Responsabilidad y racionalidad frente al envite independentista

etica-referendum-cataluna

«La consecución de un fin lícito se ha manejado desde el sentimiento, atropellando de manera flagrante la razón»

«El Gobierno ha imprecado la defensa de la legalidad desde una postura vergonzante, esperando que fueran los tribunales quienes dieran la cara por ellos»

«Que la prudencia, la templanza y la justicia conformen la conciencia de toda la sociedad es lo que evita fatales desenlaces»

Comparte este artículo

Con frecuencia escuchamos hablar de misión, visión y valores referidos al ámbito empresarial, pero esos términos juegan también un importante papel a nivel personal, social y político. La misión determina a dónde queremos llegar individualmente, como grupo social o político, y la visión se refiere más al camino concreto que pretendemos recorrer, a la imagen –proyectada en el futuro– sobre las dificultades, momentos brillantes y diferentes hitos que iremos encontrando en el camino. Ambas –misión y visión– nos inspiran e incentivan; nos ayudan a establecer los medios y la estrategia para conseguir el fin.

Por desgracia vemos no pocos fracasos vitales, sociales y políticos. En unos casos, porque falte una determinación precisa de la misión (el fin propuesto), de la visión (cómo llegar a conseguir ese fin) o de los valores que han de presidir el comportamiento de la persona o grupo para alcanzar el fin propuesto.

Viendo cómo transcurren actualmente las cosas en nuestro país, también en Europa y en el mundo en general y partiendo de las lecciones que nos enseña la Historia, creo que antes de relegar los valores al último punto de la cuestión deberíamos, sino primar los mismos sobre la misión y visión que nos hayamos propuesto personalmente o como sociedad, sí pasar por su tamiz desde el principio la misión propuesta y el itinerario previsto para su consecución.

Estos últimos meses hemos visto cómo se ha explicitado la misión de un grupo social y político: aquellos que defienden la construcción de un estado catalán independiente. Dicha misión, desde luego, resulta en sí misma lícita y defendible. Ahora bien, ¿qué camino seguir para alcanzar el fin? ¿Es lícito emplear cualquier medio para lograr dicho objetivo?

Viendo el itinerario recorrido, estaremos de acuerdo, al menos quienes veamos la cuestión alejados de cualquier sentimentalismo, que precisamente la consecución de ese fin lícito se ha manejado desde el sentimiento, atropellando de manera flagrante la razón.

Por otra parte también convendremos que el legítimo gobierno del Estado ha dejado pudrirse la cuestión hasta el último momento, no ha presentado misión alguna alternativa, sino que, por el contrario, ha ninguneado dichos sentimientos legítimos (sin más resultado que exacerbar los ánimos de aquellos que, movidos por ese sentimiento, tenían una misión y visión de las cosas clara y manifestada desde hace no ya meses, sino años) imprecando, en una letanía cansina, la defensa de la legalidad desde una postura vergonzante –poniéndose de lado–, esperando que fueran los tribunales, fiscales y cuerpos y fuerzas de seguridad quienes dieran la cara por ellos.

¿Tiene algo que decir la ética, frente a la actitud de unos y de otros?

Mientras que desde un punto de vista kantiano el evidente asalto a la legalidad por parte de los nacionalistas, violentando la Constitución y el Estatuto que los legitima, el Reglamento del Parlamento de Cataluña y las propias reglas que ellos mismos se dieron para que el llamado referéndum tuviera un mínimo de garantías, sería rechazable según la máxima «el fin nunca justifica los medios»; para la ética utilitarista, el uso de medios ilegales sería éticamente aceptable si su resultado produjese mejores consecuencias para los ciudadanos.

Posiblemente, llevadas ambas posturas a sus últimas consecuencias –que es precisamente lo que han hecho los representantes políticos de uno y otro lado–, entenderemos que ni una ni otra son justas; que precisamente lo que exigiría la Justicia sería establecer frente a ambas posiciones maximalistas ciertos límites: desde una parte, el respeto de los derechos de un porcentaje importante de la población a la libertad de expresión, manifestación, etcétera; desde otra; el respeto y reconocimiento de los sentimientos legítimos de un grupo muy numeroso de la población.

Aun fijando límites, podemos preguntarnos: ¿Qué es más preferible, una ética de la convicción como la kantiana, con un mínimo de responsabilidad, o una ética de la responsabilidad como la utilitarista, que considera que el criterio último para decidir ha de fundamentarse en la consecuencia de la acción? Quizás, la respuesta ya la dio siglos atrás Aristóteles: «In medio virtus».

Lo deseable sería actuar guiados por el raciocinio, y dicha racionalidad debería de estar guiada por la prudencia: la capacidad de pensar, ante cualquier acontecimiento, sobre los riesgos posibles que estos conllevan, y adecuar o modificar la conducta para no recibir o producir perjuicios innecesarios; la templanza: la moderación o equilibrio en el uso de los medios a nuestro alcance para alcanzar los fines propuestos; la justicia: actuando con respeto a la verdad y dando a cada uno lo suyo; y la fortaleza: firmeza para vencer el temor y huir de la temeridad. Que la acción política esté guiada por estas virtudes es lo que finalmente hace a las sociedades más prosperas y a sus ciudadanos libres e iguales y que dichas virtudes conformen la conciencia de toda la sociedad es lo que evita fatales desenlaces.

Precisamente, prescindir de la racionalidad y de estas virtudes cardinales que conforman el comportamiento más deseable es lo que filosóficamente hizo Nietzsche al considerar el racionalismo como un síntoma de decadencia. Para el filósofo germano es decadente todo aquello que se opone al existir instintivo y biológico del hombre. Nietzsche afirmó la necesidad de crear valores nuevos que debían reemplazar los tradicionales, y su discusión sobre esta posibilidad evolucionó hasta configurar su idea del ‘superhombre’.

La oposición de lo racional con el error es rechazada por Nietzsche alegando la existencia de errores irrefutables y verdades contradictorias. Partiendo de esa consideración, Nietzsche atacó el positivismo-racionalista que con tanto éxito se consolidó tras la revolución francesa.

Nietzsche niega los ideales apolíneos (Apolo es el dios del Sol, la claridad, la música y la poesía; era descrito como el dios de la divina distancia, que amenazaba o protegía desde lo alto de los cielos, siendo identificado con la luz de la verdad); y reclama el triunfo de los ideales dionisíacos (Dioniso es el dios del vino y de la fauna; se le asocia el éxtasis y la intoxicación), mediante la utilización metafórica del lenguaje, de tal manera que cada cual pueda expresar su propia verdad. Esto y no otra cosa es lo que han hecho las dictaduras del siglo XX y lo que siguen haciendo hoy los nacionalismos identitarios y excluyentes de uno u otro pelaje.

Si la idea nacionalista es en sí válida y defendible, y la misión de conseguirla puede ser un ideal válido, el llegar a ella por un camino que deja de lado el más elemental respeto a la ley y maneja el lenguaje manipulando el genuino sentido de algunas palabras como democracia o libertad, es desde luego rechazable, como rechazable sería el resultado final de conseguirlo, si ello supone hacerlo pisoteando los derechos de los demás y tachando (otra vez más manipulando en lenguaje) de fascistas a quienes no comulgan con ese ideal.

Qué decir del gobierno del Estado, anclado en una ética de la convicción sin responsabilidad, sin una misión ni una visión de lo que quiere que sea España ni en un futuro próximo, ni a medio y largo plazo.

Como concluyó el propio Weber: «La ética de la convicción y la ética de la responsabilidad no son contradictorias, y por el contrario se completan mutuamente y constituyen en conjunto al hombre auténtico, es decir un hombre que puede aspirar a la “vo­cación política”».

¿Contamos hoy entre la clase política con dicha clase de hombres o más bien con ciegos que guían a otros ciegos?

Luis Suárez Mariño es abogado, mediador y experto en responsabilidad social corporativa y compliance penal.


COMENTARIOS

  1. La etica?? En todo caso cabe preguntarse si la violencia de Unos se responde con la violencia de los otros



  2. Adeuuu


  3. ETICOOOO PUAGGGG


  4. El separatismo catalán es lo mas parecido a los seguidores de Hitlerianos, son superiores a todos los demás, deciden qué es legal y qué no lo es, son una raza exclusiva que menosprecian a los demás, y encima existen tontosdelhaba que, sin saber de qué hablan, les dan la razón


    • El separatismo catalan lo ha fundado la misma españa!!


    • Por desgracia parece que van por ese camino
      Y el gobierno del PP van por el mismo camino


  5. Opina Hårek! No solo comparte…jjjj


  6. Votar no es ilegal siempre que las elecciones sean legales. En este momento en Cataluña hay un golpe de Estado y quien gobierna es la CUP. Si tantas ganas hay de votar deberían haber convocado nuevas elecciones y ver el número de votos (no de diputados) que sacan. Con todas las irregularidades habidas sólo han justificado el si de un tercio de la población catalana con derecho a voto. No creo que la opinión de un 33% tenga que prevalecer frente al 66% restante. Para declarar un independencia legal hace falta mucho más.


    • Ha qui estamos todos los grupos Independentista..i apoliticos k queremos ls independecia!


  7. Otro que piensa que votar puede ser ilegal?


  8. Ya se supone que los medios no han sido los correctos, pero el fin tampoco es licito: me separo de otros territorios hispanicos, porque supongo que son chusma y me atribuyo la posesion del territorio. Esto es racismo, mas o menos psicotico, y hacer el papel de Cain. Es lo que hizo Croacia en 1941 a serbios, judios y gitanos.


    • Y quien te ha dicho a ti que ese territorio no es de los catalanes que viven alli? O acaso el terreno donde construyes tu casa pertenece al estado? Con el territorio publico pasa igual, pertenece a municipios o a la comunidad


    • Los derechod son de las oersonas, no del suelo. Y el suelo es de quien lo pisa. Las tesis indeompendentistas son una regresion indigna de Europa.


    • El racismo es de una minoría nacional o de la nación mayoritaria que quiere imponer su “yo”?
      Quien es el supremacista?
      Opinar desde el ABC, El Mundo y la Razón, es no tener pajolera idea de lo que pasa en Cataluña


  9. Que cansancio de catalanes siempre de víctimas, cuando son los más privilegiados de España junto con los vascos, no hacen nada más que mentir de lo que les hace España, vergüenza de como se comportan los independentistas que se vayan a tomar el aire y los que no cumplan la ley a la cárcel, que asco de independencia


    • Y que maravilla de dependencia, no? Es tan guay ser español…


    • El emoticón fue un desliz del dedo. No puedo estar mas en desacuerdo.


    • Estáis en España y si eres español,y si no te gusta hay aproximadamente 3700 kilómetros de Costa para salir


    • Te olvidas k siy catalan y lucho por mi tierra..


    • Reino de aragon


  10. Si el Gobierno hubiera activado a su debido tiempo, una de las 3 opciones legales de las que dispone, el Articulo 155 de la Constitución, la Ley 36 de la Seguridad Nacional y/ o el Estado de Sitio, es posible que se hubiera evitado la intervención de la Policía Nacional. Misión y competencias transferidas a los Mossos y que estos desobedeciendo las ordenes judiciales, cobardemente recularon, se hicieron pasar por “polis buenos” y le colocarón el “marrón” a la Nacional.


  11. Entonces según este señor el supremacismo etnicista es éticamente “un fin lícito”? Pedaso pensador que acabo de descubrir. Cientos de pensadores occidentales en los ’40s y ’50s escribiendo bajo el impacto de las consecuencias del etnicismo, el nacionalismo, sus liderazgos carismáticos y los transportes emocionales de sus masas subyugadas por el amor a la nación entendido como odio y sentimiento de superioridad … para que ahora el pensamiento feble nos descubra la licitud ética del etnicismo. Vaya. Qué profundo. Profundamente repugnante.


    • Diga usted lo que quiera, pero el odio yo sólo lo veo por un lado y superioridad moral la que usted destila en sus palabras.


    • Quedo impresionado por su rotundidad argumental, tan clarificadora.


    • Joaquin…imagino que eres consciente de que estás haciendo un retrato de la españolidad…


    • Sr. Domenech, soy sel todo consciente de que defiendo la civilización frente a la tribu. La teoría constitucional moderna es de una matriz compartida en todo Occidente tras los horrrores -aparentemente olvidados- que generó el nacionalismo. Le desafío a que exponga una alternativa cuya última ratio no sea el supremacialsmo etnicista o religioso. (De Vd por favor, no hemos tenido el gusto de compartir mesa). Atte.


    • El nacionalismo español es el unico que niega la cultura e identidad del resto. Nacionalista etnico usted. Jamas un cataln nego la nacion castellana o vasca. Ustedes niegan ambas.


    • Sr. Feuilly, Todavía no he dicho apenas nada o quizá nada en absoluto que no pueda ser defendido por un firme defensor de Kelsen. Descuide. Entiendo que para el nacionalista y para el fanático religioso los puntos de referencia de quien no lo es suelen ser o bien incomprensibles por ser de un candidato a la manipulación y el robo mientras se “hace nación” o bien los de un perro sin religión aspirante al degüello. No esperaba una respuesta ni más inteligente ni más civilizada que una burda descalificación personal. Atte.


  12. Cierto que es ilegal desde la legalidad impuesta. Pero esa legalidad impuesta es susceptible de ser modificada. Así que no ne vale ese argumento tendencioso. Las supuestas ilegalidades (movimientos sociales, laborales, sociales e independentistas etc. Y en todos lugar) fueron en sus orígenes eso, ilegales, para luego convertirse en legales.


    • También el nacismo fue un movimiento obrero en un principio, o el fascismo, la diferencia es que esa legalidad impuesta que señalas, es la impuesta por todos y para todos, y no es que sea susceptible de ser cambiada, es que puede serlo igualmente por todos.
      Lo que nos quieren hacer en Cataluña es imponer una única visión la suya, no las de todos.


    • Sr. Olallla, elocuentes palabras. Ni Mussolini lo habría resumido mejor. Atte.


    • La legalidad impuesta que es la constitución en su momento el sr. Zapatero la dejó a un lado cuando recibió órdenes de Alemania y el sr. Rajo ha hecho caso omiso de ella. En EEUU y en cualquier país ha tenido enmiendas cuando ha sido necesario por el bien de la convivencia. Las constituciones no son letras muertas. Son susceptibles de cambio cuando resultan obsoletas y vacías de contenido.


    • Cierto es. Pero con muchas víctimas
      Tenéis una imagen personal y colectiva de pueblo oprimido y con ausencia de libertad, que ofende a millones de personas que sufren.


    • Esos millones de personas que sufren habría que preguntarles de sus sufrimientos, lealtades y del por qué de esa ofensa…nos asombraría las respuestas. Cuando soy pobre y pasivo y veo a otro que se intenta levantar con dignidad (acertadamente o no), una de dos, o me uno a él en la empresa o lo envidio y lo odio por mi sentimiento de fracaso y por su valentia, aunque sucumba en la empresa.


    • Y claro está, por sentimientos e ideologías contrapuestas …


    • Pero para ello habrá que modificarlo entre todos ,no solo desde vuestro capricho.


    • El problema es que ese “entre todos” no se bajan del burro. O si?. Si llama capricho a todo un pueblo reafirmando su forma de hacer, independientemente de poder central, es una manera harto simplista de ver ciertas realidades. Y conste que por lo que a mi respecta esta no es mi guerra puesto que no soy nacionalista (ni de una postura ni de otra). Pero desde la perspectiva que me da la objetividad es mi forma de pensar. Y si veo otra perspectiva de la historia no tendré inconveniente en modificar mi postura por caduca. No, no es un capricho de niños malos a quienes tengan que dar explicaciones al papá gobierno .


    • Totalmente de acuerdo pero se cambian cuando la mayoría más que cualificada las quiere como propias


    • Por desgracia los “cambios” de la humanidad siempre han sido cambios propiciados por los más fuertes. La razón siempre ha quedado relegada a un cuarto puesto, por decir algo. Las revoluciones, pocas, poquísimas han salido realmente del “pueblo”. Hoy por hoy es lo que hay ; y entre la postura del fuerte y la del débil (independientemente de sus razones) me quedo con este último, por principio solidario. Quijotismo? Tal vez , pero ante la fuerza …


    • Juan Olalla Carreras….. si empiezas diciendo legalidad “impuesta”…. o en otro momento dices “todo un pueblo”… La legalidad española/catalana NO es IMPUESTA, las leyes han sido aprobadas por las cortes o parlamentos correspondientes. Hay que cumplirlas. Y si no nos gustan, las cambiamos. Pero en un país democrático esto se hace desde las vías para ello, todas legales. NO es necesario salirse de la ley. Salvo para aquellos que saben que sus ideas/ideales NUNCA van a ser mayoritarios, y entonces buscan cauces torticeros y subterfugios para llegar “de-la-forma-que-sea” a conseguir sus fines. Y este no es el camino (porque además si la forma es sembrar odio y discordia… mal vamos) Triste, todo muy triste.


  13. Y qué tendria que haber hecho el Gobierno de la nacion? Lo pregunto con el deseo real de saberlo. Porque no me gustan las imagenes que hemos visto….ni a la policia arrastrando gente ni a la gente insultando y provocando a la policia. Entonces ¿ cual hubiera sido la mejor opcion teniendo en cuenta la ilegalidad de todo el proceso?


    • Por seguridad, dejas celebrar el referéndum y luego tomas medidas legales si eres incapaz de hacer política. 0 ciudadanos heridos, 0 policías desplazados, 0 portadas de periódicos y 37millones de ahorro. Así de fácil.


    • Gracias por contestar. Pero ¿cuales son las medidas legales?


    • ósea que por votar están legitimados para matar a las gentes pacífica por que iban armados asta los dientes joder vergonzoso. Y lo peor nos han negado el derecho a votar nuestros derechos. Esto se llama golpe de estado del gobierno central y no autonómico.


    • Me estás respondiendo a mi?.


    • Te sugiero que leas el artículo del país donde está la desproporción ? Explica esta cuestión muy bien, en mi opinión b


    • Me mandas el enlace?, por favor


    • La democracia no se impone con violencia, es más, ni siquiera se impone, se elige pero hemos desteñido un pasado muy oscuro hacia un gris nada claro,ni España se rompe por un referéndum legal o ilegal.La política del miedo con la que la derecha juega afecta a todos los ciudadanos y por si alguien lo dudaba la convocatoria de referéndum la protagoniza un partido de derechas,catalán pero de derechas.Los herederos de Franco también campan por Cataluña y cual es su máxima? Poder y dinero


    • Por sentido común y conforme se desarrollaban los acontecimientos, haberlos dejado “jugar” porque al final, jugaron, aun con fuerzas policiales, habiendo así evitado las fotos de un lado y otro, además del desgaste policial


    • Y cuando los mossos han dado a diestra y siniestra a manifestantes que simplemente querían evitar un desalojo por qué no han mandado las imágenes a la UE?


    • Ana, ya lo han hecho,los Mossos también tienen denuncias ,sabes?


    • Canada permitio el referendum de Quebec sabiendo que la constitucion no permitia que una parte del pais se separara, con la intencion de modificarla si salia SI, este es el camino, las constituciones y las leyes tambien estan para cambiarlas!


    • Dejar que voten y se frustren ya que no estaría reconocido por nadie..oero sobre todo haber intentado no llegar a esta situación mediante diálogo..porque no veo vuelta a tras con todo lo que está sucediendo..cada vez habrá más crispación y altercados estoy seguro


    • No hay ilegalidad alguno. Esta fuera de la ley, no es valido, pero no es delito. Que habia que hacer? Nada. Solo ignorar los resultados.


    • Es muy difícil tomar decisiones…… puedes ver un vídeo de otra circunstancia…..


    • El caso es que ya hubo un “referendum” el famoso 9n y luego unas elecciones ….entonces no me queda claro el objetivo de esta 3 consulta. Iba a salir que si, osea que en realidad no era necesario ni hacerlo, ni permitirlo ni dejarlo de permitir….Daba igual. Pero no me queda claro qué debe hacer el estado ya no con el resultado, sino con lo que viene despues…la supuesta declaracion de independencia.


    • Estoy de acuerdo con haber dejado que se celebrase la votación. Ellos sólitos. Pero claro, los costes deben ser sobre sus bolsillos, no del resto d la ciudadanía española. Y ya está. Ilegal, si, pero no tendrían motivos para cargar contra todos y todo, ahora le han dado munición, y la están explotando como quieren. Sea verdad o no.


    • Se hace el planteamiento desde hechos consumados, donde ya te han llevado el límite y a partir de ahí se ponen razonables y te empiezan a hacer preguntas de cómo lo habrías hecho tú, cuando realmente la situación se ha provocado o se viene provocando desde hace años.


    • Dejar decidir no?


    • Bastante no roban ya!! No te parece a los catalanes


    • Esa pregunta no la hagas en el mundo civilizado, no entienden que cuando el personal quiere votar-ser-consultado no se le deje. Si tu argumento es que la ley lo impide, la respuesta que obtendrás es que esa es una mierda de ley que se conculca por si sola y si aduces que un juez lo prohibe te diran que al juez lo encierres en un maniconio o en la carcel (dependiendo) por eso la opinión internacional es la que es, por mucho que los gobiernos miren hacia otro lado ( 1,13 billones de deuda del “Reino de España” acojonan mucho a sus amos, los mercados).
      Sabes? El mundo de tradición democrática es así, los posos y tics del franquismo durarán por generaciones.


    • Hubiera sido tan fácil como ir al Parlament y detener los causantes sin necesidad de cargar contra el pueblo…


    • El referéndum era una trampa. Lo de menos eran los resultados. Iban a declarar la independencia sí o sí. Unos han ido provocando, y los otros estaban deseando que los provocaran. Son unos irresponsables que están poniéndonos en una situación muy peligrosa. A todos. Puigdemont, Màs y compañía sabían que esto iba a pasar, y han seguido adelante. Ellos no van a llevarse los palos. Y si por desgracia la cosa se pone más seria, y no dudéis de que se pondrá si la situación no se tranquiliza, saldrán por patas y dejarán a cuatro desgraciados para que les cubran el culo, y mueran “por la patria”. No serán ellos los que den la vida por Cataluña o por España. No sé si es que hay gente que no se dá cuenta de lo grave que es la situación, o es que no les importa lo que pueda pasar.


Deja un comentario