La victoria será de los que dan

«En medio de esta crisis dar es la única opción, es lo que nos llevará a todos a superar esta terrible situación», escribe Antonio Huertas, Presidente y CEO de Mapfre.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA

Como psicólogo organizacional, Adam Grant ha dedicado años al estudio de los tipos de reciprocidad de las personas. Él clasifica a las sujetos diferenciando entre givers (donantes), takers (receptores) y matchers (equilibradores). Así, y según su análisis, los que dan se centran en ayudar a los demás, los que reciben son egoístas y narcisistas y los que ayudan a los demás esperando recibir algo a cambio equilibran la balanza entre lo que dan y lo que reciben. Curiosamente, cuando Grant profundizó en su trabajo para ver cuál de los tres grupos había tenido más éxito a largo plazo descubrió que los givers estaban en la parte inferior de la clasificación. Todo el tiempo y el esfuerzo que dedicaron a ayudar a otros significaba que habían estado ignorando sus propios objetivos.

Afortunadamente, los takers no ocuparon el primer puesto: tendieron a ascender rápidamente para luego volver a caer a la misma velocidad. Entonces, ¿son los matchers los que ocupaban lo alto del ranking? Tampoco. Estaban, más o menos, en el medio. Eran los givers los que ocupaban la cima. Puede parecer contradictorio que este grupo se colocase en dos posiciones opuestas, en la parte inferior y en la parte superior de esta medición del éxito, pero el razonamiento es que, si bien este colectivo puede quedar un poco atrás al comienzo de sus carreras, ya que pasan demasiado tiempo ayudando a los otros, el capital social que acumulan en el camino junto con su buena voluntad conforman una combinación que acaba derivando en una propulsión meteórica.

La situación actual requiere que todos demos en un nivel diferente, uno donde el retorno recíproco no está garantizado

Si bien la filosofía de los matchers, basada en la reciprocidad, puede parecer la más razonable para adoptar en la vida, si extrapolamos los hallazgos de Grant a la sociedad en general, podemos ver las limitaciones que conlleva adoptar una postura de ese tipo en un mundo tan desigual como el nuestro. Si las personas actúan basándose únicamente en la expectativa de que obtendrán algo a cambio, el progreso neto para nuestra sociedad aumentará a un ritmo aritmético (1, 2, 3, 4, 5, 6…). Pero si la mayoría adoptáramos un enfoque giver, en mi opinión, los resultados para la sociedad se acelerarían a un ritmo geométrico (1, 2, 4, 8, 16, 32…).

La mayoría damos algo de nosotros mismos a diario: en el trabajo con los compañeros, en casa con nuestras familias y socialmente con nuestros amigos. Una gran parte de esas acciones ocurre en un entorno controlado y establecido: ofrecemos sabiendo que también recibiremos. Pero la situación actual requiere que todos demos en un nivel diferente, uno donde el retorno recíproco no está garantizado.

Entre otras medidas, MAPFRE ha destinado 30 millones de euros a medidas de apoyo a pymes y autónomos en España; 24 millones de euros como anticipo de facturación para sus  proveedores; y 5,7 millones de euros en el fondo sectorial para proteger a profesionales sanitarios frente a la COVID-19.

Fundación MAPFRE, por su parte, ha donado 5 millones de euros en ayudas a la investigación para acelerar el proceso de búsqueda de una vacuna frente a esta enfermedad; 20 millones de euros en suministros médicos de emergencia; y 10 millones de euros a través de diversas iniciativas que van desde ofrecer un servicio de apoyo psicológico a asesoramiento independiente para autónomos o un programa de microdonaciones.



No sabemos si esa donación será recíproca. Tampoco lo esperamos. Lo que sí sabemos es que estamos haciendo lo correcto en estas circunstancias.

En medio de esta crisis, estamos viendo lo mejor de muchas personas que nos rodean, pero creo que la mayor fuente de inspiración y esperanza nos llega al ser testigos de la exhibición de altruismo en la labor de los profesionales sanitarios y de otras tantas industrias y servicios que nos cuidan en estos días. Esta es la razón por la que en MAFPRE estamos orgullosos de estar ayudando a organismos de salud de 27 países para responder de forma adecuada a esta pandemia.

Ahora, dar es la única opción. Dar es lo que nos llevará a todos a superar esta terrible situación. Juntos, más fuertes y mejores.


Antonio Huertas es Presidente y CEO de MAPFRE.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Almas de cántaro

Juan José Almagro

Los ciudadanos deberíamos impulsar y exigir una defensa radical del ser humano para recuperar la dignidad perdida.

La (otra) España a la que volver

Guadalupe Bécares

En medio de la guerra contra la despoblación se juega una batalla para salvaguardar el patrimonio cultural inmaterial.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.