Cambio Climático

Medio ambiente ‘instagrameable’

Hablar sobre el cambio climático no solo se trata de compartir datos, sino de encontrar la manera más efectiva para comunicar lo que está sucediendo en el planeta. ¿Cuáles son los mensajes que más impacto tienen en la ciudadanía?

Ilustración

Mariana Toro
¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
08
julio
2024

Ilustración

Mariana Toro

En los últimos años, los esfuerzos por comunicar sobre el medio ambiente y el cambio climático se han multiplicado exponencialmente. Instituciones internacionales como las agencias de la ONU, la Unión Europea, así como grandes y pequeñas empresas, grupos de activistas e intelectuales, han centrado sus esfuerzos en explicar, de forma clara y efectiva, qué es el cambio climático y cómo afecta nuestras vidas diarias y entornos. En este contexto, las redes sociales han sido grandes aliadas, permitiendo llegar a públicos que antes eran mucho más difíciles de alcanzar. Una de las plataformas más exitosas en este ámbito es Instagram.

Las investigadoras Gemma San Cornelio y Elisenda Ardèvol, de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), decidieron abordar las «narrativas visuales emergentes para concienciar sobre los retos ambientales y climáticos en Instagram». El estudio, publicado en la revista académica Frontiers, ha analizado sesenta cuentas de Instagram y 281 publicaciones de la red social, así como entrevistas a activistas digitales. Su objetivo era «elaborar una caracterización inicial de una agenda comunicativa que incluya los elementos emergentes de estas narrativas visuales en las redes sociales, con el potencial de involucrar a los ciudadanos a tomar acción en su vida cotidiana».

Los resultados del estudio demuestran que algunos de los rasgos más importantes de este tipo de narrativas digitales incluyen el uso de imágenes y contenidos positivos. Los mensajes que transmiten optimismo son los que generan un mayor impacto, especialmente aquellos que evocan emociones como la esperanza o la posibilidad de un cambio beneficioso. Esto puede deberse a dos factores identificados en el proceso de investigación.

Los vídeos sobre cómo reutilizar materiales, hacer compostaje o cuidar de los bosques y los animales suelen recibir más atención

Al conectar con emociones positivas, las personas se sienten más empoderadas para emprender cambios positivos, perpetuando este optimismo en acciones concretas. Además, estos mensajes fomentan una sensación de pertenencia con el ecosistema natural y el compromiso en la lucha contra el cambio climático. Y esto nos lleva a la segunda conclusión: los mensajes propositivos que motivan a la acción tienden a tener un mayor impacto, induciendo a cambios pequeños pero significativos entre el gran público. Por ejemplo, vídeos sobre cómo reutilizar materiales, hacer compostaje casero o cuidar de los bosques y los animales suelen recibir más atención.

Otro factor a tener en cuenta son los llamados ecoinfluencers, es decir, aquellas personas que utilizan sus redes sociales, en particular sus cuentas de Instagram, para comunicar sobre el cambio climático. Activistas como Carlota Bruna, Vanessa Nakate y Xiye Bastida han demostrado cómo este tipo de comunicación cercana y empática puede obtener mejores resultados para llegar a grandes audiencias. Este enfoque del activismo, a su vez, se alinea con la orientación a la acción, añadiendo ese toque personal de proximidad.

Por último, el uso de memes, humor y elementos de la cultura popular hacen que la causa ambiental parezca más accesible y cercana. Desde bromas sobre la contaminación de las grandes empresas hasta mensajes para llamar a la acción para llevar a cabo transformaciones cotidianas, los estudios han demostrado que estos elementos pueden tener un mayor éxito comunicativo.

En conclusión, las publicaciones que promueven el compromiso con el medio ambiente tienen el potencial de motivar a los ciudadanos a tomar medidas en su vida diaria. A diferencia de las visiones catastrofistas que suelen generar sentimientos de culpa, los mensajes positivos fomentan una motivación constructiva para abordar los problemas socioambientales.

El estudio de las investigadoras de la UOC revela una diferencia notable entre las narrativas ambientales tradicionales y las curadas por ecoinfluencers. El uso estratégico de los canales de estos influencers demuestra claramente cómo las narrativas visualmente atractivas, emocionales, positivas y propositivas tienen un mayor impacto en el público general para su posterior acción. Estas narrativas presentan la crisis climática no como un escenario impersonal y distante, sino como un problema cercano que nos concierne a todos. Si bien es cierto que esta investigación se centra en una red social específica, los casos estudiados muestran la efectividad de contar las historias desde la cercanía emocional.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME