Sociedad

OFRECIDO POR
Banner

Emprendimiento innovador, social y muy sostenible

Un inodoro portátil que no necesita agua, un dispositivo que convierte en eléctrica cualquier bicicleta y una plataforma de empleo sénior, entre las propuestas finalistas de la séptima edición de los Premios Fundación MAPFRE a la Innovación Social.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA

En un mundo cada vez más concienciado con la necesidad de crear un frente común contra problemas globales como las desigualdades sociales o el cambio climático, se acumulan las evidencias de que la rentabilidad económica no solo no es incompatible con la búsqueda del bien común o la sostenibilidad, sino que es precisamente en ese alineamiento entre los intereses particulares y los generales donde las actividades empresariales alcanzan su mejor y más genuina versión.

Ese es precisamente el espíritu que mueve a los Premios Fundación MAPFRE a la Innovación Social, el galardón que promueve la Fundación MAPFRE con el impulso de IE University como partner académico, y que un año más ha premiado a proyectos de emprendimiento que destacan por su alto valor social y por haber sido concebidos para mejorar la vida de las personas. Nos hemos acercado a tres de los 12 finalistas de este año para conocer sus propuestas disruptivas en el campo de la sostenibilidad y la innovación social.

Diana Yousef [iThrone]: «La mitad de la población del mundo no tiene acceso a un baño limpio»

Un inodoro sin agua

Uno de los proyectos destacados de la edición de este año ha sido iThrone, ganador en la categoría Mejora de la Salud y Tecnología Digital (e-Health). Este desarrollo de la startup norteamericana WATER Labs consiste en un inodoro portátil de bajo coste que no necesita agua ni alcantarillado para eliminar los desechos. Y es que, cuenta a Ethic Diana Yousef, CEO y fundadora de la startup, «la mitad de la población del mundo no tiene acceso a un baño limpio, vive en lugares sin infraestructuras de agua y no pueden tirar de la cadena».

Inspirado en la naturaleza, este dispositivo cuenta con una tecnología que evapora los residuos. «La forma más ingeniosa para mover agua molecular desde una zona húmeda hasta una seca es la de las plantas. El 95% de los residuos que salen de los seres humanos son agua. Al deshidratar esos residuos, reduces también los costes de su recogida y del mantenimiento», comenta Diana Yousef. De hecho, el iThrone, estima su creadora, «es hasta cinco veces más económico y fácil de mantener que otras soluciones».

La comercialización de este ingenioso dispositivo no está concebida para usuarios finales, sino que sus clientes son las organizaciones humanitarias que llevan este tipo de soluciones a lugares en los que no hay acceso a sistemas de saneamiento limpios, como ecosistemas frágiles, comunidades vulnerables o lugares que han sufrido una situación de emergencia.

Clem De Alcala [CLIP Bike]: «A veces olvidamos que no siempre es necesario encontrar soluciones nuevas; también podemos mejorar las que ya tenemos»

Cualquier bicicleta puede ser eléctrica

También procedente de Estados Unidos, uno de los proyectos finalistas en la categoría de Movilidad, ha sido CLIP Bike, el primer dispositivo plug-and-play (conectar y usar) del mundo que convierte sin esfuerzo y en unos pocos segundos cualquier bicicleta en eléctrica. CLIP Bike no necesita herramientas ni preinstalación, y es una forma muy sencilla y económica de promover los desplazamientos limpios en las grandes ciudades. «Queremos ponérselo fácil a todos aquellos que quieran olvidarse del coche, un medio de transporte que contamina hasta 150 veces más que una bicicleta eléctrica, para sus desplazamientos», comenta Clem De Alcala, cofundador y COO.

Se estima que en Europa los coches son responsables del 60,6% del total de las emisiones del transporte por carretera. Una de las ideas que subyace en este desarrollo es la de aplicar el sentido común a la lucha contra la contaminación urbana. Y es que, razona este emprendedor, «a veces olvidamos que no siempre es necesario encontrar soluciones nuevas; también podemos mejorar las que ya tenemos. Hay más bicicletas que coches en el planeta, es decir, las bicicletas ya están ahí, y lo que nosotros pretendemos es hacerlas más accesibles y más seguras para todo el mundo», indica Clem De Alcala.

Tim Findeis [Senior Connect]: «Hay que cambiar la percepción que hay hacia los mayores. Tenemos que mirar más hacia ellos, ver su potencial»

Trabajo inclusivo para profesionales senior

Otra de las iniciativas finalistas de este año, esta vez en la categoría de Economía Senior, llega desde Alemania. Senior Connect es una plataforma que usa desarrollos de IA para facilitar oportunidades laborales a personas de más de 55 años, con emparejamientos perfectos que responden a las habilidades individuales y a las necesidades de estos profesionales veteranos. «Nuestra plataforma cierra la brecha entre los trabajadores sénior que quieren trabajar y las empresas que quieren contratarlos y aprovecharse de su experiencia», resume Tim Findeis, cofundador de la plataforma.

Mediante un completo proceso de onboarding, la plataforma, que ya cuenta con 100.000 profesionales sénior inscritos, ayuda a estas personas a abordar su búsqueda con un enfoque holístico que pone en valor todas sus fortalezas. «Las personas que llevan mucho tiempo trabajando tienen dificultades a la hora de presentarse de manera atractiva», dice Findeis.

La conciencia social también juega un papel importante en este proyecto. «Hay que cambiar la percepción que hay hacia los mayores. Tenemos que mirar más hacia ellos, ver su potencial», reclama este joven emprendedor social. Y es que, añade, este es un problema global. «En muchos lugares falta mano de obra cualificada, y esas carencias se pueden cubrir con trabajadores sénior que devuelvan esa experiencia que atesoran a las empresas. Es un win-win».

Los nombres de los ganadores de la séptima edición de los Premios Fundación MAPFRE a la Innovación Social se conocieron en una ceremonia que tuvo lugar el pasado 22 de mayo en Madrid. De los entrevistados, iThrone conquistó la categoria Mejora de la Salud y Tecnología Digital (e-Health). En la categoria «Economía Sénior» el ganador ha sido Cuidador de Confiança, un proyecto brasileño y en la categoría de Movilidad segura y sostenible el proyecto ganador fue un español, Evix Safety. Los triunfadores se impusieron en la gran final a los otros nueve finalistas que, junto a ellos, habían logrado llegar hasta esta última fecha entre los 379 proyectos que han concurrido desde Brasil, Estados Unidos, Sudamérica y Europa a la presente edición. Cada uno ha recibido 40.000 euros para desarrollar sus proyectos, así como consultoría gratuita de EY, ofrecida a través de su Fundación para ayudarles a crecer y ser más eficientes. Además, también entrarán a formar parte de Red Innova, que fomenta el intercambio de conocimiento experto y contribuye al ecosistema de la innovación social.

Innovación

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME