Cultura

Los combustibles que tardaron un millón de años en producirse

«Energía. Por un futuro sostenible», es una exposición que pone de manifiesto el uso (excesivo) que hacemos de la energía y las mejores soluciones que se podrían adoptar.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
06
Mar
2011
Carmen Gómez Cotta

Actualmente, y en un solo día, la humanidad consume una cantidad de combustibles fósiles que la naturaleza ha tardado un millón de años en producir. Además, en los últimos 60 años, el consumo energético se ha triplicado. ¿Cómo hemos llegado a esta dependencia? ¿Es sostenible este modelo?

Para responder a estas preguntas y tomar conciencia de la situación, Caixa Forum Madrid organiza (hasta el 20 de noviembre de 2011) la exposición “Energía. Por un futuro sostenible”. Se trata de una muestra que pone de manifiesto el panorama de las energías del siglo XXI, proponiendo a la vez una inmersión en el concepto científico y en la historia de la energía.

Así, a lo largo del recorrido, aprenderemos cuales son las diversas formas que adopta la energía y cómo se transforma (pues la energía ni se crea ni se destruye, sólo se transforma). Además, se podrá apreciar aquello que el ojo no llega a ver, comprobando, a través de una cámara térmica, qué partes del cuerpo tienen una mayor temperatura.

Destacado es también el apartado dedicado al Sol, esa energía que es el inicio de todo, el origen de la mayoría de los ciclos naturales de la Tierra. Aquí, se puede descubrir también cómo el Sol es un gigantesco y potente reactor de fusión nuclear.

La exposición tiene como objetivo resaltar el consumo humano de energía. Para ello, se marca un recorrido por el consumo energético desde el Paleolítico hasta nuestros días, desde el hombre prehistóricos hasta las sociedades industrializadas de la actualidad. El resultado, se aprecia claramente el brutal incremento de consumo de energía por personas durante todo este tiempo. Basta como ejemplo citar que si hace un millón de años un homínido consumía 2.000 kilocalorías diarias, una persona en la sociedad industrializada es de 230.000 kilocalorías.

Vivimos en la era del petróleo y casi el 40% de la energía que consumimos procede de esta combustión. El resto, casi ese 60%, se obtiene de energías no renovables –como el carbón o el gas natural- que requieren miles de años para formarse. Así que el objetivo inmediato pasa por aumentar las cuotas de uso de energías renovables, hasta esos niveles necesarios para mantener una situación de equilibrio.

Y es que el gasto sin mesura de la energía puede acarrear graves consecuencias para el planeta. Por eso, además de exponer la actual situación energética en el mundo, la exposición pretende también buscar soluciones, manera de contribuir para preservar la calidad de vida de nuestro entorno.

Pero, sin lugar a dudas, el objetivo más importante y prioritario es  la concienciación social sobre el ahorro y la eficiencia energética. Sólo así se puede fomentar un compromiso ciudadano a favor de la sostenibilidad y la protección del medio natural.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Simone Weil: Pasión y autenticidad

Santiago Íñiguez de Onzoño

La pensadora intentó conciliar el cristianismo con las tesis de Platón e incluso con algunos planteamientos marxistas.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.