Derechos Humanos

Vendidos a 'inversores' sin escrúpulos

En los países pobres, cada seis días se vende una superficie equivalente al tamaño de Madrid. En Valle del Polochic, 769 familias fueron desalojadas violentamente de las tierras en las que vivían.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
11
Feb
2013

Con el objetivo de detener el acaparamiento de tierras en países pobres por parte de especuladores, Intermón  Oxfam ha lanzado una campaña  en la que reproduce, a través de fotografías, los edificios y monumentos más emblemáticos del mundo con un cartel en el que puede leerse ‘Vendidos a inversores sin escrúpulos’.

En las imágenes, se pueden ver edificios tan conocidos como el Lincoln Memorial de Washington, la Opera de Sidney, el Atomium de Bruselas, la Sagrada Familia, la Alhambra o el Museo del Prado, según señalan los promotores de la iniciativa.

Con esta acción, se quiere llamar la atención sobre el problema del acaparamiento de tierras en los países en desarrollo, tierras que son vendidas a inversores que, en muchos casos, violan derechos humanos, expulsan a las comunidades y destruyen la forma de vida de las poblaciones.

Según la ONG, en los países pobres, cada seis días se vende una superficie de terreno del tamaño equivalente a toda el área metropolitana de Madrid –1.700 km2– a inversores extranjeros y se calcula que, en la última década, se vendió una extensión equivalente a cuatro veces el tamaño de España, una superficie en la que se podrían cultivar alimentos para 1.000 millones de personas.

Por ello, pide al Banco Mundial que suspenda de forma temporal las inversiones en tierras agrícolas para revisar sus recomendaciones a los países en desarrollo, contribuir a establecer normas para los inversores e introducir políticas sólidas para frenar el acaparamiento de tierras.

La Opera de Sidney "vendida a inversores sin escrúpulos". Es parte de la campaña para detener el acaparamiento de tierras que Oxfam está llevando a cabo.

Oxfam señala que «un ejemplo claro» sobre las consecuencias de este acaparamiento de tierras destinado a la producción de monocultivos para la exportación o a la producción de agrocombustibles es el caso del Valle del Polochic (Guatemala), donde 769 familias fueron desalojadas violentamente de las tierras que ocupaban y actualmente, casi dos años después, siguen viviendo en condiciones de miseria, sin casas ni tierras donde cultivar.

Por ello, Oxfam, junto con organizaciones campesinas de Guatemala y otros países de América Latina y con el apoyo de figuras internacionales como la Premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú, han pedido al presidente de Guatemala que cumpla sus compromisos y devuelva la tierra a las familias desalojadas. Organizaciones de países como México, Perú, Nicaragua, El Salvador o Brasil, entre otros, se han sumado a esta petición.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

La necesidad de ser justos

Cristina Sánchez

Los derechos humanos construyen la imagen de nuestra sociedad en torno a la vida, la educación, la salud y la libertad.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.