Educación

Decálogo del hogar sostenible

La adopción de unos sencillos hábitos en el hogar reduce el impacto medioambiental de tu casa al mismo tiempo que abarata la factura de consumo energético. Aquí van diez consejos.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
17
Jun
2015

Artículo

Redacción

La adopción de unos sencillos hábitos en el hogar reduce el impacto medioambiental de tu casa al mismo tiempo que abarata la factura de consumo energético. Aquí van diez los diez consejos que ha difundido el portal inmobiliario Fotocasa:

1) No dejes los aparatos eléctricos en modo stand by

Se estima que el consumo de los electrodomésticos en stand by representa el 5% del consumo en los hogares. Desenchufa cualquier aparato que no estés utilizando: ordenador, televisor,  videoconsola, cargadores de móvil, etc. Evitarás que envejezcan antes de tiempo. Además, su consumo residual puede llegar a generar un coste de 60 euros al año.

2) Iluminación 

Instalar bombillas de bajo consumo o fluorescentes LED es una pequeña inversión que rápidamente se verá amortizada. Este tipo de bombillas tienen una vida útil 8 veces superior a las normales y, además, nos pueden ayudar a ahorrar una media de 100 euros al año ya que gastan entorno a un 80% de energía menos que las bombillas tradicionales.

3) Configura tus equipos de calefacción y aire acondicionado

Regula tus equipos para obtener la temperatura ideal y mejorar su eficiencia. Lo ideal es mantener la calefacción a 20ºC, el aire acondicionado a 26ºC y el agua caliente a 35ºC. Cada grado de diferencia supone un ahorro de un 8% de energía. Un consejo: en el momento de poner en marcha el aparato, no le exijas el máximo de temperatura, no refrescará o calentará la habitación más rápido, sólo conseguirás que gaste más energía.

4) Aprovecha los recursos naturales: ventilación y luz natural

Aprovecha al máximo la luz solar, es gratis. Subir las persianas, correr las cortinas o pintar las paredes con colores claros son algunas prácticas que reducen la necesidad de iluminación artificial. Asimismo, si abres las ventanas de forma que se puedan crear corrientes de aire naturales podrás ventilar de forma eficaz y disminuir el uso de aire acondicionado.

5) Buenas prácticas en la cocina

Tomando las medidas adecuadas mientras cocinas puedes reducir tu factura energética. Por ejemplo, utiliza la olla a presión siempre que puedas ya que consume la mitad. Cocinar con microondas también supone un ahorro energético y de tiempo. Si utilizas el horno, evita abrirlo mientras esté funcionando ya que supone una bajada de unos 20ºC de temperatura. Por último, apaga el fuego 5 ó 10 minutos antes de acabar la cocción para aprovechar el calor residual.

6) Electrodomésticos de bajo consumo

Cuando tengas que sustituir viejos electrodomésticos, hazlo por nuevos aparatos que tengan una etiqueta energética de bajo consumo energético. Opta por electrodomésticos de clase energética A++ o A+++ que comportan un ahorro del 70% en consumo de energía respecto a los electrodomésticos de clase A.

7) Lavadora, secadora y lavavajillas

Para un uso eficiente de estos electrodomésticos, utilízalos a carga completa o utiliza programas ecológicos y económicos. Evita el prelavado en la lavadora y usar agua fría siempre que sea posible. Por último, prescinde de la secadora siempre que puedas.

8) Un buen aislamiento es la clave para el ahorro en climatización

El aislamiento es sinónimo de eficiencia: si entran corrientes por tus ventanas, séllalas con silicona, masilla o burletes adhesivos. Instala dobles cristales en las ventanas y reducirás tus necesidades tanto de calefacción como de aire acondicionado. Asimismo, coloca toldos, persianas y cortinas para evitar la penetración de sol excesiva en verano y disminuirás la necesidad de aire artificial.

9) Invierte en pequeñas mejoras

Instala aireadores en los grifos; disminuirás hasta un 50% el consumo. Con el uso de una cisterna de doble descarga también reducirás el gasto a la mitad. Otras reformas más sofisticadas como la mejora del envolvente -la capacidad aislante de tus muros- pueden suponer una reducción del consumo de calefacción y aire acondicionado de entre un 35%  a un 70%.

10) Cambios de hábitos de consumo

Existen medidas que podemos empezar a poner en práctica de manera sencilla y no implican ningún coste adicional. Simplemente modifica algunos hábitos de consumo y estilo de vida:

• Siempre es mejor ducharse que bañarse.

• Cierra el grifo mientras te enjabonas, en el afeitado, en el cepillado de dientes, mientras friegas los platos…

• No emplees el inodoro como una papelera.

• Apaga las luces cuando salgas de una habitación.

• No descongeles alimentos bajo el chorro de agua.

• Pon la lavadora y el lavaplatos cuando estén llenos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.