For impressions (JavaScript):

Sociedad

Que ‘anónimo’ no sea mujer: nuestras autoras favoritas

Cantantes, fotógrafas, pintoras, escritoras, activistas… Con motivo del 8 de marzo, las mujeres que forman parte de Ethic recomiendan a sus referentes imprescindibles.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
06
Mar
2020
Ilustración central: Paula H. Tabasco (@tabascoprints).

«Durante la mayor parte de la historia, Anónimo fue una mujer». La frase de la escritora Virginia Woolf es, tristemente, indiscutible. La brecha de género, presente en todos los ámbitos, también es pronunciada en el mundo de la cultura: según los datos presentados por el Observatorio de Igualdad de Género, en el empleo relacionado con el ámbito cultural, la presencia femenina ocupa un 39,1% frente al 45,5% observado en el conjunto de la economía española. Aunque se ve una mayor presencia en bibliotecas y museos, en áreas relacionadas con la grabación, edición musical, imagen y sonido, el porcentaje cae aún más. Con motivo del 8M, las mujeres que formamos parte de Ethic recomendamos la obra de escritoras, artistas, fotógrafas y humoristas que merecen un hueco en las listas y que pelean, cada día, por darle la vuelta a los porcentajes.


Jara Atienza, redactora

No nos engañemos, todos mentimos en algún momento. Por eso, en un acto de sinceridad, me gustaría recomendar  El club de los mentirosos, de Mary Karr, unas memorias tan divertidas como trágicas y tan conmovedoras como desprovistas de sentimentalismos. La autora relata desde el humor una dura infancia en el Texas de los años sesenta llena de unos personajes tóxicos y, a la vez, entrañables: un padre bebedor, una madre con problemas de salud mental, una temible abuela en agonía y dos hermanas que buscan abrirse camino en una sociedad brutalizada que no duda en darse la vuelta cuando la voz de la denuncia es la de una mujer.

Pero como sabemos que, tanto si te animas a leerlo como si no, a lo largo del día abrirás Instagram, mi segunda recomendación es que visites el perfil de Claudia Sahuquillo, una artista que lleva años convirtiendo el cuerpo de las mujeres en un lienzo donde no hay espacio para la vergüenza.


Marta Barroso, diseñadora de negocio

Me encantaría recomendar La ridícula idea de no volver a verte, de Rosa Montero. ¡Estoy deseando terminarlo para poder empezarlo de nuevo! Habla sobre la vida de Marie Curie, pero no en un sentido biográfico, sino que lo enlaza con experiencias propias. Trata temas como la superación, la mujer, la muerte… y es una reflexión brutal sobre el sentido de la vida. ¡Una auténtica maravilla!

Mientras lo disfruto, aprovecho a escuchar a grandes mujeres de la música como Nina Simone y su magnífico Ain´t got no, I got life… O el Jodida pero contenta de Buika. Además, hace poco me regalaron el recopilatorio homenaje a Sabina y mi favorita es 19 días y 500 noches después, la versión de Travis Birds que cuenta la historia vista por la mujer que Joaquín decía que tenía la frente muy alta, la lengua muy larga y la falda muy corta.


Guadalupe Bécares, redactora

Que este año el 8 de marzo sea domingo nos deja una oportunidad maravillosa de aprovechar el sábado noche para escuchar los temazos de las mujeres y cantarlos a grito pelado. Aunque decir nombres es peligroso porque se quedarán mil fuera de la lista, en mi fin de semana seguro que no faltan las canciones de Triángulo de Amor Bizarro, María José Llego, Apartamentos Acapulco, Delaporte, Pantocrator, Ginebras, Kuve, Bomba Estéreo, Los Punsetes, Mueveloreina, Soleá Morente, Zahara, mis amigas de Huckleberry, La Otra, Nadadora, Angel Olsen, Cariño, La Bien Querida, Gata Cattana, Tulsa… Podría seguir, pero en esta lista de Spotify van algunas de ellas (y otras cuantas más).

También habrá tiempo para desconectar y tener un rato de libro y sofá. Iba a recomendar el libro que estoy leyendo –Los idiotas prefieren la montaña, de la escritora Aloma Rodríguez, en el que homenajea a Sergio Algora, cantante de La Costa Brava y El Niño Gusano–, pero al final he decidido optar por (Tras)lúcidas: poesía escrita por mujeres (1980-2016), una edición de Marta López Vilar publicada por Bartleby en el que se recoge la obra de maravillosas poetas contemporáneas cuyos nombres no son tan conocidos. En él se encuentra uno de mis poemas favoritos para estas fechas, de Erika Martínez, con el que termino. «El día que me atropellaron / mi madre, en la consulta, / sintió que le crujía / de pronto la cadera, / mi hermana la clavícula, / mi sobrina la tibia, / mi pobre prima la muñeca. / Les siguieron mis cuatro tías / y mis firmes abuelas, / con sus costillas y sus muelas, / con sus sorpresas respectivas. / Entre todas, aquel extraño día, / se repartieron / hueso por hueso / el esqueleto / que yo no me rompía. / Les quedo para siempre agradecida». ¡Feliz 8M!


Noemí del Val, fotógrafa

Como fotógrafa, este 8 de marzo me encantaría reivindicar y recomendar la obra de la también fotógrafa Berenice Abbott (1898-1991), que fue una mujer moderna, curiosísima, libre, con una visión y una mirada nueva y diferente.

En una época en la que no era nada fácil hacerlo, retrató y formó parte de la vanguardia de su tiempo, dejándonos unas instantáneas maravillosas que vale la pena conocer.


Sandra Gallego Salvá, socia fundadora

Quiero elevar la voz hoy por la mutilación genital femenina que es una práctica tan anticuada y tan tabú de la que oí hablar muy pronto cuando mis amigas eritreas y sudanesas contaban cómo una escapó y la otra cayó. Aunque esté ya considerado una violación de los derechos humanos por las Naciones Unidas, ese infierno sigue practicándose en 2020, y la película autobiográfica Flor del Desierto de la modelo y activista Waris Dirie ha contribuido a visualizar el problema. Tiene ya 10 años pero sigue despertando consciencia.

Y para empezar el finde sobre una nota musical y optimista, dadle al play a Rose Calypso. A sus 79 años y con toda la energía de su Trinidad Tobago natal, es la primera estrella femenina del calypso que ha aportado además un toque social al género: ha reconocido que lleva más de 17 años casada con una mujer.


Carla Lucena, directora de arte

El humor también es una herramienta para reivindicar la igualdad, aunque –o pese a que– en ese mundo casi todos los cómicos sean hombres. Me gustaría recomendar a Celeste Barber, una humorista australiana que se hizo muy popular gracias a Instagram y que me parece un ejemplo perfecto de feminismo y humor inteligente: coge fotos de revistas de moda y hace su reinterpretación de forma muy divertida con un choque de realidad de lo que significa ser mujer –que me parece muy interesante– y, además, riéndose de ella misma y haciendo reivindicación body positive.

Aunque también creo que no tenemos que irnos hasta Australia para recomendar a mujeres extraordinarias… Yo tengo el ejemplo en casa: la NASA ha invitado a Patricia Lucena, mi tía, al lanzamiento de la próxima misión espacial como a premio a su labor científica. Para estudiar los materiales que las sondas traen de Marte, solo existen tres laboratorios en el mundo, y ella fue la que impulsó y dirige uno de ellos, en la Universidad de Málaga. Laboratorio que, por cierto, montó después de obtener el cum laude de su tesis, que terminó estando embarazada.


Raquel Nogueira, redactora

Piensa el nombre de un superhéroe. Casi seguro que solo se te ocurren hombres, ¿verdad? Este 8M voy a desempolvar las colecciones de una mujer que lleva desde 1968 luchando contra las amenazas que se ciernen sobre nuestro planeta: Ms. Marvel. Creada como una especie de «versión femenina» de Capitán Marvel, este personaje tomó las riendas de su propia historia en 1977 convirtiéndose en el primer personaje femenino (y feminista) protagonista de Marvel Cómics. Nació como Carol Danvers –ahora, miembro de Los Vengadores y más conocida como Capitana Marvel– y en 2015 se reconvirtió, de la mano de la guionista Willon Wilson, en Kamala Khan, una adolescente de Nueva Jersey que combate el crimen mientras intenta equilibrar su vida americana con las tradiciones de su familia, de origen pakistaní. Ms. Marvel es, sin duda, una prueba viviente de convivencia interracial, interreligiosa e intergeneracional en un país que parece haber olvidado su esencia migrante.


ARTÍCULOS RELACIONADOS

La vacuna contra la infodemia

Alex Pàmies

La crisis del COVID-19 ha significado la eclosión de la desinformación, algo que el fact-checking busca combatir.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.