Opinión

Lorca: el día en que dejamos de mirar hacia otro lado

El pasado 11 de mayo un terremoto sacudió Lorca y ocho personas perdieron la vida. Pero con los días, se oyó un estruendo, el mayor estruendo que se puede oír, el silencio.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
01
Dic
2011
Por Lucio Fernández López, director de RRHH y RSE de Redyser Transporte

Lorca, 11 de mayo del 2011, 18:47, un terremoto de 5,2 grados en la escala Richter sacudió a esta localidad de la región de Murcia. Sus efectos se sintieron en toda Murcia.

Ese día 8 personas perdieron la vida en este suceso y todos, absolutamente todos, quedamos conmocionados con las imágenes que se emitían en las cadenas de televisión de todo el país.

Toda la región de Murcia y, poco después, toda España se volcaba con el pueblo de Lorca para ofrecerle ayuda a los afectados, múltiples afectados por este siniestro. Desde el primer momento los Servicios de Emergencia se encargaron de socorrer a los heridos y empezaron a organizar el campamento donde vivieron multitud de familias durante semanas, meses. Además, se movilizaron organizaciones no lucrativas (Cruz Roja, Cáritas,…) para ofrecer sus servicios y ayudarles a coordinar la gestión de las ayudas y poder entregarlas a los ciudadanos.

Además, las empresas se encargaban de recoger alimentos, mantas, artículos básicos de aseo, productos infantiles para los niños y bebés que estaban en la intemperie… Nadie tuvo que coordinar este instinto inicial de ayuda, todos sabíamos qué hacer, cómo hacerlo y cuándo hacerlo. Ese día se desató lo que yo llamaría Responsabilidad Humanitaria Empresarial.

Esta situación de entrega total hacia el pueblo de Lorca duró varias semanas, lo que permitió ayudar a salir de una situación extrema a la multitud de personas que habían perdido negocios, casas y, sobre todo, recuerdos.

De repente, se oyó un estruendo, el mayor estruendo que se puede oír, el silencio.

Todo había pasado, los telediarios, la prensa, la radio, habían dejado de emitir noticias sobre Lorca. Supongo que será porque después de la tempestad vuelve la calma, pero las empresas de Murcia, de España, esas empresas que se había volcado con Lorca ya no estaban. Algunas quedaron, pero muy pocas.

Y sí, es lógico que esto pase, es lógico que todo tenga que volver a la normalidad, la vida sigue y las empresas deben seguir. Sin embargo, hay una cosa que no puedo compartir y es el oportunismo. ¿Nadie se ha aprovechado del terremoto de Lorca para dejarse ver?

Si miramos fuera de nuestras empresas, de nuestras vidas, existen muchos “Lorcas”: situaciones de pánico, de pérdidas humanas, de pobreza, de necesidad,… y ésas también se merecen que hagamos un esfuerzo por ellos.

Un día tomando café, en el centro de Murcia, escuchaba a una persona que le decía a otra “Todos se han volcado con Lorca, que está muy bien, pero ahora ya no hay nada para los demás”. Tenemos a 29.000 ONG en toda España que, diariamente, se enfrentan a un terremoto interno (pobreza infantil, falta de recursos, drogodependencias, maltrato, medio ambiente, educación, discapacidad,…) y también se merecen que les dediquemos nuestro tiempo.

Todos nos sentimos orgullosos de trabajar la Responsabilidad Social Empresarial o, a nivel de ciudadano, la Responsabilidad Social Individual, pero seamos coherentes con lo que hacemos no con lo que decimos. Hago mía una frase de Séneca que decía “La satisfacción de una buena acción es haberla hecho”.

Hagamos buenas acciones y sintámonos satisfechos, somos capaces. Recordemos que el 11 de mayo del 2011, en Lorca, fue el día en que dejamos de mirar hacia otro lado.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Mi gran duda

José Antonio Marina

¿Podemos reducir todo suceso histórico a un breve repertorio de simples energías afectivas?

Punto final

Juan José Almagro

Agotados por los golpes de las múltiples crisis y en medio de la incertidumbre absoluta, ¿podemos mantener la esperanza?

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.