Siglo XXI

POWERED BY

Viaje al centro del turismo sostenible

Igualada, cuna de fábricas curtidoras, está a punto de vivir su propio milagro: esta ciudad barcelonesa de la exuberante comarca de l’Anoia se ha propuesto atraer al turista de calidad, con afán cultural y respetuoso con el medio ambiente, que huye de las masificaciones de la capital catalana y la costa mediterránea.

Artículo

Luis Meyer

Ilustración

Carla Lucena
¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
08
May
2019
TURISMO

Hasta hace no muchos años, el río Anoia era un magma espeso y marrón que arrastraba los residuos de las plantas curtidoras circundantes. Los habitantes de más edad de Igualada hablan de un olor a cuero que penetraba por las calles, por las ventanas de las casas y por cada segundo de la vida de esta ciudad de la provincia de Barcelona. Hoy, Igualada luce bien distinta. La industria curtidora se concentra en el barrio del Rec, donde suministra a las grandes firmas de lujo mundial, como Louis Vuitton; las fábricas cumplen con los más altos estándares medioambientales y el río vuelve a fluir con su transparencia original.

Esta ciudad de casi 40.000 mil habitantes, rodeada por los exuberantes valles de la comarca de l’Anoia, es una de las grandes desconocidas en los circuitos turísticos habituales, por más que tengan a poco más de una hora la Costa Brava y Barcelona, una de las capitales que más visitantes recibe cada año. Sus habitantes no lo ven como una desventaja, sino todo lo contrario. Igualada tiene la oportunidad de partir de cero y diseñar su propio turismo, el que ellos quieren: un turismo sostenible, sin masificar, más acorde con el de la Toscana y la Provenza que con el de sol y playa de la costa catalana.

Igualada, en Barcelona, se convierte en el primer laboratorio mundial de investigación y desarrollo de turismo sostenible

Sobre el papel, no le faltan alicientes: la ciudad cuenta con espacios perfectos para el retiro puntual y la evasión placentera, como el paseo Vergader, kilómetro y medio de calzada peatonal flanqueada por árboles, en su mayoría plátanos, que forman un túnel natural que suaviza los rayos de sol que se inmiscuyen entre sus ramajes. El barrio del Rec es una zona fabril que conserva las fachadas y estructuras de las antiguas factorías, pero ha vivido en los últimos años un proceso modernizador, sin soterrar su esencia, parecido a los de áreas similares de Berlín, Zúrich o Ámsterdam. Aquí se celebra el festival Rec.0, uno de los eventos sobre tendencias y moda más importantes de nuestro país, que consiste en la transformación efímera del barrio industrial donde las viejas fábricas y curtidurías se convierten en pop up stores de firmas de prestigio mundial. Durante cuatro días, la zona no solo se llena de moda, sino también de arte y cultura, con especial protagonismo de la música electrónica. También se celebra en Igualada, cada año, el European Balloon Festival, el evento de globos aerostáticos más importante de nuestro continente. O el Aerosport, la única feria de España dedicada íntegramente a la aviación general y deportiva. Son solo algunos ejemplos que, por sí solos, ya ponen a Igualada en el mapa. El siguiente paso consiste en resaltar valores menos espectaculares y más tangibles: como la belleza natural del entorno, la gastronomía y el sosiego de los ríos y pozas del Anoia nutridos por aguas cristalinas de acuíferos subterráneos. Y convertir Igualada y sus alrededores en un destino al que la gente venga sin un motivo necesariamente fijado en un calendario. Crear un turismo para todo el año, constante, sin masificar, que permita saborear los placeres de una zona que es, como dicen sus habitantes, «el punto medio de Cataluña», no de una forma simbólica, sino geográfica: Igualada está en el epicentro de la Comunidad Autónoma, casi con precisión kilométrica.

turismo

El Ayuntamiento se ha puesto este año manos a la obra, con el apoyo de Airbnb. De hecho, la red de alojamientos turísticos más importante del mundo acaba de iniciar su proyecto Healthy Destination Lab para impulsar un turismo sostenible en decenas de localidades de todo el planeta y no es casualidad que Igualada sea el punto de partida: «Tanto la ciudad como la comarca disfrutan de una serie de atributos muy particulares para crear un nuevo destino», explica Arnaldo Muñoz, mánager general de Airbnb Marketing Services para España y Portugal. «Tiene una situación geográfica cercana a un hub de comunicaciones; un tejido económico, industrial y comercial arraigado, con un plan de internacionalización; la presencia de conocimiento gracias a ser sede universitaria; una fuerte tradición cultural y experiencia en la organización de eventos internacionales».

Muñoz añade: «Estamos centrados en ayudar a crear un modelo de turismo sostenible para Igualada y la comarca de l’Anoia, que se adapte a las necesidades e intereses de sus habitantes. La tecnología, y en concreto el alquiler vacacional y el home sharing, representan una oportunidad para lugares donde hay una oferta muy limitada de alojamiento turístico tradicional. Por otra parte, las que nosotros denominamos ‘Experiencias’ dan la oportunidad a los ciudadanos de compartir sus vidas, pasiones e intereses con los visitantes, y de emprender nuevas vías de negocio».

Arnaldo Muñoz (Airbnb): «La tecnología y el ‘home sharing’ son una oportunidad para lugares con una oferta muy limitada de alojamiento turístico tradicional»

A través de tres talleres, que incluyen una lluvia de ideas inicial con habitantes de la zona relacionados con los sectores del turismo, la cultura, el ocio, el comercio y la restauración, dos talleres sobre cómo ser un buen anfitrión y cómo aprovechar la tecnología y un evento que, en mayo, convertirá a Igualada en el epicentro del turismo sostenible internacional, en Airbnb tienen muy claro el tipo de turismo que quieren diseñar: «En nuestro ADN está el viajar de manera diferente, con un contacto genuino con la realidad local y con un impacto directo sobre los propios ciudadanos», explica Muñoz. «Es así desde sus inicios, en los que los tres fundadores compartieron una cama hinchable en su propia casa. Hace un año, para aglutinar todos nuestros proyectos con comunidades de todo el mundo, creamos la Oficina de Turismo Sostenible de Airbnb, que tiene como objetivo ayudar a promover el turismo local, auténtico y sostenible. Como parte de esta iniciativa, Airbnb también ha designado una Junta de Asesores de Turismo, formada por expertos mundiales, con el objetivo de ayudar a determinar la visión y las actividades a largo plazo de la empresa, y asegurar que Airbnb sigue siendo una solución a la saturación turística causada por el turismo masivo».

turismo

Para llevar a cabo tamaña empresa en una ciudad arraigada a su tradición industrial, hacía falta una persona como Marc Castells: el joven alcalde de Igualada llegó dispuesto a romper los mitos sobre el turismo. Cuenta, además, con una posición privilegiada, la de presidente de la Diputación de Barcelona, una institución gobernada por alcaldes y concejales de los ayuntamientos de la provincia. Igualada tiene a su favor el apoyo de Airbnb, que le proporciona no solo una relevancia internacional sin precedentes (más de 500 millones de huéspedes en todo el mundo), sino su experiencia en un turismo que huye de los grandes focos de atracción, que apuesta por descubrir nuevos lugares y por imbuirse de la cultura local.

Patricia Illa Borge (Ayuntamiento de Igualada): «No buscamos al turista de sol y playa, sino al que desea disfrutar de los pequeños placeres de la comarca»

«Con toda la información obtenida en los tres talleres, queremos que la comarca de l’Anoia sea un intercambio de experiencias», explica Patricia Illa Borge, responsable del Departamento de Dinamización Económica del Ayuntamiento de Igualada, y añade: «Airbnb se suma a nuestro proyecto de potenciar nuestro patrimonio, con énfasis en el barrio del Rec, donde se concentran las curtidoras y el museo de la piel. La nuestra es de las mejores del mundo junto con Italia, por eso vienen las firmas más prestigiosas, y eso es algo que debemos comunicar». Illa Borge explica que tanto Igualada como las otras ciudades de l’Anoia son perfectos lugares de alojamiento para los extranjeros que vienen a visitar Barcelona, igual que la Toscana lo es para quienes van a Florencia, o la Provenza para quienes visitan Marsella. «No buscamos al turista que solo quiere ver la Sagrada Familia e ir a la playa. Sino al que busca la tranquilidad, que goza de los pequeños placeres de la comarca, después de haber pasado un día en Barcelona. Aquí tenemos muchas experiencias que ofrecerle, como rutas de senderismo o de mountain bike que no encuentras fácilmente en otras partes del mundo, o el vino: estamos a unos 25 kilómetros de las principales denominaciones de origen de Cataluña».

Illa Borge es una de las encargadas de hacer ver al mundo las bondades de Igualada como destino sostenible, y tiene muy claro el turismo que quiere diseñar para la región, con la ayuda de Airbnb: «Accesible para todos, alejado de masificaciones y absolutamente respetuoso con el medio ambiente. Además de la belleza de la zona, de su clima o de su gastronomía, esas tres serán las cualidades que nos pondrán de definitivamente en el mapa como referencia indiscutible del turismo sostenible», zanja.

turismo

ARTÍCULOS RELACIONADOS

El mapa de la España vacía

Jara Atienza

Las zonas rurales pierden cinco habitantes cada hora y, con ello, pierden también infraestructuras y servicios básicos.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME