Derechos Humanos

El conflicto sirio se cobra más de 96.000 vidas

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos ha documentado más de 96.000 muertos -más de una tercera parte de ellos civiles- desde el comienzo del conflicto en Siria, en marzo de 2011.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
04
Jun
2013
Carmen Gómez Cotta

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos ha documentado más de 96.000 muertos -más de una tercera parte de ellos civiles- desde el comienzo del conflicto interno en Siria, en marzo de 2011.

El balance del periodo comprendido entre el 18 de marzo de 2011 -cuando comenzaron las movilizaciones contra el régimen sirio de Bashar al Assad que degeneraron posteriormente en una guerra civil- y el pasado 29 de mayo es de al menos 96.066 muertos, ha precisado el Observatorio, con sede en Londres pero con una amplia red de informantes en Siria.

Esta cifra incluye a 35.418 civiles -4.945 niños y 3.179 mujeres-, 12.542 combatientes rebeldes identificados, 2.111 rebeldes no identificados, 1.962 soldados desertores, 24.591 soldados del Ejército, 17.016 miembros de grupos paramilitares del régimen (‘Shabiha’, Comité Popular, Fuerza Nacional de Defensa) y 2.459 personas no identificadas.

Cumbre Rusia-UE

Mientras, el suministro de armas a los dos bandos en Siria acapara toda la atención durante la cumbre Rusia-Unión Europea que comenzó ayer en la ciudad de Yekaterimburgo (Urales), uno de los momentos de mayor tensión en las relaciones entre Moscú y Bruselas.

«En la primera fase del conflicto era muy complicado garantizar el suministro de aviones de combate, aunque estuvieran preparados para su envío, pero ahora la situación en Siria es más estable y previsible«, afirmó hoy un portavoz de la industria militar a la agencia Interfax.

Horas antes de arrancara la cumbre, representantes del Ministerio de Defensa sirio negociaban en Moscú los plazos de suministro y el número de cazas MiG rusos que adquirirán en virtud de un contrato suscrito en 2007.

El Kremlin ya no se anda con rodeos en lo que se refiere al suministro de armamento pesado al régimen de Bachar al Asad, que también recibirá en los próximos meses misiles antiaéreos S-300.

Rusia mantiene que las armas tienen como destino un Gobierno legítimo, que los contratos fueron firmados antes del estallido del actual conflicto y que no existe ningún embargo que impida tales operaciones.

En respuesta, los Veintisiete ordenaron recientemente el levantamiento del embargo al suministro de armamento a los rebeldes, que debido a la falta de equipos militares han cedido muchas posiciones en las últimas semanas.

La decisión de Bruselas se ha interpretado como un mensaje para el Kremlin y Damasco de que, en caso de la conferencia internacional sobre el arreglo político del conflicto fracase, el régimen sirio no tendrá ni mucho menos garantizada la victoria en el terreno militar.

Al respecto, la jefa de la diplomacia de la UE, Catherine Ashton, aseguró a la agencia rusa Interfax que »

El suministro de armas a los dos bandos en Siria acapara toda la atención durante la cumbre Rusia-Unión Europea que comenzó hoy en la ciudad de Yekaterimburgo (Urales), uno de los momentos de mayor tensión en las relaciones entre Moscú y Bruselas.

«En la primera fase del conflicto era muy complicado garantizar el suministro de aviones de combate, aunque estuvieran preparados para su envío, pero ahora la situación en Siria es más estable y previsible», afirmó hoy un portavoz de la industria militar a la agencia Interfax.

Horas antes de arrancara la cumbre, representantes del Ministerio de Defensa sirio negociaban en Moscú los plazos de suministro y el número de cazas MiG rusos que adquirirán en virtud de un contrato suscrito en 2007.

El Kremlin ya no se anda con rodeos en lo que se refiere al suministro de armamento pesado al régimen de Bachar al Asad, que también recibirá en los próximos meses misiles antiaéreos S-300.

Rusia mantiene que las armas tienen como destino un Gobierno legítimo, que los contratos fueron firmados antes del estallido del actual conflicto y que no existe ningún embargo que impida tales operaciones.

En respuesta, los Veintisiete ordenaron recientemente el levantamiento del embargo al suministro de armamento a los rebeldes, que debido a la falta de equipos militares han cedido muchas posiciones en las últimas semanas.

Según la prensa, la decisión de Bruselas es un mensaje para el Kremlin y Damasco de que, en caso de la conferencia internacional sobre el arreglo político del conflicto fracase, el régimen sirio no tendrá ni mucho menos garantizada la victoria en el terreno militar.

Al respecto, la jefa de la diplomacia de la UE, Catherine Ashton, aseguró a la agencia rusa Interfax que «todos los estados miembros han acordado que no exportarán (armas) en esta etapa y valorarán ante todo la marcha del proceso político».

«El Consejo Europeo revisará la situación antes del 1 de agosto» teniendo en cuenta el informe que está preparando tras las consultas con el secretario general de la ONU «y los avances de la iniciativa ruso-estadounidense sobre la convocatoria de la conferencia de paz».

Además, añadió que los países que decidan suministrar armas a la oposición siria deberán garantizar que éstas no caigan en las manos equivocadas y que sólo se usen para proteger a la población civil.

«Los suministros sólo pueden destinarse a la Coalición de la oposición siria para la defensa de la población civil, y además con garantías sobre quién es el usuario final» de las armas, dijo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME