Derechos Humanos

Diez millones de yemeníes sufren las consecuencias del hambre

Más de la mitad de la población de Yemen, es decir, 10 millones de personas, se acuesta todas las noches con hambre a causa de la inestabilidad política y de los conflictos armado.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
02
Oct
2012

Artículo

Más de la mitad de la población de Yemen, es decir, 10 millones de personas, se acuesta todas las noches con hambre a causa de la inestabilidad política y de los conflictos armados, que han contribuido a interrumpir servicios sociales básicos en un país ya de por sí afectado por graves problemas alimentarios y por factores como el auge de los precios y de los combustibles, según ha advertido del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de Naciones Unidas.

En la actualidad, según el PMA, cerca de cinco millones de personas, el 22 por ciento de los yemeníes, requieren de ayuda alimentaria, casi el doble que en 2009. En su mayoría se trata de agricultores que no pueden incrementar la parte de su producción destinada a su propia alimentación y que, a causa del auge de los precios, no pueden adquirir los alimentos que les faltan.

Según el organismo, otros cinco millones de personas se encuentran al borde de la inseguridad alimentaria a causa de los precios de los alimentos y casi la mitad de los niños del país sufren malnutrición crónica, hasta el punto de que uno de cada diez no llega a los cinco años de edad.

En total, se estima en diez millones (de una población de poco más de 20 millones) los yemeníes que «van a la cama con hambre todas las noches». Según el PMA, Yemen se encuentra en segundo lugar en el mundo en cuanto a sus niveles de malnutrición crónica, solo superado por Afganistán, y la proporción de niños con bajo peso es la tercera más alta del mundo, después de India y Bangladesh.

A mediados de 2011, en plenas movilizaciones contra el régimen del depuesto presidente Alí Abdulá Salé, el agravamiento del conflicto armado en la provincia de Abyan, en el sur, causó el desplazamiento de alrededor de 100.000 personas a la capital, Adén. Los alrededor de 400.000 desplazados internos debidos a la guerra en el norte del país han incrementado las necesidades de emergencia humanitaria. Asimismo, miles de refugiados atraviesan cada año el Golfo de Adén procedentes del Cuerno de África.

Además del conflicto político, que limita el acceso a recursos básicos, hay otros factores externos e internos que afectan a la capacidad alimentaria en Yemen, como el cambio climático y la escasez de aguas. La crisis financiera mundial, que ha afectado a los precios de alimentos y combustibles, ha incrementado la tasa de pobreza al 43 por ciento.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

La necesidad de ser justos

Cristina Sánchez

Los derechos humanos construyen la imagen de nuestra sociedad en torno a la vida, la educación, la salud y la libertad.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.