Internacional

«El proteccionismo siempre conlleva más pobreza»

«No tendríamos un Trump ni un Brexit si la crisis financiera de 2008 no hubiera ocurrido», asegura el ex vice primer ministro del Gobierno británico Nick Clegg.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
18
Sep
2017

En 2016, el mundo dio más vueltas de lo acostumbrado. Los libros de Historia contemplarán, al menos, dos sucesos políticos de indudable calado: el desgaje de Reino Unido de la Unión Europea y la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca. Las dos grandes potencias del siglo XX, Estados Unidos y Gran Bretaña, artífices del orden liberal internacional, son las mismas que ahora lo subvierten, con un retorno a políticas proteccionistas.

«No tendríamos un Trump ni un Brexit ni un auge de políticas de extrema derecha si la crisis de 2008 no hubiera ocurrido». Nick Clegg, ex vice primer ministro del Gobierno británico, no duda en catalogar la hecatombe financiera como punto de inflexión de este giro de timón de la geopolítica mundial. Según el político, «la crisis ha generado un rechazo de la ciudadanía hacia la globalización y ha llevado a la búsqueda de nuevas identidades y espacios ‘controlables’».

«No tendríamos un Trump ni un Brexit si la crisis financiera de 2008 no hubiera ocurrido»

«La historia nos ha enseñado que el proteccionismo siempre conlleva más pobreza y más divisiones entre naciones», ha declarado el político británico, miembro del Partido Liberal Demócrata del Reino Unido, durante una conferencia en Madrid organizada por Esade y Kreab. «Frente al proteccionismo errático de Donald Trump y el surgimiento de China o India como próximos líderes del multilateralismo, la Unión Europea tiene una oportunidad que no puede desaprovechar. Para evitar la complacencia y restaurar la estabilidad de nuestras democracias, debemos focalizar nuestro trabajo en lo sustancial, no en lo simbólico: debemos superar los profundos desequilibrios en la zona euro, entre el Norte acreedor y el Sur deudor; debemos avanzar hacia un nuevo diseño político, económico, financiero y fiscal», ha expuesto Clegg, aunque, ha asegurado, «sería más fácil de conseguir si Reino Unido fuera aún parte del proyecto».

No debemos olvidar, ha recordado el político, cuán joven es la Unión Europea todavía. «No debemos ser impacientes y presionar demasiado el proyecto europeo, pretender que somos una sola entidad democrática». En este sentido, «es posible deshacerse de las fronteras exteriores y mantener las interiores, o lo contrario; pero lo que no es viable es prescindir de ambas: debemos aceptar que la Unión Europea es una entidad híbrida por naturaleza».

Ese sueño inicial de un continente sin fronteras, integrado política y económicamente es, según el experto, un proyecto «inconcluso», algo que se ve reflejado en la crisis de refugiados, «que ha revelado un gran vacío en cómo fue diseñada la Unión».

«El separatismo nunca es la respuesta»

Preguntado por el referéndum de Cataluña, el político ha expresado que «el separatismo nunca es la respuesta». «Simplemente no creo que ninguno de los grandes desafíos a los que nos enfrentamos pueda solucionarse separando a la gente», ha explicado. «Creo que al igual que se puede ser una familia de naciones dentro de la Unión Europea sin perder la identidad nacional, se puede ser una familia de naciones dentro de un Estado unitario sin por ello perder ningún tipo de identidad», ha expresado.

«La crisis de refugiados ha revelado que la Unión Europea es un proyecto inconcluso»

El ex viceprimer ministro ha hablado desde su experiencia en la organización del referéndum de independencia de Escocia de 2014, que tuvo lugar durante su etapa en el Gobierno de David Cameron. No obstante, ha recalcado que la votación sobre Escocia se produjo en «un contexto totalmente distinto» a Cataluña, por lo que no son comparables. Clegg ha querido remarcar que, «ante un asunto doméstico tan delicado, cuanto menos digan los políticos internacionales, mejor».

Este encuentro se ha desarrollado en el marco de la presentación de la segunda edición del programa ‘Agenda pública: poder y contrapoder’, impartido por Esade y Kreab. Nick Clegg ha compartido mesa con junto al ex secretario general de la OTAN Javier Solana, presidente de ESADEgeo-Center for Global Economy and Geopolitics.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME