Medio Ambiente

POWERED BY

Un compromiso con el entorno

En el camino hacia un planeta más sostenible, es imprescindible que las empresas apuesten por materias primas y productores locales que trabajen para mejorar sus comunidades.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
07
Feb
2020
Leroy merlin

1.000 euros. 340 dólares. 26 dólares. Ese es el sueldo mensual de una trabajadora textil en España, China o Turquía, y Etiopía, respectivamente, según el último informe de la Universidad de Nueva York que analiza esa industria. La deslocalización de la producción genera miles (y miles) de trabajadores empobrecidos en todo el mundo. Producir en un «país barato» puede significar perder el control sobre temas cruciales como el respeto a los derechos humanos o al medio ambiente. Las empresas que escogen esta opción hacen una declaración de intenciones, pero los consumidores parecen haber cambiado el orden de sus prioridades: ya no solo importa la calidad de un producto, sino cómo, dónde y por qué se fabrica.

Impulsadas por el cambio de sus compradores, las empresas del futuro serán (y ya son) diferentes. ¿El primer paso? Ser sostenibles ya que, si no, te arriesgas a que unos clientes cada vez más concienciados dejen de buscar tus productos. Y, en ese camino, la deslocalización no es una opción válida si queremos construir comunidades fuertes, inclusivas y estables. Por eso, Ignacio Sánchez Villares, director general de Leroy Merlin España, recuerda la importancia de apostar por proveedores locales por una cuestión de responsabilidad con la sociedad, pero también de calidad. «Queremos generar riqueza en los países en los que operamos y son los proveedores locales los que crean puestos de trabajo», explica. A pesar de que producir en determinados países puede significar una reducción importante en los costes de fabricación, Sánchez Villares resalta las ventajas de trabajar con las personas que pertenecen a la comunidad en la que operas: por un lado, se eliminan los superalmacenes y se simplifica la logística; y, por otro, facilita el trabajo con el propio proveedor, conectado a la empresa de manera constante a través de programas informáticos. Así, asegura, «sabe en todo momento qué vendemos, y cómo y dónde lo hacemos, por lo que puede ajustar sus planes de fabricación y calcular mejor sus costes». Además, esta estrategia de negocio supone una apuesta clara por el talento local –muchas veces desaprovechado e infrautilizado– que aporta aire fresco y nuevas ideas al proceso productivo.

Leroy Merlin cuenta con un 82,79% de proveedores autóctonos en España

Esta apuesta por lo local va mucho más allá de objetivos que ya serían importantes per se, como impulsar las comunidades, las pymes o garantizar un trabajo digno para los empleados. Sánchez Villares relaciona esta práctica –muy extendida en Leroy Merlin, que cuenta con un 82,79% de proveedores autóctonos en España– con la reducción de la huella de carbono de la compañía. «Comprar en el sureste asiático implica, como mínimo, 7 semanas de transporte en barco, a lo que se suma el desplazamiento desde los puertos de Valencia o Barcelona hasta el almacén final», calcula. Con esto, el plazo de entrega de un solo producto puede dilatarse hasta seis meses. Cuando finalmente llega a su destino, lo hace dentro de envases con cantidades de plástico y cartón que, aunque están pensados para garantizar que este se mantiene en condiciones óptimas, causan graves daños al planeta.

«Fabricar en España nos permite transportar camiones completos a nuestros almacenes de distribución de Valencia, Madrid y Guadalajara, lo que nos brinda la oportunidad de controlar la totalidad del cartón y el plástico generados», explica Sánchez Villares. Aunque tienen en el horizonte el objetivo final de llegar al 100% del reciclado, Leroy Merlin ya da una nueva vida al 75% de los residuos, cifra que prevén que se sitúe entre el 80 y el 85% antes del final de 2020. Sin embargo, tanto en España como en el resto del mundo, todos tienen claro que el mejor residuo es aquel que no se genera, y por eso establecen la clave en reducir el consumo a la mitad para tener que poner en marcha el proceso de reciclaje. Así, la sostenibilidad será un círculo que va desde el lugar donde se producen las materias primas hasta el lugar donde adquieren una vida nueva: sin desplazarse miles de kilómetros y elevando al máximo el respeto por el planeta y el entorno.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Mapamundi de la basura marina

Cristina Suárez Vega

49 países suspenden en la limpieza de sus costas: este es el ránking de los océanos más invadidos por el plástico.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.