Cambio Climático

Adiós, petróleo: las próximas guerras serán por el agua

El estrés hídrico tensiona cada vez más los puntos calientes de los conflictos bélicos del mundo, como Siria, Irán, Nigeria o Somalia.

Artículo

Luis Meyer
¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
22
Mar
2018

El politólogo y filósofo Sami Naïr declaraba hace poco en las páginas de Ethic: «La guerra civil de Siria tiene un origen claro: antes del estallido, durante cuatro años, el país había sufrido una sequía dramática, que produjo cuatro millones de desplazados. No es casualidad que las ciudades del norte donde estalló la revolución fueran las receptoras de esta llegada masiva de campesinos, emigrados por la falta de agua y por las políticas de desarrollo industrial y de infraestructuras que había puesto en marcha el régimen en aquella época, que también decidía las vías hidráulicas, y que fue un desastre ecológico. Las reivindicaciones democráticas fueron un elemento importante en el levantamiento, pero estaba favorecido por esta situación, que venía de una sequía devastadora en este país, acentuada a su vez por las políticas del régimen».

El estrés hídrico tensiona cada vez más los puntos calientes de los conflictos bélicos del mundo, como Siria, Irán, Nigeria o Somalia

La semilla de las guerras, por más que las abanderen ideologías, religiones o el ánimo justiciero de terceros países, suele ser la reclamación de un bien escaso o, cuando menos, finito: en las más contemporáneas el petróleo, antes el oro, también los diamantes. La guerra más cruenta de la historia la inició Hitler con el apoyo de una sociedad enardecida por la falacia de que una raza, la aria, estaba en peligro de extinción. Y casi siempre se reivindican pedazos de tierra a los que se etiquetaba antes como imperio o colonia, hoy como nación o pueblo sometido al que defender, lo mismo da. Contienen los bienes vitales para que el ritmo de la Humanidad no decaiga, y ahí ponen el foco quienes inician las guerras.

Hoy, el bien que falta es el agua. Aún no es una situación dramática en el mundo desarrollado. Todavía se obra el milagro por el que mana de nuestros grifos una cascada sinfín, en cualquier momento y con un leve giro de muñeca. Un espejismo frente al que no se están tomando las medidas necesarias. El 70% del planeta está cubierto de agua y solo el 0,5% es apta para consumo. En apenas una década llegaremos a los 8.000 millones de habitantes, y mientras tanto los cauces de los ríos se secan o se degradan por el avance imparable de la contaminación. Los países más pobres suelen ser víctimas de la actividad industrial de los más ricos: casi mil millones de personas no tienen, a día de hoy, acceso a agua potable; más de una décima parte de la población mundial. Según datos de Acción Contra el Hambre, en Siria, más de la mitad de la red de agua ha sido destruida o dañada por las partes en conflicto. En Yemen, la población sin acceso a agua segura ha pasado del 40 al 70 por ciento desde el inicio de la guerra. En Líbano, con 1.100.000 millón de refugiados, la demanda de agua ha aumentado un 30% desde 2011.

© Acnur | Frederic Noy

El World Resources Institute, una ONG de ámbito mundial que reclama el uso consecuente de los recursos del planeta, ha advertido recientemente del aumento del estrés hídrico en todo el mundo: «Más de 30 países lo enfrentarán de forma especialmente agudizada en 2040». El acceso al agua ha sido una fuente común de disturbios en la India, y explotado por grupos terroristas: Shabab se ha aprovechado de la vulnerabilidad de las comunidades afectadas por la sequía en Somalia. Boko Haram ha alimentado su discurso con las penurias de Chad, Nigeria y Níger. Son regiones donde el agua empieza a ser un bien dramáticamente escaso.

La sequía también alimenta en Irán el descontento popular. Muchas de sus poblaciones rurales están hoy entre las zonas más áridas del mundo. Su agricultura y ganadería agonizantes provocan masivas diásporas a las ciudades, y los jóvenes urbanitas se revuelven contra el aumento de desempleo. El agua es también un elemento clave en Territorio Palestino Ocupado. En Gaza la destrucción de infraestructuras de agua y de generación de energía y los problemas de gobernanza provocan que el 90% de la población tenga que comprar agua a vendedores privados. En Cisjordania la explotación del acuífero es uno de los puntos estratégicos para el control del territorio.

En los últimos años, al tiempo que se extiende la duración media de los conflictos, crecientemente protagonizados por grupos armados y no ejércitos oficiales, las infraestructuras de agua y saneamiento «se convierten directamente en objetivo militar como forma de ganancia bélica», asegura Pablo Alcalde, responsable de agua y saneamiento de Acción Contra el Hambre. Esto contraviene el Derecho Internacional Humanitario que prohíbe expresamente «atacar, destruir, sustraer o inutilizar las instalaciones y reservas de agua potable o las obras de riego», claramente estipulado en el I Protocolo Adicional a los Convenios de Ginebra de 1977.

Expertos militares advierten de que la escasez de agua será el próximo motivo de confrontación

Así lo recoge también The New York Times: una asociación de militares retirados de Estados Unidos advirtió recientemente de que el estrés hídrico es «un factor creciente en las zonas de conflicto». Irán tiene, hoy, más de 82 millones de habitantes. El ministro de Agricultura de ese país, Issa Kalantari, declaró recientemente: «El cambio climático traerá más sequía. Y escasez de agua. Si no lo remediamos, este siglo, 50 millones de iraníes emigrarán». Más de la mitad de la población actual.

David Michel, analista del think tank Stimson Center, dijo recientemente al respecto: «La falta de agua de Irán se percibe en las restricciones de las ciudades, en los pozos secos del campo, o en el lago Urmia, que cada año disminuye su tamaño». Y concluía con una reflexión que resume esta crisis incipiente y descomunal: «El agua no va a derrocar al Gobierno de Irán, hoy por hoy. Pero es un componente, en algunas ciudades, de agravios y frustraciones. Es una crisis potencial. Y es el desafío político, por tanto, más importante».

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME