Sociedad

Un año sin bell hooks

Considerada una de las pensadoras feministas más relevantes del siglo XXI, su contribución intelectual tuvo lugar en ámbitos tan distintos como la masculinidad, el racismo, la educación o el amor.

Fotografía

Bell Hooks Institute
¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
04
Ene
2023
bell hooks

Fotografía

Bell Hooks Institute

Gloria Jean Watkins, más conocida como bell hooks (cuyo sobrenombre, efectivamente, se escribe en minúsculas: así, decía, era más fácil controlar las tentaciones del ego), es una de las escritoras más destacadas de las últimas décadas. Nacida el 25 de septiembre de 1952 en Kentucky, Estados Unidos, ha sido autora de más de 30 obras en las que ha impulsado el pensamiento colectivo de temas tan amplios como la educación, el feminismo, la lucha antirracista o el amor. Con orígenes humildes y una infancia marcada por la violencia sufrida en su espacio familiar y la segregación racial, la autora rápidamente empieza a canalizar sus contradicciones vitales a través de poemas, ensayos o textos breves. 

Sin embargo, el camino hacia la escritura no fue sencillo. Sufrió una fuerte falta de apoyo familiar en su entorno, donde la importancia de los roles de género tradicionales aún era enorme. Probablemente, esta es una de las razones por la que los roles de género y los roles familiares fueran los temas más significativos de sus obras: para hooks, si no rompemos con la idea tradicional que asignamos a la mujer y al hombre, seguiremos perpetuando lo que en sus palabras era un contexto privilegiado y colonial. La autora apuesta por romper con el llamado «esencialismo de género», optando por un modelo social mucho más inclusivo. Por ello, además de escribir, hooks dedicará gran parte de su carrera al campo educativo: obras como Enseñar a transgredir, Enseñar comunidad o Enseñar pensamiento crítico son algunas de las más destacadas contribuciones de la autora en la reflexión de cómo debemos orientar la práctica educativa en nuestras sociedades contemporáneas. 

Su fama, no obstante, nace de su posición dentro de las corrientes feministas, especialmente respecto al rol de los hombres: para hooks, no hay feminismo posible sin que todo el mundo forme parte de ello, lo que le llevará a defender un feminismo que sea también de y para los hombres. El patriarcado, explica, no solamente oprime a las mujeres, sino también a los hombres, encapsulándolos en roles de género vinculados a la violencia, la dominación y la ausencia de debilidad. Así lo explica en El deseo de cambiar: «La crisis que enfrentan los hombres no es la crisis de la masculinidad, sino la crisis de la masculinidad patriarcal. Hasta que aclaremos esta distinción, los hombres seguirán temiendo que cualquier crítica al patriarcado represente una amenaza».

La autora afirmaba que «la crisis que enfrentan los hombres no es la crisis de la masculinidad, sino la crisis de la masculinidad patriarcal»

Con su perspectiva, abre la posibilidad de una liberación total de las constricciones del sistema, permitiéndoles adoptar actitudes mucho más emocionales, reflexivas y coherentes con sus propias emociones. Lo deja claro en el título de una obras más famosas, El feminismo es para todo el mundo. 

También habla profundamente sobre el amor. La escritora afirma que este requiere que pensemos en él de forma exhaustiva, profunda y constante: lejos de lo que las películas románticas nos han enseñado, el amor requiere ser pensado de forma individual, pero también colectiva, para aprender a establecer vínculos significativos con las personas que amamos desde la infancia hasta la vejez. Para hooks, «al entender el amor como la voluntad de nutrir nuestro desarrollo espiritual y el del otro, se vuelve evidente que no podemos sostener que amamos si somos hirientes y abusivos. El amor y el abuso no pueden coexistir». Un pensamiento que se recoge en una trilogía: Todo sobre el amor: nuevas visiones, Salvación: personas negras y el amor y la obra Comunión: la búsqueda femenina del amor.

Con sus reflexiones sobre el feminismo, el amor o la enseñanza, hooks ha conseguido acercar posiciones completamente opuestas y generar un espacio desde el que todas estas cuestiones se puedan discutir, dialogar y pensar colectivamente. El mayor legado que nos deja un año después de su muerte son las herramientas para enraizar la imaginación e imaginar posibilidades más allá de su propia realidad, teniendo siempre presente que, lo más importante, al final del día, es ser capaz de amar. 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Rosalía antes de Rosalía

Guadalupe Bécares

Sin la obra de Rosalía de Castro no se puede entender la literatura contemporánea y el papel de la mujer en ella.

Artemisia y la justicia

Ariadna Romans

Detrás de su obra maestra se esconde un trágico secreto: una artista violada por su maestro y una sociedad en silencio.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.