Cultura

Gerda Taro, la primera fotógrafa de guerra que emergió del olvido

A la pionera del fotoperiodismo moderno la la llamaban el «pequeño zorro rojo» por su juventud y astucia, que le llevaron a retratar momentos históricos tanto en España como en el resto del mundo. Oculta tras el conocido pseudónimo de Robert Capa, de ella decían que arrastraba la alegría del peligro.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
03
Oct
2022
Gerda Taro

Artículo

Click. Batalla de Brunete. El Ejército Popular de la República avanza con relativo éxito en territorio enemigo. Pero las tropas franquistas no tardan en reponerse del revés y, en apenas unas semanas, acaba la contienda sin una victoria clara. Ambos bandos han sufrido numerosas pérdidas. En el medio, la muerte de de Gerda Taro (Alemania, 1910), la primera fotógrafa de guerra que perdió la vida en acto de servicio, pionera del fotoperiodismo moderno.

Durante el repliegue del ejército republicano, puso un pie en el estribo del coche que conducía el general Walter, miembro de las Brigadas Internacionales. La escasa altura con la que volaban los aviones sublevados provocó que Gerda cayera al suelo justo cuando un tanque daba marcha atrás, desbocado. La arrolló. Click.

Fue trasladada al hospital El Goloso, ubicado en El Escorial. Murió a los 26 años, a punto de cumplir uno más, un 26 de julio de 1937. Al no llevar pasaporte, una fosa común la aguardaba, pero los poetas Rafael Alberti y María Teresa León identificaron el cadáver y su cuerpo pudo ser trasladado a París, donde fue recibida con honores de héroe. El Partido Comunista Francés le compró una tumba por una concesión de cien años, y sus restos yacen en el cementerio del Père-Lachaise, el mismo en el que sueñan Balzac, Edith Piaf, Bizet, María Callas, Camus, Jim Morrison o Colette.

Las imágenes de Gerda Taro no solo documentaban lo que estaba sucediendo, sino que trataban de incidir en la conciencia de quien las mirase

Tenía previsto encontrarse al día siguiente en Francia con su amado, el también fotógrafo Robert Capa, cuyo nombre seguro es más notorio y conocido que el de Taro. Le dio la funesta noticia de su muerte el poeta surrealista Louis Aragon. Se conocieron en la capital gala. Él tenía 22 años; ella, 26. Ambos eran judíos, de familia burguesa. ¿Dónde iban dos judíos en una Europa que respiraba nazismo? Inventaron un pseudónimo tras el que poder trabajar: Robert Capa, un supuesto profesional norteamericano recién llegado a Europa. La idea funcionó. Les pagaban el triple de lo que cobraba cualquiera de sus colegas. Click.

Dos semanas después de estallar la Guerra Civil española, se trasladan a Barcelona, siguiendo los pasos de los republicanos por Aragón, Madrid, Toledo y Córdoba, donde Capa tomó la celebérrima fotografía Muerte de un miliciano. Click. A día de hoy, hay dudas sobre si la hizo él o ella.

Por aquel entonces, la pareja atravesaba turbulencias emocionales. Tras una pedida de matrimonio fracasada, para salvaguardar el vínculo, decidieron continuar sus carreras de manera independiente. Él se quedó con la firma. Ella comercializó su trabajo bajo la etiqueta de Photo Taro. Él, acabaría fundando la agencia Magnum Photo. Y muriendo al pisar una mina, en Indochina, con 40 años.

Taro, la mujer elegante de pelo cobrizo a la que le gustaba pintar de carmín sus labios y bailar, también sonreír. La llamaban el «pequeño zorro rojo» por su juventud y astucia, pues cuando no tenía entre los dedos un cigarrillo sostenía una Rolleiflex o una Leica. Sus imágenes no solo documentaban lo que estaba sucediendo, sino que trataban de incidir en la conciencia de quien las mirase. Click.

Su orientación política, en la órbita del comunismo, su tempranísima muerte (su carrera como fotógrafa duró solo un año), el que nadie reclamase su legado (sus familiares directos fueron exterminados en campos de concentración), que el propio Capa apenas la citara en público y el hecho de que la mayor parte de su trabajo se dispersara por los fondos fotográficos de Robert Capa, a su vez diseminados entre América y Europa, sumió a Taro en un sólido olvido. Click.

El sitio a Madrid, el frente del Jarama, el entierro del general Lúckas o los bombardeos de Madrid y Valencia quedaron retratados por la fotógrafa

Pero, al igual que la muerte no entiende de citas de amantes, la justicia poética brota en el lugar más insospechado. En el caso de Taro, de una maleta: la conocida maleta mexicana. Al morir Gerda, Capa trató de sacar de España los miles de negativos que acumularon en el frente. Fue en vano. Terminaron bajo custodia del embajador de México, el general Francisco Aguilar, quien los arrumbó en su casa.

En la década de los 2000, el cineasta Benjamin Tarver heredó esa maleta y descubrió el hallazgo que había en su interior: más de 4.000 negativos inéditos de la guerra civil, pertenecientes a Capa, Taro y David Seymour (conocido como Chim). El sitio a Madrid, el frente del Jarama, el Segundo Congreso Internacional de Escritores Antifascistas inaugurado en Valencia, el entierro del general Lúckas o los bombardeos de Madrid y Valencia son algunos de los hechos históricos que contenían esas películas, la mayoría de 35 mm y 6×6 cm.

Analizado el material, hoy podemos disfrutar y apreciar el trabajo de Taro, comprometido con la figura de la mujer, desafiando los roles y el ejercicio del poder. También con el arquetipo del huérfano. Otras fotografías suyas inmortalizan, con lirismo de explosivo, la muerte, los cuerpos mutilados, el hambre… con una crudeza que a día de hoy aún sacude.

En 2007, el Internacional Center of Photography (que custodia los negativos de la maleta mexicana) celebró la primera gran exposición del trabajo de Gerda Taro, en papel baritado. Nueve años después, en la ciudad alemana de Leipzig, una muestra al aire libre, posible gracias a una cuestación popular, exhibe algunas de las imágenes tomadas por ella durante la Guerra Civil. Es tal el éxito, que se convierte en permanente.

Alberti dijo de Taro que «arrastraba la alegría del peligro y la sonrisa de una juventud inmortal». Bergamín, que era «una cazadora de luz». Pero sobre todo, Gerda Taro, nombre cuya pronunciación recuerda tanto al de Greta Garbo, era una mujer que derrochaba coraje, intensidad, instinto y belleza en sus fotografías. Click.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

La doble muerte de Unamuno

Luis García | Manuel Menchón

Miguel de Unamuno pasó a la historia como un símbolo de la defensa de la libertad de la palabra en tiempos de barbarie.

La historia comienza aquí

José Antonio Marina

El avance de la civilización humana reside, en parte, en cada uno de nuestros miedos y esperanzas.

Nada

Claudio Stassi

En su novela 'Nada', Carmen Laforet retrató a la perfección el ambiente asfixiante de la Barcelona de posguerra.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.