Economía

Las siete edades de la globalización

Entender nuestro pasado para construir nuestro futuro. Para el economista y experto en desarrollo sostenible Jeffrey D. Sachs, esa es la única manera de asegurar el mañana de nuestro planeta. En ‘Las edades de la globalización: geografía, tecnología e instituciones’ (Deusto), defiende una acción concertada a escala global y desgrana 70.000 años de historia que relatan cómo la interacción entre los humanos, la tecnología y la naturaleza ha dado como fruto lo que hoy se entiende como globalización.

Artículo

Ilustración

Carla Lucena
¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
21
Jun
2021

Artículo

Ilustración

Carla Lucena

La humanidad siempre ha estado globalizada, a partir de la dispersión de los humanos modernos desde África hace unos setenta mil años. Sin embargo, la globalización ha cambiado su carácter de una edad a otra, y a menudo esos cambios se han producido con rapidez y violencia. En el siglo XXI, necesitamos cambiar de forma pacífica y sabia; en la era nuclear, puede que no haya segundas oportunidades en el caso de una guerra mundial. Al estudiar la historia de la globalización, podemos comprender con datos la globalización del siglo XXI y cómo gestionarla con éxito.

Tal como yo lo interpreto, hemos pasado por siete edades distintas de la globalización desde la más remota antigüedad hasta nuestros días. En cada una de esas siete edades, el cambio global ha sido fruto de la interacción de la geografía física, la tecnología y las instituciones. La geografía física, en este contexto, se refiere al clima, la flora y la fauna, las enfermedades, la topografía, los suelos, los recursos energéticos, los depósitos minerales y los procesos de la Tierra que afectan a las condiciones de vida. La tecnología alude al hardware y al software de nuestros sistemas de producción. Las instituciones incluyen la política, las leyes y las ideas y prácticas culturales que guían a la sociedad. La geografía, la tecnología y las instituciones están sujetas a una notable variabilidad al cambio, e interactúan intensamente para moldear a las sociedades en todos los lugares y épocas.

«En la era nuclear, puede que no haya segundas oportunidades en el caso de una guerra mundial»

Entender esa interacción es fundamental para comprender la historia humana y para conducirnos en los cambios que ya se están produciendo en el siglo XXI. Al analizar la historia de la globalización, podemos tomar decisiones más sabias para nuestras sociedades y economías en nuestros propios tiempos. Los filósofos, historiadores, teólogos, etcétera, llevan mucho tiempo preguntándose: ¿va la historia en alguna dirección? ¿Podemos hablar de cambios a largo plazo, o solo de ciclos históricos que se repiten?

¿Existe el progreso a largo plazo? Yo mantendré que sí, que hay una flecha en la historia. En cada edad, los seres humanos han sido más conscientes del mundo en toda su amplitud. Los avances tecnológicos –en especial en el transporte y las comunicaciones– y los cambios en el tamaño y la estructura de las poblaciones humanas han intensificado nuestra interdependencia y conciencia a escala global. Como resultado, la política también ha pasado de ser muy local a ser global, y nunca tanto como en nuestra época.

No perdamos de vista cinco grandes preguntas. La primera: ¿cuáles han sido los principales motores del cambio a escala global? La segunda: ¿cómo interactúan la geografía, la tecnología y las instituciones? La tercera: ¿cómo se dispersan los cambios en una región hacia otras? La cuarta: ¿cómo han afectado estos cambios a la interdependencia global? La quinta: ¿qué lecciones podemos extraer de cada edad para que nos ayuden a afrontar nuestros desafíos de hoy?

Las siete edades

El concepto de globalización se refiere a las interrelaciones de sociedades diversas a través de grandes áreas geográficas. Estas interrelaciones son tecnológicas, económicas, institucionales, culturales y geopolíticas, y se producen entre sociedades de todo el mundo a través del comercio, las finanzas, las empresas, la inmigración, la cultura, los imperios y la guerra.

Para trazar la historia de la globalización, describiré siete edades diferenciadas: la Edad Paleolítica, nuestra prehistoria, cuando los humanos aún iban a la búsqueda de alimento; la Edad Neolítica, cuando empezó la agricultura; la Edad Ecuestre, cuando la domesticación del caballo y el desarrollo de la protoescritura permitieron el comercio y las comunicaciones a larga distancia; la Edad Clásica, cuando surgieron los primeros grandes imperios; la Edad Oceánica, cuando los imperios empezaron a expandirse a través de los océanos y más allá de las habituales zonas ecológicas de la patria; la Edad Industrial, cuando algunas sociedades, con Gran Bretaña a la cabeza, marcaron el comienzo de la economía industrial; y la Edad Digital, nuestro propio tiempo, en el que casi todo el mundo está interconectado de forma instantánea mediante los datos digitales.


Este es un fragmento de ‘Las edades de la globalización: geografía, tecnología e instituciones’ (Deusto), por Jeffrey D. Sachs.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Ciudades hambrientas

Carolyn Steel

Carolyn Steel desvela cómo la vasta industria alimentaria ha perfilado lo urbano.

POWERED BY

El agua es la respuesta

Ángel Simón

La pandemia ha puesto en evidencia lo que ya sabíamos: que el agua es un bien esencial.

Ser verde ya no es suficiente

Jean-Marc Ollagnier | Domingo Mirón

En Europa, lo verde ya es una norma: las miradas están puestas en el continente que ha de liderar la sostenibilidad.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.