Sociedad

Tecnología para curar al mundo

El avance tecnológico mejorará sustancialmente la calidad de vida de los pacientes. El reto estará en hacer accesible toda esa ingente innovación, que llegue a cada uno de los rincones del planeta.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
10
Nov
2018
tecnologia

Enfermedades crónicas como la hipertensión, la diabetes o el cáncer afectan mayoritamente a países de rentas bajas. Las enfermedades no transmisibles (ENT) son la principal causa mundial de defunción. Cada año, 41 millones de personas mueren por estas enfermedades, según datos de Organización Mundial de la Salud (OMS). La innovación sanitaria busca respuestas a este desafío. 

La Agenda 2030 para el desarrollo sostenible fija como objetivo la reducción de las muertes prematuras por enfermedades no transmisibles en un 33% para 2030, pero un reciente informe de la OMS ve poco probable que se logre esta meta. «Todavía existen muchas lagunas en los servicios de salud y en el acceso a los medicamentos y las tecnologías necesarias para tratar estas enfermedades», advirte este organismo.

¿Cómo podemos revertir esta situación? «Ampliar el acceso es complejo y, a pesar de todos nuestros esfuerzos, aún se puede hacer más para garantizar que nuestra innovación llegue a más gente», asegura Vasant Narasimhan, CEO de Novartis. La farmacéutica suiza ocupa el segundo lugar en el Índice de Acceso a los Medicamentos, un ranking que mide los resultados de las 20 principales compañías del sector para mejorar el acceso a medicamentos y la atención sanitaria en los países en vías de desarrollo. «Nada es imposible, tampoco el acceso a la medicina», subrayó Narasimhan en el encuentro Reimagining access, organizado por Novartis en su campus de Basilea. La compañía, que ha ligado la remuneración de sus directivos a objetivos de acceso, lanzó hace tres años el programa Novartis Access que, según sus datos, ya ha suministrado más de 800.000 tratamientos y han llegado a más de 395.000 pacientes. 

En la Asamblea General de las Naciones Unidas celebrada el pasado mes de septiembre, los jefes de Estado y de Gobierno se comprometieron a adoptar 13 nuevas medidas para combatir las enfermedades no transmisibles. Acordaron basar esta acción en una legislación sólida y en medidas fiscales para proteger a las personas del tabaco, los alimentos insanos y otros productos nocivos. El apoyo legislativo es fundamental, qué duda cabe, pero los expertos también recalcan a la tecnología como fuerza transformadora. 

Tecnología y salud

ClickMedix ha desarrollado una app que permite a los médicos evaluar , diagnosticar y derivar a los pacientes para recibir tratamiento de forma telemática. El impacto es directo: pacientes que viven en poblaciones alejadas de grandes núcleos urbanos evitan los desplazamientos y los gastos que conllevan. «No hay suficientes médicos para todos los pacientes y en el futuro esto no va a cambiar. Con la inteligencia artificial se traducirá en mejores decisiones, más prevención y tratamientos de recuperación más acertados», explicó a Ethic Ting Shih, fundadora de esta startup, durante el Congreso Reimagining access.

Otro ejemplo de disrupción tecnológica es Zipline, una compañía de drones que entrega sangre y suministros médicos a los hospitales regionales. Por ahora tienen un acuerdo con el Gobierno de Ruanda y conversaciones con muchos otros con el fin de mejorar el acceso a la medicina de poblaciones vulnerables. «No ideamos una empresa de drones, primero nos centramos en cómo poder llevar sangre a los hospitales de África que más lo necesitan. La clave es siempre centrarse en resolver una necesidad humana», detalló Dan Czerwonka, jefe de operaciones de Zipline.

tecnologia

Vasant Narasimhan: «Nada es imposible, tampoco el acceso a la medicina»

Enfermedades contagiosas

La innovación tecnológica es fundamental también para erradicar enfermedades contagiosas. Una de las más mortales es la malaria. Según la OMS, en 2017 hubo un estimado de 435.000 muertes en todo el mundo por esta enfermedad.«Hay que pensar en la escabilidad y sostenibilidad antes de lanzar un programa piloto para que éste dure. No hay que olvidar el estilo de vida de los pacientes: cuándo salen de trabajar, cuándo podrán recoger el medicamento o cuándo podrán tomarlo», afirmó David Reddy, CEO de Medicines for Malaria Venture.

La lepra representa otro gran desafío sanitario. Es una de las enfermedades más antiguas conocidas por el hombre y hoy en día se estima que entre 2 y 3 millones de personas aún viven con discapacidad física y estigmatización como resultado de la enfermedad. Una muestra de cómo la tecnología puede promover el acceso a la medicina y mejorar la calidad de vida de los pacientes es la alianza entre Microsoft y la Fundación Novartis en Brasil. Ambas instituciones están desarrollando un protocolo para examinar imágenes recopiladas por la Fundación Fiocruz para ayudar en la detección temprana de la lepra mediante una herramienta digital de salud con capacidad de prueba de inteligencia artificial (AI) y un Atlas de Imágenes Inteligentes. «La medicina está evolucionando de ser reactiva a proactiva, gracias a la tecnología se está centrando cada vez más en prevenir enfermedades», apuntó la directora de la Fundación Novartis, Ann Aerts. 

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

El futuro es de las canas

Ignacio Cayetano

Los efectos producidos por el incremento de la longevidad pueden propiciar un estímulo al crecimiento económico.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME