Cultura

El mejor jazz de mujeres hispanas

Ella Fitzgerald, Billie Holiday y Nina Simone fueron el símbolo de una época que todavía hoy perdura gracias a las grandes artistas que tomaron su testigo.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
26
enero
2024

Arraigado en la improvisación, la síncopa y la fusión de múltiples corrientes musicales, el jazz ha dado forma al curso de la historia de la cultura occidental. Además, ha sido impulsor de cambio social, pues aprovechó sus inicios para enfrentarse a las desigualdades étnicas e identitarias.

¿Cuánto hicieron Louis Armstrong, Miles Davis y John Coltrane para ganarse el respeto de su país? No obstante, y sin desmerecer sus logros, el jazz no les pertenece exclusivamente a ellos. Las letras de Nina Simone (en una época en la que las mujeres no podían ni ser artistas) también se convirtieron en himnos para el movimiento por los derechos civiles, algo que mostró la capacidad del jazz para trascender el mero entretenimiento y convertirse en un vehículo para la crítica social y la diversidad.

Andrea Motis

Cantante, compositora, trompetista y saxofonista, Motis es probablemente una de las artistas españolas con mayor proyección internacional en el mundo del jazz. Grabó su primer disco a los 14 años (titulado Joan Chamorro presenta Andrea Motis) y tras ocho discos y con solo 28 años, el año pasado lanzó el álbum Loopholes. Alguna vez se la ha comparado con la cantante neoyorquina Norah Jones, y su voz en directo es tan precisa que parece estar haciendo playback sobre una pieza que ya ha pasado varios filtros de posproducción. Puedes escuchar entero su concierto en la sala Moods de Zurich, en Suiza:

Buika

Hija de exiliados políticos de Guinea Ecuatorial, Buika encontró el camino hacia la música en el barrio mallorquín de Sant Gotleu, uno de los más pobres de España. Buika fusiona influencias de flamenco, jazz, soul y música afrocubana. Tiene una voz tremendamente profunda, y una de sus grandes virtudes es su capacidad para transmitir emociones. Es ganadora de un Grammy Latino, Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes y últimamente ha ganado popularidad por ser la jueza más carismática del programa Operación Triunfo. Además, sus canciones Por el amor de amar y Se me hizo fácil fueron la banda sonora de la película La piel que habito, de Pedro Almodóvar.

Magos Herrera

Artista mexicana ampliamente conocida por su capacidad de improvisación vocal y por su estilo, que se caracteriza por su forma de mezclar la visión del jazz contemporáneo con melodías y ritmos latinoamericanos. Magos canta en español, portugués e inglés, y su talento la ha convertido en una de las máximas exponentes del jazz vocal en América Latina. El diario The Phoenix la calificó como «una de las mejores cantantes de jazz que existen». En 2023 lanzó Aire, un disco en el que transforma el dolor, los miedos y la soledad en una colección de canciones que representan una celebración de nuestra humanidad.

Silvia Pérez Cruz

El cantautor Jorge Drexler dijo de ella que era «una voz que marca una generación», y en 2022 fue galardonada con el Premio Nacional de las Músicas Actuales por «la calidad creativa e interpretativa de su carrera», así como «por la naturalidad, la versatilidad y la audacia de sus propuestas». Es cantante y compositora, y entre los temas más destacables de su repertorio se encuentran sus versiones de Pequeño vals vienésGallo rojo, gallo negro y canciones propias como No hay tanto panAi, Ai, Ai. Su último disco es de 2023, se llama Toda la vida, y ha estado girando con él por toda Europa.

Claudia Acuña

Hoy por hoy es una de las principales representantes del jazz chileno, aunque se formó en Estados Unidos. Hace casi 30 años se mudó a Nueva York, donde ha llegado a actuar en los escenarios más importantes, incluyendo el Lincoln Center. En 2019 presentó Turning Pages, su último álbum, con el que fue nominada por primera vez al Latin Grammy por Mejor Álbum de jazz. Así pues, ya sea poniendo su sello en baladas populares latinoamericanas, reinventando los estándares del jazz desde una perspectiva sudamericana o aportando material afrocaribeño con una amplia sensibilidad rítmica, Claudia Acuña destaca como una cantante apasionada y emocionalmente incisiva.

En definitiva, la influencia que sigue teniendo jazz no se percibe únicamente en los solos de improvisación de los saxofonistas: también en los sonidos experimentales del pop contemporáneo, el soul o el hip-hop. Por eso, mientras artistas como Andrea Motis, Buika, Magos Herrera, Silvia Pérez Cruz y Claudia Acuña sigan alimentando el jazz, este género persistirá como una fuente atemporal de inspiración.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME