Cambio Climático

Suiza abandona el uso de la energía nuclear

Los expertos temen que un temblor en el país alpino podría producir también tsunamis en los grandes lagos del país.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
24
Abr
2011

Artículo

Daniela Coello / Agencias

La prensa suiza y grupos ecologistas califican como «histórica» la decisión del gobierno federal de abandonar de manera gradual la energía nuclear.

Con esta decisión Suiza se ha convertido en el primer país europeo en anunciar planes para eliminar la energía nuclear, a raíz del accidente en Fukushima, Japón, destacaron los grupos ecologistas.

La Confederación Helvética es uno de los países europeos con mayor uso de energía nuclear: el 40% del total. El país alpino tiene un riesgo «moderado» de seísmos, aunque en el caso de ciudades como Basilea es más elevado. Los expertos temen que un temblor en el país alpino, que podría alcanzar el nivel 7 en la escala de Richter, podría producir también tsunamis en los grandes lagos del país.

El primer reactor en detenerse será el de Beznau (al norte del país) en 2019. Precisamente, allí el domingo pasado más de 20.000 personas llegadas de todos los cantones se manifestaron contra las centrales nucleares. Fue la mayor manifestación contra este tipo de energía en el país en 25 años.

El abandono progresivo de la energía nuclear costará a los suizos entre 2.200 y 3.800 millones de francos (entre 1.800 y 3.100 millones de euros), según estimaciones del Gobierno.

Para sustituir el gran volumen de energía que actualmente producen las centrales nucleares, el Ejecutivo planea incrementar las renovables, la hidroeléctrica, la cogeneración por calor así como las centrales de gas de ciclo combinado.

Después de la crisis nuclear de Japón, varios países europeos se han replanteado su política respecto a este tipo de energía. En Alemania, le costó la región de Baden-Wurttenberg a Angela Merkel y, el 6 de junio, se decidirá el futuro de la política nuclear germana en referéndum.

Por su parte, Italia, que regresó a la energía nuclear en 2009, ha paralizado su nueva política y también someterá a votación popular esta cuestión el 12 y 13 de junio.

A su vez, los editorialistas de Le Temps, La Tribune de Genève, 24 y Le Matin, entre otros, dan la bienvenida a una posición «valiente» del gobierno y esperan el plan detallado de la estrategia alternativa energética que se se llevará a cabo para culminar el proyecto en 2034.

La víspera, la ministra de Energía y Medio Ambiente, Doris Leuthard, anunció la decisión del gobierno helvético de cerrar las cinco centrales nucleares del país en los próximos 23 años, cuando lleguen al final de su vida útil.

Leuthard señaló que se invertirá más en energías renovables para sustituir la energía nuclear, que en la actualidad proporciona cerca del 40 por ciento la energía de Suiza.

«Estamos entrando en la era post-Fukushima. El cambio es histórico (…) El desastre japonés lo ha cambiado todo, incluso en las mentes de muchos que pensaban que la renovación parcial de la energía nuclear era un mal necesario para evitar un incremento irresponsable de las emisiones de gases de efecto invernadero», analizó Le Temps.

«Una decisión histórica», reiteró el cotidiano «24», y agregó «que hará de Suiza uno de los primeros países en optar por un futuro sin átomo».

«Para un país tan frío, es una forma de revolución», señaló por su parte Le Matin. «Después de Fukushima no podía ser de otra manera. La presión popular hizo inevitable el abandono«.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.