Medio Ambiente

Las 10 ciudades más verdes del mundo

Las ciudades del futuro se diseñan con el objetivo de mejorar el día a día de sus habitantes, sin olvidar la transición hacia un modelo más sostenible. Viajamos hasta algunas de las urbes que ya han comenzado a poner el medio ambiente en el centro de sus políticas públicas.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
11
Mar
2019
emisiones

Contaminación del aire, polución acústica, emisiones de CO2, ausencia de rincones verdes… Hubo un tiempo en el que las urbes se desarrollaban sin tener en cuenta estas variables que acentúan el malestar de los ciudadanos. Ahora, las ciudades se diseñan con el objetivo de mejorar la vida de sus habitantes, fomentando la sostenibilidad y sacándole el mejor partido a los recursos naturales. ¿Cómo? Dejando más espacio a parques y zonas verdes, minimizando el consumo energético de los edificios o promoviendo el uso de medios de transporte que reduzcan la emisiones de gases nocivos a la atmósfera. En Ethic repasamos algunas de las ciudades más que más respetan el entorno y contribuyen a la conservación del medio ambiente.

Copenhague (Dinamarca)

La capital danesa suele aparecer la primera en las listas de urbes más sostenibles del mundo. Por ejemlplo, en Copenhague, la red de infraestructuras para ciclistas es tan potente, que más de la mitad de sus habitantes se desplazan en bicicleta. Tanto es así, que el número de velocípedos ha superado ya al de coches. Además, la ciudad cuenta con más de 2.200 hectáreas verdes de acceso público, y el agua del puerto está tan limpia y prístina que uno puede bañarse en ella como si de una playa cualquiera se tratara. Hace unos años, las autoridades locales decidieron dar un paso más y propusieron convertirse en la primera ciudad libre de emisiones de carbono en 2025.

Ámsterdam (Países Bajos)

Más allá de sus famosos coffee shops, Ámsterdam es conocida por sus canales, pero también por sus bicicletas, que superan en número a los habitantes de la que es la capital con más bicis del mundo. Ahora, además, se ha puesto en marcha un potente plan para conservar y promocionar los jardines urbanos que incluye, entre otras medidas, instalar 50.000 metros cuadrados de tejados verdes, aumentar la cantidad de  edificios respetuosos con la naturaleza (para facilitar que las aves aniden en ellos) o mejorar los sistemas de recogida del agua de lluvia para su reutilización.

Estocolmo (Suecia)

Limpia y ordenada, Estocolmo es conocida por tener uno de los mejores sistemas de transporte público, no solo de Europa, sino del mundo entero. Desde hace unos años, la capital sueca se ha marcado un nuevo y ambicioso compromiso que, según las últimas medidas que ya está adoptando, va camino de conseguir: convertirse en la primera urbe completamente libre de combustibles fósiles antes de 2050.

Berlín (Alemania)

Animada, vanguardista y verde: así es la capital alemana. Berlín está llena de parque y jardines (unos 2.500 en el área urbana), más que cualquier otra ciudad europea. Desde 1990 ha reducido un tercio sus emisiones de CO2 y ahora se ha comprometido a recortarlas en un 85% antes del año 2050. Además, muchos de sus edificios utilizan aguas grises para regar los tejados verdes e incentivan la economía circular, pagando 0.25 euros por cada botella plástica que se recicla.

San Francisco (California)

En un estado rodeado de mar, parques y bosques, San Francisco lleva tiempo alzándose como una de las urbes más verdes de Estados Unidos, y también como un ejemplo a seguir en materia de políticas medioambientales. De hecho, la ciudad del Golden Gate lidera desde hace años planes de conservación del agua, algo casi imprescindible en un lugar donde abundan los largos períodos de sequía. La reutilización del agua de la lluvia o el empleo de aguas grises para diversas tareas son algunas de las prácticas más habituales. Ahora, precisamente para reducir el consumo de agua, la ciudad se encuentra en una fase de innovación sin precedentes.

Copenhague, una de las ciudades más verdes (y de las mejores para ir en bici)

Portland (Oregón)

Los habitantes de Portland, además de amantes del café, también son unos guardianes del medio ambiente. En las últimas décadas, las más de 37.000 hectáreas de espacios verdes y los casi 120 kilómetros de senderos han convertido a la ciudad en una de las más verdes de Norteamérica. Gracias al programa Gobierno de una Ciudad Sostenible, la urbe ha conseguido recortar significativamente su dependencia de los combustibles fósiles y, desde 2006, ha reducido sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 46%.

Vancouver (Canadá)

Ciudad natal de la organización ecologista Greenpeace, Vancouver tiene una mentalidad orientada a la protección del medio ambiente desde hace décadas. ¿Serán las impresionantes Montañas Costeras que la rodean, o el Océano Pacífico que la baña? Sea lo que fuere, en la ciudad canadiense se respira aire puro y limpio gracias  al uso de energía hidráulica y de otras fuentes de origen sostenible. La que se ha convertido en la ciudad con menos emisiones de CO2 del continente americano cuenta con 200 espacios verdes, además del impresionante Stanley Park que, con 400 hectáreas, es el tercer  parque urbano más grande de Norteamérica. Con el nuevo Plan de Acción de la Ciudad Más Verde, la ciudad pretende mantenerse a la cabeza de la sostenibilidad urbana.

Helsinki (Finlandia)

En este punto, ya sabemos que los países escandinavos son pioneros en limpieza y orden urbano. Igual que sucede en Ámsterdam y Copenhague, la bicicleta y el transporte público son las dos alternativas predilectas para desplazarse por la capital finlandesa. Además, no podemos olvidar que sus habitantes son adictos a la naturaleza, de manera que cuidan y respetan el entorno como en ningún otro país.

Reykjavik (Islandia)

Además de encabezar los listados de ciudades más seguras, la capital más septentrional del mundo cuenta con extensa red de autobuses de hidrógeno y, el agua caliente, la calefacción y la electricidad provienen en su totalidad de fuentes geotérmicas renovables y de la energía geoeléctrica procedente de las numerosas fuentes naturales del territorio islandés. La capital también se ha propuesto dejar de usar todo tipo de combustible fósil para 2050, un objetivo que casi han conseguido ya: solo el 0,1% de la electricidad que utilizan en Islandia proviene de combustibles fósiles, ya que aprovechan al máximo la actividad geotérmica de la isla para generar energía.

Ciudad del Cabo (Sudáfrica)

Desde hace unos años, Ciudad del Cabo está desarrollando importantes cambios energéticos que la han situado a la cabeza de ciudades africanas que más y mejor cuida el entorno. Rodeada por la costa atlántica y plagada de reservas naturales, la ciudad sudafricana ha desarrollado un sistema de transporte eficiente, ha construido rutas urbanas para bicicletas, ha impulsado apoyos a los agricultores locales y ha comenzado a utilizar la energía generada en el que es primer parque eólico del país.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME