Opinión

De la política de bandos a la política de pactos

Ha llegado el momento de impulsar una política de pactos que modernice una España en la que no debe haber espacio ni para la corrupción, ni para la impunidad ni para el sectarismo.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
27
Jun
2016

Artículo

Del 20D al 26J. Seis meses para llegar al mismo punto. Seis meses en los que nuestros representantes políticos –los ‘viejos’ y los ‘nuevos’– se han mostrado incapaces de hacer lo mejor para España, que no era otra cosa que formar un gobierno a la altura de las circunstancias. Seis meses que han concluido con una campaña electoral surrealista en la que los discursos desde las barricadas se entremezclaban con charlas simpáticas en la cocina de Bertín Osborne. Todo para eclipsar y sustituir lo verdaderamente importante: el debate en torno a las propuestas. Y al final, como siempre, la factura nos la han pasado a todos los españoles: 160 millones de euros nos han costado estas segundas elecciones. ¿Y para qué? Para llegar, si no al mismo lugar, sí a uno muy parecido. Sin regeneración la estabilidad política no será posible. Ha llegado el momento de superar de una vez por todas la política de bandos e impulsar una política de pactos que modernice una España en la que no debe haber espacio ni para la corrupción, ni para la impunidad ni para el sectarismo.

Mientras que en países como Finlandia, Dinamarca o Alemania las coaliciones de gobierno están a la orden del día, en España existe un guerracivilismo enfermizo que frena cualquier posibilidad de regeneración y cambio. De las sedes de nuestros principales partidos políticos emergen infinidad de enfrentamientos artificiales, muy rentables electoralmente, pero que, tal y como me dijo Manuela Carmena tras el 20D, nada tienen que ver con los problemas de los ciudadanos.

Los ciudadanos en España hace tiempo que alcanzamos la mayoría de edad. Ahora es el turno de nuestros políticos. Ya está bien de criminalizar al adversario político. Ya está bien de despertar las más bajas pasiones y dividir España en buenos y malos. Vivimos un momento excepcional, en el que los populismos –de uno y otro signo- están haciendo estragos, como estamos viendo en Grecia o en Reino Unido. Necesitamos políticos a la altura de la circunstancias.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Punto final

Juan José Almagro

Agotados por los golpes de las múltiples crisis y en medio de la incertidumbre absoluta, ¿podemos mantener la esperanza?

The Land of the Free

Iñaki Domínguez

A pesar de su aparente querencia por la libertad, Estados Unidos constituye uno de los países menos libres de Occidente.

La canción del destino

Luis Suárez Mariño

El miedo a nuestras pulsiones más oscuras no nos debe hacer renegar de nuestra propia naturaleza.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.