Medio Ambiente

Luces, cámara… ¡Acción climática!

La industria del cine ha decidido unirse a la senda de la sostenibilidad e invertir en soluciones climáticas a golpe de claqueta.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA

Artículo

Solo hace falta saber que un anuncio medio, con tres días de rodaje, emite 20 toneladas de CO2 (el equivalente a 20 piscinas olímpicas o a la huella de carbono de una familia durante tres años), para saber que la industria del cine puede llegar a ser muy contaminante. Conscientes del impacto ambiental de las producciones audiovisuales, Netflix ha decidido llevar a cabo acciones para crear un mundo más sostenible, algo que explica Emma Stewart, su responsable de Sostenibilidad: «Desde 2021, nos hemos comprometido a cumplir dos objetivos climáticos a corto plazo: reducir a la mitad nuestras emisiones de carbono para 2030 y, a partir de 2022, igualar las emisiones restantes invirtiendo en soluciones climáticas naturales. Tres años después, estamos en camino de cumplir ambos».

Estos datos se han reflejado en su Environmental, Social & Governance Report 2023, que acaba de ser publicado y que establece los logros y los objetivos de Netflix en el medio y largo plazo, entre los que destaca la descarbonización de sus operaciones a través de tecnología de energía limpia. Para ello, Netflix ha estudiado cuál es su mayor fuente de emisiones (principalmente sus operaciones y cadena de valor) y la han abordado a través del marco OED: primero, optimizando su uso de energía, luego electrificándolo y finalmente descarbonizando lo que queda.

En 2023, Netflix redujo sus emisiones de alcance 1 y 2 a la mitad en comparación con 2022

«El año pasado hicimos un progreso significativo, reduciendo nuestras emisiones de alcance 1 y 2 a la mitad en comparación con 2022. Debido a la reducción del trabajo de producción en 2023, la mayoría de nuestras emisiones provinieron de operaciones corporativas 1, seguidas de películas y series, y por último del streaming», explica Stewart.

Reducir desde la oficina

Netflix trabaja regularmente con sus propietarios y servicios públicos para identificar mejoras de eficiencia energética en sus oficinas y estudios y, como en años anteriores, continúa equiparando sus operaciones globales con electricidad y combustibles renovables.

En 2023, la compañía inició un importante proyecto de expansión para su campus de estudios en Albuquerque, Nuevo México, donde ha realizado una serie de inversiones sostenibles para reducir los costos operativos, mejorar la experiencia de producción y reducir su huella de carbono. Esto incluye la instalación de calefacción y refrigeración geotérmicas, la construcción de baterías y de sistemas de almacenamiento de energía solar, y la inversión en infraestructura de carga de los vehículos eléctricos que se utilizan en las producciones. Además, Netflix Studios Albuquerque cuenta con circuitos geotérmicos de más de 300 pies de profundidad y cargadores rápidos de CC con dispensador doble de 150 kW, uno de los primeros de su tipo en un lote de estudio.

Descarbonizar las producciones

‘Los Bridgerton’ adoptó vehículos eléctricos y soluciones de energía móvil limpia durante la producción de su última temporada

El consumo de combustible sigue siendo la mayor fuente de emisiones en sus producciones, algo en lo que están trabajando activamente. Para ello, quieren reemplazar los generadores diésel con energía móvil limpia y los vehículos de combustible fósil con vehículos eléctricos u otros de bajas emisiones.

En 2023, todas las producciones que gestionó la compañía directamente incorporaron algún tipo de soluciones de energía móvil limpia y vehículos eléctricos, híbridos e híbridos enchufables. Desde unidades de energía de hidrógeno en Los Bridgerton y Back in Action, hasta baterías en The Decameron y Mother of the Bride y generadores híbridos en The Electric State y Supacell, Netflix continúa implementando soluciones que reducen el uso de combustible y al mismo tiempo limitan la contaminación del aire y ruido en el set.

«Estamos progresando, pero como industria, nuestro mayor desafío para ampliar estas soluciones es la disponibilidad de suministro dentro de nuestro ecosistema compartido de personal de producción y proveedores», destaca la responsable de Sostenibilidad de Netflix. 

Para ayudar a acelerar esta transición, el año pasado Netflix cofundó la Iniciativa de Energía Móvil Limpia, cuyo objetivo es ampliar el suministro de alternativas limpias que ayudarán a la industria a dejar de depender del diésel para generar energía. Con estas propuestas, Netflix ha añadido junto a «entretener» el objetivo de «acción climática», que es necesario que figure entre las prioridades de todas las empresas para alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible y ganar la batalla contra el cambio climático.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME