Siglo XXI

La comida de laboratorio y el camino de la industria alimentaria

Estados Unidos ha aprobado recientemente el consumo de carne de pollo cultivada en laboratorio, un hecho que abre la veda a futuras innovaciones del sistema alimentario.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
03
Ene
2023
comida de laboratorio

Ya es oficial: la Agencia de los Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) ha autorizado por primera vez la comercialización de un producto cárnico cultivado artificialmente; es decir, de comida de laboratorio. Se trata de carne de pollo, y ha sido creada en las instalaciones de la empresa californiana Upside Foods. Una vez el Departamento de Agricultura (USDA) revise el espacio y dé su visto bueno, la empresa tendrá vía libre para enviar su producto a restaurantes y supermercados. No obstante, ¿por qué optar por un alimento artificial?

Varias ventajas rodean esta clase de productos. Es notable la reducción del consumo de agua y los recursos –en comparación con la producción ganadera tradicional e industrial–, lo que en principio la hace más sostenible. Aunque también hay quienes no son tan optimistas: los investigadores Sghaier Chriki y Jean-François Hocquette publicaron hace dos años El mito de la carne cultivada, donde cuestionaban que la industria fuera capaz de lograr de manera artificial algunos componentes naturales de la carne, como las hormonas.

Comida de laboratorio, carne tecnológica

Las alianzas entre tecnología y alimentación no son tan extrañas como pudiera parecer. Las foodtech son proyectos que emplean la tecnología para transformar la industria agroalimentaria y hacerla más sostenible y eficiente. Eatable Adventures es un ejemplo: la compañía española apuesta por invertir en empresas que desarrollan en la alimentación del mañana. Una de sus colaboradoras, con sede en Cizur Menor (Navarra), logró fabricar chuletones artificiales, beicon o costillas de cordero gracias a una impresora 3D. Además, la vasca Biotech Foods obtuvo hace más de un año la primera financiación de la Comisión Europea para desarrollar la alimentación del futuro. El objetivo es el siguiente: que al menos el 30% del consumo de carne en 2040 se origine en laboratorios.

El objetivo de la Comisión Europea es que al menos el 30% del consumo de carne en 2040 se origine en laboratorios

Y es que el sector de la alimentación es uno de los más importantes en todo el mundo. En 2021, generó un beneficio de ocho billones de dólares, y se prevé que siga creciendo, razón por la cual, probablemente, se encuentra inmerso en una transformación permanente. Los avances científicos y técnicos están a la orden del día, aunque no todos están encaminados a elaborar productos artificiales, sino también a la búsqueda de la sostenibilidad. El aumento de la población urbana y el cambio de los patrones de consumo están obligando a aumentar el nivel de producción de alimentos, lo que enfrenta algunos obstáculos, como los cambios ambientales, la erosión del suelo y la escasez de agua. ¿Será posible que los nueve mil millones de personas que habiten el planeta en las próximas décadas puedan alimentarse? 

En la VIII edición de Feeding The World, la conferencia organizada por el Grupo Alimentario de Innovación y Sostenibilidad (GIS), la conclusión fue clara: la inversión en agricultura es una de las maneras más efectivas de acabar con el hambre. Según Naciones Unidas, en el mundo hay alimentos suficientes para nutrir a toda la población mundial actual, cifrada en casi ocho mil millones de habitantes. Pese a ello, más de 820 millones de personas pasan hambre. Entre las razones se encuentra, precisamente, el desperdicio de alimentos.

Uno de los problemas reside también en la actual cadena de suministros, que se ha vuelto especialmente compleja: mueve productos a grandes distancias y perjudica a los modelos locales de producción, lo que está llevando a explorar un comercio de proximidad en el que la línea que divide la producción del consumo sea lo más corta posible. De este modo, se lograría aumentar la seguridad alimentaria, se crearía empleo y se reduciría el consumo de energía. En este sentido, la potencia de las tecnologías digitales parece enfocarse en acelerar propuestas innovadoras con alto potencial de impacto, como la carne artificial. Hace dos años, la consultora global AT Kearney pronosticó que en 2040 la mayoría del consumo de carne del mundo tendría su origen en cultivos en laboratorios o en opciones de carne vegetal.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.