Derechos Humanos

Testimonios tras la frontera

El colectivo Caminando Fronteras ha documentado 25 inmigrantes muertos al mes, la mayoría niños y mujeres, entre septiembre de 2015 y diciembre de 2016.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
10
May
2017
inmigrantes-espana-fronteras

«Murieron a nuestro lado. No sabíamos por qué. Dijeron que podría ser por frío, pero es muy difícil saberlo; hay cosas místicas que no entendemos», cuenta B., camerunés superviviente de un naufragio datado el 29 de octubre de 2015 en el Mar de Alborán. «En el agua pasan muchas cosas», advierte. Se refiere a la traumática decisión de tirar los cuerpos inertes de sus compañeros por la borda. «Era imposible aguantar allí con los cuerpos, no podíamos quedarnos con ellos. No puedo olvidarlos. Pasan por mi mente sus caras muchas veces, sobre todo por la noche». Ahora B. se encuentra en Francia, donde recibe tratamiento psicológico.

Su testimonio lo recoge el colectivo Caminando Fronteras en un extenso informe que ofrece, en igual proporción, las frías cifras que arrastra el drama migratorio y el testimonio de las víctimas a través de sus propios ojos. Las personas que narran su odisea en las 80 páginas de este documento, que lleva por nombre Tras la frontera, proceden de 15 países africanos y sitúan su relato en la docena de lugares «marcados a fuego por tantos días, cuando no años, de espera y sufrimiento», como los bosques de Nador, Bel Younech, Castillejo, Boukhalef o Mesnana.

«La guerra de fronteras existe. Hay mujeres, personas desaparecidas y familias que las buscan», reivindica activista Helena Maleno, miembro de la organización. El Colectivo Caminando Fronteras documenta la muerte de 388 migrantes en el mar tratando de llegar a las costas españolas entre septiembre de 2015 y diciembre de 2016, de los que 122 (el 31,4%) eran niños y adolescentes y 31 mujeres (7,9%). Sólo 22 de los fallecidos han sido identificados.

En aquella travesía que emprendió B., desaparecieron seis de sus compañeros. «Desde el colectivo elevamos quejas a la Defensoría del Pueblo por la atención a las víctimas en aquel naufragio», cuenta Maleno. «El Mar de Alborán es una de las zonas de mayor seguridad respecto al derecho a la salvaguarda de la vida en el mar. Se detecta una falta de colaboración entre los dos servicios de rescate, el Estado español y Marruecos, sobre todo porque la información que se eleva desde Marruecos llega tarde o a veces es errónea», afirma.

tras-la-frontera-informe

Esta «guerra de fronteras» también ha dejado en este periodo, según la organización, 6 muertos y 739 heridos graves al intentar saltar las vallas de Ceuta y Melilla, 98 adolescentes de 14 a 17 años, entre ellos.

Criminalizar a las víctimas

«Muchas veces nos damos cuenta de lo que significan las fronteras cuando llegamos al Sáhara. Moverse es algo natural, sobre todo porque en África las fronteras son totalmente límites artificiales impuestos por los colonizadores», expresa A., líder comunitario maliense. Sin embargo, esa realidad tan obvia se topa con un áspero juego de fronteras que dista mucho de serlo: «En España nos trataron como a criminales, en los centros de detención eres un criminal, pasas frío incluso, es una cárcel. Así que sólo esperaba a salir de allí», narra B.

inmigrantes-espana-fronteras

Lo cierto es que pisar tierra no significa, ni mucho menos, que las dificultades se hayan terminado. La ONG denuncia la «criminalización» que sufren los supervivientes de las tragedias. «Salgamos del discurso de criminalización de la migración para construir otro en el que hablemos de personas y ciudadanía en movimiento», reclama Maleno.

Caminando Fronteras se ha hecho conocido entre las comunidades migrantes de tránsito o salida desde Marruecos por haber puesto a disposición un teléfono de emergencias, 24 horas del día, donde han recibido en estos 16 meses 309 llamadas de auxilio con «gritos desesperados desde el mar» que correspondían a 7.079 personas según el testimonio de los viajeros de esas barcazas.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

OFRECIDO POR
Cabecera

Derribando los muros del progreso

Raquel C. Pico

Construir entornos accesibles es la mejor herramienta para construir un progreso que no deje a nadie atrás.

OFRECIDO POR
Cabecera

La trampa de la culpa

Raquel C. Pico

Pese a contar con solo una hora libre al día, la mayoría de las madres sienten culpa por dedicarse tiempo a ellas misma.

La urgencia de los neuroderechos humanos

Txetxu Ausín | Aníbal Monasterio Astobiza | Belén Liedo | Daniel López Castro | Manuel Aparicio Payá | Mario Toboso Martín | Ricardo Morte Ferrer

Los límites legales para la 'lectura de mente' serán necesarias para garantizar la independencia de pensamiento.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.