Cultura

Thomas Paine y el nacimiento del ‘common sense’

Pieza clave en la independencia de las trece colonias y la creación de los Estados Unidos, el ‘Common Sense’ defiende que el sentido común de cada individuo puede enfrentarse a las herencias históricas y las tradiciones de las instituciones, una idea que también llegó a inspirar a la Europa de la Revolución Francesa.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
20
Abr
2021

A finales del siglo XVIII y principios del XIX, se vivió una época de grandes revoluciones conocidas como las Revoluciones Atlánticas, varios ciclos revolucionarios de independencia que arrancaron con la de las trece colonias que terminarían por conformar los Estados Unidos de América. Las tensiones entre la metrópoli británica y sus colonias al otro lado del Atlántico llevaban años acumulándose, pero lo que finalmente prendió la llama fue la publicación de un panfleto titulado Common Sense (Sentido Común), escrito por un –hasta entonces– desconocido inglés llamado Thomas Paine, que terminaría por considerarse el padre de la revolución estadounidense.

Nacido en el seno de una familia protestante en Norfolk (Inglaterra), Thomas Paine (originalmente Pain), emigró a Filadelfia en 1774 con el beneplácito de su amigo Benjamin Franklin, al que conoció en Londres. Con una desafortunada vida llena de idas y venidas, accidentada en lo profesional y en lo sentimental, decidió probar suerte al otro lado del Atlántico, donde consiguió un puesto como editor de la principal revista en el estado de Pensilvania. Comenzada ya la Revolución, y animado por el ambiente en las colonias, decidió escribir el famoso panfleto con el que, apelando al sentido común, dio un impulso vital a la causa a través de sólidos argumentos en los que se abogaba por una ruptura con respecto a la historia, y con los que desacreditaba, no solo a la indestronable Corona Británica como entidad, sino específicamente a Jorge III y a su desempeño como monarca.

Paine conjugó el discurso político con el religioso viendo la posición heredada del monarca como algo en contra de la creación de Dios

El éxito fue inmediato, y su intención de alentar una postura rupturista en las colonias tuvo gran efecto. Su estilo de escritura iba de la mano de sus democráticas ideas. Empleaba un lenguaje que todo el mundo pudiera comprender, visibilizando la posibilidad de que la gente común pudiera tener facultad para opinar sobre la escena política, un espacio tradicionalmente reservado a la élite. Frente al ánimo continuista de algunos de los otros padres fundadores, Paine supo plantar la semilla antimonárquica y generar la necesidad de una república que permitiera a las colonias decidir su destino político y administrar las riquezas que generaban. Este era uno de los principales motivos de la confrontación con Inglaterra que, para mantener su imperio, no dejaba de incrementar la recaudación de impuestos en las colonias, territorios sin representación política en el Parlamento, y por tanto, al margen de la toma de decisiones.

«La sociedad en todos los estados es una bendición pero, el Gobierno, aún en su mejor estado, es un mal necesario. En su mejor estado es intolerable porque, cuando estamos expuestos a sus miserias, nuestras calamidades se acentúan», arranca Paine en su panfleto. A lo largo de las cuarenta y siete páginas rebosan las ideas ilustradas, marcadas por la influencia de Rousseau e influenciadas por corrientes como el Realismo Escocés del Sentido Común, una filosofía que defendía que la gente corriente podía tener ideas sensatas sobre hechos políticos y que abogaba por la existencia de una inteligencia colectiva accesible para todos.

«La Constitución de Inglaterra es tan extremadamente compleja que la nación puede estar sufriendo durante años sin saber dónde está el problema: algunos apuntarán hacia un lado, otros hacia el otro, y todo político aportará su propia medicina. […] Pero la Constitución se basa en dos antiguas tiranías –la del rey y la de sus aristócratas–». El ánimo del autor era el de un rupturista generacional que concibe que el mismo sentido común de cada individuo podría enfrentarse a las herencias históricas de las instituciones, idea que nunca dejó de delinear en sus múltiples panfletos. Además, Paine supo conjugar perfectamente el discurso político con el religioso: la misma posición heredada del monarca era un hecho que iba en contra de la creación de Dios, que había creado a todos los hombres por igual, lo que hacía de la monarquía la «forma de gobierno de los paganos». Bajo un rey, los hombres no podrían realizarse, y además estaban más alejados de Dios. Este discurso recorría el mundo durante los siglos XIX y XX  bajo el nombre del American Dream.

«All men are created equal»

La historia de Paine como panfletista no comenzó con Common Sense. En Inglaterra, mientras trabajaba en las aduanas, ya publicó su primer panfleto –que le valió el despido– en contra de la monarquía, reivindicando las malas condiciones de los trabajadores frente a una élite que manejaba la mayor parte de la riqueza. Asimismo, a finales del siglo XVIII, Paine, afincado en Francia, perteneció al grupo de intelectuales que defendía la necesidad de la Revolución Francesa, encontrando su hueco entre los Girondinos (lo que le hizo valerse la enemistad de Robespierre). Sus publicaciones le convirtieron en un autor prohibido en su país natal, donde la monarquía vivía presa del miedo de que la Revolución llegara a la isla.

Todas las ideas recogidas en Common Sense fueron fundamentales para que Estados Unidos se conformara como el país que conocemos. Claro representante del «espíritu de su tiempo» (lo que los románticos llamaron Zeitgeist), el mayor logro de Paine fue iniciar muchas de las luchas que terminaron transformándose en derechos fundamentales en la mayor parte del mundo, especialmente en la república de la que es padre fundador: sus ideales son los ideales republicanos tan definitorios de Estados Unidos, y los derechos civiles y políticos por los que abogaban él y otros revolucionarios (la mayoría de ellos inspirados en El Contrato Social) quedaron así reconocidos.

El autor encontró su hueco entre los Girondinos, lo que le enemistó con Robespierre y le convirtió en un autor prohibido en Inglaterra

Sin embargo, en ocasiones Paine iba mucho más allá que sus contemporáneos en la lucha por los derechos civiles, abogando por reivindicaciones como la abolición de la esclavitud o la necesidad de un ingreso mínimo vital, ideas reflejadas en la Declaración de la Independencia del 4 de julio: all men are created equal («todos los hombres son creados iguales»). Incluso se granjeó la enemistad de otros revolucionarios al declarar en otro escrito, Justicia Agraria, que la tierra al oeste de las trece colonias era propiedad de todos y no sólo a las familias ricas (a las que pertenecían la mayor parte de padres fundadores).

La fama de Paine creció a ambos lados del Atlántico, aunque hizo que muriera en soledad. El Common Sense fue su bandera y nunca dejó de luchar por ella: lo que comenzó este panfleto no solo dio lugar al país que Estados Unidos es hoy, sino que construyó un legado sobre el cual muchos otros han podido asentar y apoyar sus ideas para diversas luchas, siendo citados, tanto obra como autor, por parte de demócratas, liberales, republicanos, feministas… e incluso Abraham Lincoln. El Common Sense se construye como la fuerza individual que empuja a participar de la vida pública y política, a luchar contra la inercia de la historia y la costumbre, algo que Thomas Paine hizo en cada panfleto.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Una vacuna contra la polarización

Manuela Sanoja

La polarización política puede ser uno de los condicionantes para incumplir las restricciones marcadas por la covid-19.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.