunos ejemplos de las iniciativas de la compañía en los últimos años: «En 2017, fuimos la primera empresa europea de gas que emitió bonos verdes, destinados a financiar las inversiones en nuestras refinerías y plantas químicas y reducir las emisiones de CO2. El 14% de nuestros inversores institucionales son fondos que solo invierten con criterios sostenibles, y eso no sería así si no vieran en nosotros transparencia e iniciativa para cambiar las cosas. Desde 2012, en todas nuestras empresas, una parte del salario variable está relacionado con las emisiones de CO2 de sus plantas, y eso les obliga a optimizar sus procesos, por ejemplo, en la liberación de metano. También llevamos a cabo proyectos de captura, almacenamiento y reutilización de CO2. En nuestra planta de Puertollano ya lo estamos usando como materia prima». Y concluyó con una reflexión: «No creo que se acabe con el petróleo porque, en 2050, más de la mitad de sus usos no generará CO2. No olvidemos que es mucho más que un combustible. Esta silla en la que estoy sentado ahora está fabricada con plástico proveniente del petróleo».

Autoconsumo, ¿solución inmediata?

Durante la jornada, representantes de las principales fuerzas políticas se sentaron en una mesa de debate, moderada por la periodista María Rey. Los políticos abordaron asuntos de gran calado, como el polémico impuesto al sol, que grava el autoconsumo, una medida que se incentiva en muchos países –y que, para muchos expertos sería una solución para combatir los gases de efecto invernadero– o la pobreza energética, germen de desigualdades en nuestro país. «Técnicamente, es obvio que cuanto menos se desplace la energía menos costes produce», señaló Guillermo Mariscal, portavoz del PP en la Comisión de Energía. «Como responsable político, debo garantizar que las líneas que llevan electricidad de un lugar a otro van a costar lo mismo, independientemente de dónde te encuentres. Si fomentamos el abastecimiento propio y eso supone que haya gente que se desconecte de la red, esa red la pagarán solo unos pocos, y subirán los costes. Eso rompería el principio de solidaridad».

Guillermo Mariscal, portavoz del PP en la Comisión de Energía: «El autoabastecimiento podría romper el principio de solidaridad»

En este sentido, Miguel Sebastián, exministro de Industria, Turismo y Comercio entre 2008 y 2011 durante la legislatura del PSOE, apuntó: «Esta problemática debería estar ya reflejada en un pacto energético, y vamos tarde. Nos juntamos hace 10 años los principales partidos, y aún no se ha puesto en marcha. Hay cosas que no pudieron hacerse con la crisis, y ahora sí podríamos, como establecer un marco que incentive el almacenamiento de energía, o implantar medidas para fomentar el ahorro en edificios públicos: de los más de 2.000 que tenemos en España, solo las aplicamos en dos, y eso que no cuesta dinero, ya que se compensa con el ahorro energético».

Miguel Sebastián, exministro de Industria: «Debería establecerse un marco que incentive el almacenamiento de energía»

El exministro es consciente de que la clave del autoabastecimiento es la energía fotovoltaica, para muchos, un sector maltratado en nuestro país. Sebastián apunta, a modo de autocrítica: «Nos equivocamos, fuimos demasiado rápido. Hicimos la apuesta por la energía solar cuando aún era cara. Ahora, con la reducción de costes de hasta un 70% nos estamos equivocando, creo, por justo lo contrario: por ir demasiado lentos. Deberíamos apostar más por el autoabastecimiento, porque además tenemos un problema de interconexión con redes internacionales». Y concluyó: «La política energética y de sostenibilidad debe ir en esa dirección. Debemos ser productivos, dejar de estar endeudados, y apostar más por el ahorro. Pensar más en las generaciones futuras».

Toni Roldán, diputado de Ciudadanos: «La población no es consciente de la gravedad del cambio climático»

Precisamente, el diputado de Ciudadanos y portavoz de Economía, Toni Roldán, señaló a una crisis intergeneracional: «En España había un acuerdo desde la Transición en el que se pagaban las pensiones de los mayores y se financiaba la educación de los jóvenes. Ese pacto implícito se está rompiendo, y si hablamos de políticas públicas sostenibles, debemos referirnos a él. ¿Y por dónde se está rompiendo? Primero, por un sistema laboral que está precarizando a nuestros trabajadores jóvenes y que hace que este pacto intergeneracional sea difícil de sostener en el tiempo, sencillamente, porque los jóvenes no pueden mantener la vida que tuvieron sus padres. Por ejemplo, en España, hoy, es una heroicidad tener hijos. Las políticas de conciliación son del pleistoceno y los jóvenes, en los últimos años de crisis, han perdido hasta un 20% de poder adquisitivo».

Daniel Navia, secretario de Estado de Energía

Roldán reclamó una mayor implicación política en los retos de cambio climático. O, al menos, una mayor interacción con la sociedad: «La población en España no es consciente de la gravedad del cambio climático y la situación en que nos encontramos. Nuestros hijos se enfrentarán a emigraciones masivas, sequías brutales, a guerras como consecuencia del cambio climático, deforestación… Va a afectar de una forma casi estructural a todo el sistema de nuestro funcionamiento económico. Desde la política, debemos hacer un trabajo mucho más grande de concienciación. Tomar las riendas y liderar el proceso a nivel internacional, como ya hacen gobernantes de otros países». Y zanjó: «Pero no hay ni que quedarse con la postura más conservadora, que se resiste al cambio, ni con la más extremista, que pretende hacerlo de manera radical, y basarse casi exclusivamente en las subvenciones. Se puede crecer de forma sostenible, porque las tecnologías son más baratas. Y no lo podemos hacer sin contar con el sector privado y todo lo que puede aportar. Esto es un reto de todos».

Rosa Martínez, diputada de Equo en el grupo de Unidos Podemos: «Las mujeres son más vulnerables a los efectos del cambio climático»

Rosa Martínez, diputada de Equo en el grupo de Unidos Podemos, también subrayó que el papel conjunto de los sectores público y privado es imprescindible, pero reclamó mayor hincapié en conceptos como igualdad y justicia social a la hora de diseñar un futuro sostenible: «Estamos en los albores del siglo XXI con muchos de los procesos vitales del planeta a punto de colapsar, con una desigualdad creciente e inaceptable a todos lo niveles entres países, pero también dentro de los propios países desarrollados. A muchas de estas situaciones se ha llegado actuando a espaldas de las mujeres. El cambio climático, como todas las variables de desigualdad, afecta más a las mujeres, y no solo en los países empobrecidos, en los que ellas tienen más posibilidades de morir por desastres naturales. Las mujeres son más pobres y más vulnerables».

Pablo Blázquez, director de Ethic

La coportavoz da su visión de un país más sostenible: «Necesitamos una economía que tenga en cuenta los límites del planeta, no solo en las cuestiones energéticas, sino también los materiales: cómo producimos la alimentación, cómo nos vestimos… Para asegurar los derechos de las personas. El Estado de bienestar, la justicia social, los servicios públicos, deben ser prioritarios. Un país que entienda su propio desarrollo, su propio progreso, desde la solidaridad. Y no limitar la sostenibilidad a nuestro mundo verde lleno de molinos, mientras usamos otras partes del mundo como nuestros vertederos. La desigualdad no debe quedarse al otro lado de las fronteras. Para que la sostenibilidad sea tal, debe ser para todos. Muchos problemas ambientales es porque hemos devastado los recursos naturales de otros».

Daniel Navia, secretario de Estado de Energía: «Es un desafío, pero también una oportunidad»

El secretario de Estado de Energía, Daniel Navia, cerró la jornada, precisamente, con unas directrices sobre cómo introducir a nuestro país en una senda más sostenible: «Para un pacto energético tenemos que ser claros y transparentes en el objetivo, y saber que la prioridad es la lucha contra el cambio climático y, por lo tanto, hay que atacar lo fundamental, que son los gases de efecto invernadero. Es un objetivo definido, medible, y con un panel de expertos en Naciones Unidas que supervisan y marcan los calendarios. Si nos centramos en esto, facilitaremos el acuerdo. Las renovables, la electrificación o la eficiencia energética deberían verse como herramientas, no como objetivos, y a veces se confunden. El fin es superar retos locales, como la calidad del aire de las ciudades, y globales, como el cambio climático, un desafío de primer orden por su duración en el tiempo, y porque afectará a todo el planeta y a multitud de generaciones».

Navia concluyó con una llamada a la transparencia: «Hay que transmitir al público los costes de los esfuerzos y, al mismo tiempo, hacer ver a la ciudadanía que merece la pena. Un parámetro clave que a día de hoy no forma parte del debate público español es el coste de reducción por tonelada de CO2 de las distintas alternativas de políticas energéticas. Eso deben conocerlo los ciudadanos, y a la vez, convencerles de que es necesario y merece la pena, no solo para el medio ambiente, sino para nuestra propia economía y desarrollo como sociedad. Es un desafío, y aunque es un tópico muy manido, también tenemos que verlo como una oportunidad».

El encuentro, que tuvo lugar en Medialab-Prado, escenifica otro desafío al que siempre apelamos desde Ethic: la necesidad de construir puentes entre los distintos actores sociales. «Los retos que tenemos por delante son complejísimos. O aprendemos a trabajar unidos y a establecer alianzas o realmente va a ser muy difícil que podamos superarlos. Juntos es como impulsaremos cambios positivos y un progreso social y económico sostenible», recalcó Pablo Blázquez, director de Ethic.

En el próximo número en papel de Ethic se publicará un amplio resumen de la conversación entre Josu Jon Imaz e Iñaki Gabilondo

Galería: las mejores imágenes del encuentro El futuro en clave de sostenibilidad

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME