Sin categoría

Hablemos de conciliación

Las mujeres dedican aproximadamente dos horas más al día que los hombres a las tareas de cuidados y del hogar, de acuerdo con el segundo estudio de ClosinGap.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
10
Feb
2019
conciliación

Andrea trabaja de administrativa, está casada y tiene dos niños. Entra a la oficina a las 9 de la mañana y sale a las 19 horas. Esa es su primera jornada laboral. Una vez que llega a casa comienza su segunda jornada laboral: se pone el traje de cuidadora de familiares y de encargada de las tareas domésticas. Las actividades relacionadas con el hogar y la familia son las únicas de la vida diaria a las que las mujeres dedican de promedio más tiempo que los hombres. Esto significa que Andrea dispone de menos horas, en comparación con su marido, para dedicar a su desarrollo profesional o al ocio.

Las mujeres dedican aproximadamente dos horas más al día que los hombres a las tareas de cuidados y del hogar, mientras que ellos dedican 1 hora y 12 minutos más que ellas al trabajo remunerado. Este dato se extrae del segundo estudio de ClosinGap, Coste de oportunidad de la brecha de género en conciliación, elaborado por Afi. Así, en España, los hombres dedican en su conjunto 37,5 millones de horas al día a los cuidados y tareas del hogar, frente a las 87 millones de horas que dedican las mujeres. «El coste bruto de externalización de estos servicios, es decir, el valor de la brecha de género que supone que las mujeres dediquen más tiempo a estas tareas que los hombres, es superior a los 100.000 millones de euros, un 8,9% del PIB de 2017», subraya Diego Vizcaíno, socio de Afi.

Diego Vizcaíno (Afi):«El coste de la brecha de género supera los 100.000 millones de euros, un 8,9% del PIB»

El hecho de que las tareas domésticas y de cuidados recaigan en las mujeres impacta negativamente sobre su desarrollo profesional, sobre la economía y sobre el mercado de trabajo. Aunque se trata de una responsabilidad compartida, son ellas las que optan generalmente por un permiso por el nacimiento de hijos y excedencias por el cuidado de familiares. Además, su tasa de empleo se reduce a partir de la edad a la que se tiene el primer hijo. En 2017, una de cada cinco mujeres que trabajaron a tiempo parcial optaron por esta jornada para compatibilizar el tiempo dedicado al trabajo con el empleado en el cuidado de los niños o adultos. Tal y como detalla el informe de Closing Gap, si las más de 400.00 mujeres que trabajaron a tiempo parcial en dicho año hubieran alargado su jornada hasta las 40 horas semanales se podrían haber generado hasta 12.000 millones de euros adicionales para la economía española.

Acabar con la brecha de género en la conciliación es una tarea de todos. Las empresas también tienen mucho que decir en este asunto. Repsol es una de esas compañías que está haciendo un gran esfuerzo por fomentar la conciliación. Para ello, impulsan las jornadas intensivas y la flexibilidad horaria de entrada y salida con el fin de que la autogestión del tiempo ayude a balancear la vida personal y profesional de los empleados. «Hay que entender la conciliación y la flexibilidad como una evolución en la forma de trabajar para adaptarnos al nuevo contexto social y económico, que facilita la movilidad, favorece la atracción y retención del talento, impacta en el clima laboral, en el orgullo de pertenencia y mejora de la productividad», indica Begoña Elices, directora general de Comunicación y Presidencia de Repsol y representante de esta compañía en el Board de ClosinGap. Una plataforma integrada por Merck, Mapfre, Vodafone, Repsol, Meliá Hotels Internacional, L’Oreal España, Mahou San Miguel y Solán de Cabras, BMW, Inditex y PwC, que tiene el objetivo de analizar el impacto económico de la desigualdad de oportunidades.

Begoña Elices (Repsol): «La conciliación favorece la atracción y retención del talento»

Asimismo, este estudio apunta a los largos horarios laborales en España como una de las principales causas que impiden la conciliación. En este sentido, el 40% de los ocupados –hombres y mujeres– cuenta con un horario de jornada partida con dos horas destinadas a la comida, algo atípico en el resto de Europa. Esto supone una hora menos de tiempo disponible cada día laborable para quienes cuentan con ese horario, lo que provoca que dejen de disfrutarse 1.706 millones de horas de tiempo libre al año.

«Que las mujeres se hayan dedicado más al hogar no es algo voluntario, es consecuencia de la cultura y la educación. Hay que hablar más de corresponsabilidad y tratar la flexibilidad como un tema de enfoque. Las exigencias de un puesto de trabajo tienen que ver con resultados, no con números de horas de trabajo», resalta Marieta Jiménez, presidenta de Merck y una de las impulsoras de ClosinGap.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

La era del propósito

Ignacio Cayetano

El propósito ya no se basa exclusivamente en el negocio, sino que incluye valores sociales, éticos y medioambientales.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME