Opinión

Imitation Game (en Reino Unido)

El país sigue atrapado en la trampa del ‘brexit’: desde entonces, gran parte de las élites y de los ciudadanos parece abandonada a la nostalgia y al cambio de ministros cada pocos meses. Por eso ahora hay un obligado viaje hacia el pragmatismo de Rishi Sunak, a quien la mayoría de los militantes conservadores (importante es recordarlo) no quisieron hace un mes y medio.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
25
Oct
2022
Rishi Sunak, primer ministro de Reino Unido.

La precipitada salida de Liz Truss del 10 de Downing Street ha vuelto a recordarnos que Reino Unido sigue atrapado en la trampa del brexit. Una trampa en la que se metió con gusto, y no con pocos engaños. En palabras recientes de uno de los principales asesores de Tony Blair, Alastair Campbell: «El referéndum del 23 de junio de 2016 fue uno de esos momentos en los que un país elige su propio declive».

Desde entonces, gran parte de las élites –y de los ciudadanos de un Estado conocido hasta hace poco por su pragmatismo y su estabilidad política– parece abandonada a la nostalgia y al cambio de ministros cada pocos meses. Aunque a determinada prensa británica le gusta hablar de la «italianización» de Reino Unido, se trata de algo distinto y peor: no es lo mismo no haber alcanzado nunca la estabilidad –caso de Italia– que haberla tenido y perderla con argumentos y causas tan discutibles.

Primero fue el cese del canciller del Exchequer, el historiador económico Kwasi Kwarteng, cuya posición se hizo insostenible por la reacción de los mercados y de los organismos internacionales a su mini-presupuesto, que contemplaba recortes de impuestos a las rentas más altas pero no una reducción equivalente de los gastos con los que sostener la hacienda. Hay algo lastimoso en su caída, pues parecía haber estado toda la vida preparándose para el cargo.

«No es lo mismo no haber alcanzado nunca la estabilidad que haberla tenido y perderla con argumentos y causas tan discutibles»

He hablado del síndrome de Arbogast, en referencia al detective privado de la película Psicosis, para referirme a esos personajes que parecen llamados a resolver alguna trama o algún reto pero la realidad acaba por aniquilarlos a la mínima de cambio. Demasiado confiados en sus fuerzas, saberes y brillantez, tienen dificultades para amoldarse a situaciones cambiantes, y más aún cuando se está tan enamorado de un corpus ideológico férreo. Ese era el caso de Kwarteng y su referencia a la Britain Unchained, como la llamó en un libro que firmó junto con Truss, entre otros autores partidarios del Brexit y de una economía ochentera asentada sobre la curva de Laffer.

Después le llegó el turno a la propia Truss, que al extemporáneo imitation game de políticas económicas de otra época y otras circunstancias, añadió un interés consciente por imitar las palabras, la ropa y los abalorios del principal referente británico para los partidarios de las recetas del mini-presupuesto: Margaret Thatcher. Sucede que ni los tiempos eran los mismos, ni ella era Thatcher. Por eso ahora hay un obligado viaje hacia el pragmatismo de Rishi Sunak, a quien la mayoría de los militantes conservadores (importante es recordarlo) no quisieron hace un mes y medio. Somos hijos de nuestra realidad presente, y por eso la admiración desmedida por otro líder y otro tiempo solo produce malos líderes y malas decisiones.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Ética de una nación

Víctor Lapuente

La decadencia de un imperio es pausada y está salpicada de momentos dulces: justamente lo que le ocurre a Reino Unido.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.